Naturgy

En poco menos de un mes la principal gasista española verá cómo su futuro depende de las decisiones tomadas en el seno del Gobierno. Naturgy debe enfrentarse a la polémica generada por la creación del fondo para compensar a las renovables (FNSSE); y ahora tendrá que esperar a que el Gobierno se pronuncie sobre la opa del fondo IFM.

Este martes se ha conocido que IFM Global Infrastructure Fund, asesorado por el gestor de fondos global australiano IFM Investors, ha anunciado una oferta pública voluntaria y parcial de adquisición (opa) de hasta 220 millones de acciones de Naturgy, que representan el 22,69% del capital social de la compañía, por un importe de 5.060 millones de euros, a razón de 23 euros por título.

Así es la cuestión formal. Ahora toca deshacer la madeja. El Gobierno tiene derecho de veto. Lo ha recordado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la portavoz María Jesús Montero. La también ministra de Hacienda recordó que está “plenamente” en vigor el escudo que aprobó el Ejecutivo el pasado mes de marzo, en pleno confinamiento por la crisis sanitaria del covid-19, para blindar a empresas de sectores estratégicos frente a inversores que no sean españoles, teniendo que recibir su visto bueno cualquier operación que suponga hacerse con más de un 10% en el capital de esas compañías.

Asimismo, defendió que la iniciativa legal que se tomó en plena crisis del covid-19 para proteger a las empresas consideradas estratégicas “pone de manifiesto el interés del Gobierno por protegerlas” y que “no cayeran en manos de un tipo de fondo que no fuera oportuno o deseable” o se produjera una opa hostil.

LA IMPORTANCIA DE NATURGY

¿Tendría el Gobierno motivos para vetar la operación? La primera cuestión que ha saltado sobre la mesa es la importancia estratégica de Naturgy. Sobre eso no cabe duda. Se trata de la principal gasista del país, uno de los grandes suministradores de electricidad y relevante figura en la distribución de gas.

En este sentido, el hecho de que medio país tenga contratado el suministro de gas natural con la compañía de Francisco Reynés es un motivo de peso para controlar los movimientos que se ejecuten sobre Naturgy. Pero hay que tener otro factor en cuenta que, durante estos días, nos ha recordado el temporal ‘Filomena’.

Hasta que las energías renovables sean capaces de estabilizar la producción eléctrica, el gas natural es una tecnología básica -a través de los ciclos combinados-, para garantizar el suministro. Por este motivo, es importante que la principal gasista del país, y su papel en la distribución, siga en manos españolas mientras el gas natural va perdiendo su relevancia en favor de las renovables.

Y QUÉ INTENCIONES TIENE EL FONDO

El fondo australiano IFM considera que la operación para entrar en el accionariado de Naturgy está “perfectamente alineada con sus principios y objetivos centrales como inversor a largo plazo“.

El vicepresidente de IFM, Jaime Siles, ha destacado el papel de Naturgy como “gran energética global y diversificada, y estima que la transacción propuesta es “en el mejor interés de los accionistas” que deseen vender sus títulos, “puesto que pueden obtener un precio elevado” por ellos, así como “en el mejor interés” de la compañía, ya que su consejo de administración y su equipo gestor “se podrán beneficiar del apoyo y la experiencia de IFM en un momento en que Naturgy lidera el camino hacia la transición energética”.

IFM considera que dicho precio, que se pagará en efectivo, cumple las condiciones para ser considerado “precio equitativo”, lo que se justificará mediante un informe de valoración de un experto independiente.

Asimismo, CVC Capital Partners, a través del vehículo Rioja Acquisition, y GIP se han comprometido a no desprenderse de sus participaciones en la oferta, que suman aproximadamente un 40% del capital de Naturgy (20,41% corresponde a CVC y 20% a GIP). Además de GIP y Rioja Acquisition (CVC y March), en el capital de Naturgy están presentes CriteriaCaixa con un 24,8% y Sonatrach con un 4,1%.

LA RESPUESTA DE REYNÉS

Bajo este escenario, desde Naturgy han tenido que manifestarse de manera pública. La compañía de Francisco Reynés afirmaba haber conocido este mismo martes, a través del comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por IFM GIF, los términos y condiciones de la OPA voluntaria “y no solicitada” realizada por dicho fondo.

En un hecho relevante remitido a la CNMV, Naturgy indica que el consejo de administración de la compañía se pronunciará sobre esta oferta “cuando lo considere oportuno y, en cualquier caso, cuando sea legalmente preceptivo”.

Mientras tanto, la compañía que preside Francisco Reynés continuará operando sus negocios “en el mejor interés de sus accionistas”, teniendo en cuenta los condicionantes derivados del proceso de oferta. Naturgy y su consejo de administración han contratado los servicios de Citi y Freshfields para asesorarles sobre esta opa lanzada por el fondo australiano de infraestructuras.