El Ayuntamiento de Madrid presenta este lunes en el Palacio de Cibeles el Plan Integral de Alquileres Municipales que, a través de la Empresa Municipal del Suelo y de la Vivienda (EMVS), pretende ampliar la oferta de viviendas en alquiler en la capital, poniendo en el mercado pisos actualmente vacíos, entre ellos más de 15.000 apartamentos turísticos.

Este Plan cuenta con una partida de 30 millones para tres años, y ofrece a los propietarios de viviendas vacías cederle durante un mínimo de cuatro años su inmueble al Ayuntamiento. A cambio, éste último garantizará el cobro de la renta a los caseros durante el periodo acordado, aunque no tenga inquilino.

La empresa municipal, además de encargarse de garantizar la renta y la gestión del arrendamiento, ofrecerá el anticipo del coste de las reformas necesarias para la vivienda a un 0% de interés hasta un máximo de 45.000 euros, el mantenimiento de la vivienda, una alarma de ocupación, la bonificación fiscal del usufructo y la devolución de la vivienda en perfecto estado.

En cuanto al precio del alquiler del inmueble, se fijará teniendo en cuenta los precios del mercado y en función del número de habitaciones, ubicación y tamaño, entre otras.

FACILITAR EL ACCESO A LA CLASE MEDIA

Por otro lado, este plan también cuenta con un ‘bono vivienda’ para los inquilinos, con el objetivo de sufragar una parte de la mensualidad. Así, el inquilino paga una buena parte de la renta y la diferencia la abonará el consistorio municipal.

El plan busca facilitar el acceso a una vivienda en alquiler para la clase media, que no a las personas vulnerables, o con necesidades habitacionales, para quienes destina un parque de vivienda con alquiler social.

De este modo, las personas que cumplan determinados requisitos, como ser menor de 35 años o mayor de 65 o ser familia numerosa, recibirán un ‘bono vivienda’, para ayudarles al pago de la renta.

FINANCIAR LA FIANZA DE LOS JÓVENES

Otra de las medidas que incluye el Plan Integral de Alquiler Municipal se llama conFIANZA Joven, y permite financiar la fianza del alquiler en el mercado privado. Se podrán beneficiar de esta iniciativa los jóvenes madrileños de entre 18 y 35 años, con unos ingresos menores a 37.300 euros anuales y que lleven al menos cinco años empadronados en la capital.

Además, la fianza no podrá superar los 1.100 euros en el mercado privado y que el contrato esté gestionado a través de la EMVS dentro del programa de intermediación Alma. El inquilino, por su parte, devolverá esta cantidad sin intereses en los próximos 24 meses, según explica idealista/news.

DEFICIENCIAS DEL ALQUILER MUNICIPAL

Las nuevas medidas anunciadas por el Ayuntamiento de Madrid pretenden ampliar el parque de viviendas en alquiler en la capital y, ya de paso, reducir la existencia de los pisos turísticos. Pero algunas voces se muestran contrarias a este Plan Integral de Alquileres Municipales.

La idea de fomentar un parque de vivienda de gestión municipal choca frontalmente con el negocio de las aseguradoras del alquiler, que garantizan el cobro de la renta a los caseros en caso de impago.

En una entrevista para MERCA2, el presidente del Foro de Economistas Inmobiliarios del Colegio de Economistas de Madrid, Julián Salcedo, lamenta que “éste no es el momento más adecuado para lanzar un plan de estas características, ya que el efecto combinado de la pandemia y la crisis económica han aflorado mucha oferta de vivienda en el mercado, lo que ha hecho bajar el precio de los alquileres”.

Bienvenidas sean todas las actuaciones no intervencionistas, pero creo que en este momento, en un mercado de viviendas en alquiler en Madrid con oferta disponible, de las características que persigue el Plan: viviendas de superficie útil igual o superior a 25 m2, de renta libre sin limitación máxima, y situadas en algunas zonas donde hay mayor número de viviendas turísticas vacías, y se cita como ejemplos la zona Centro y el barrio de Salamanca, no creo que vaya a ayudar a los más necesitados/vulnerables, sino a otros destinatarios: propietarios que no pueden dar salida a sus viviendas turísticas, y también a la EMVS, para darle actividad”, explica el economista.
En cuanto al ‘bono vivienda’, Julián Salcedo celebra esta idea, pero critica que “si va a ser para viviendas de precio libre, ¿por qué limitarlo exclusivamente a menores de 35 años y mayores de 65, y familias numerosas? Si el criterio es por la renta, no fija un máximo, sino un mínimo, más de 3,5 veces el IPREM. Debería hacerse extensivo el plan a todos“.

“ENORME COSTO ECONÓMICO”

Por su parte, en declaraciones a este medio, el director general de la Agencia Negociadora del Alquiler, José Ramón Zurdo, califica este Plan de “deficitario” y recuerda que “ya lo intentó la Sociedad Pública del Alquiler (SPA) y fue un auténtico fracaso y acabó en quiebra. La medida propuesta va por el mismo camino por el enorme coste económico que puede suponer para las arcas públicas, porque esos 30 millones de euros asignados para un periodo de tres años es muy posible que se agotaran solo en el primer año”.

Además, encuentra varias incongruencias en este Plan: “no parece viable establecer una dotación presupuestaria para tres años cuando el usufructo que planean es para cuatro años. Tampoco entiendo cómo el usufructo y garantía de pago que quieren ofrecer es a cuatro años, cuando un contrato de arrendamiento puede durar cinco años, ¿si se llega al quinto año se perderían estas garantías?”.

En este sentido, José Ramón Zurdo advierte de que “los precios o rentas que se les ofrezcan a los propietarios que se acojan a este plan deben ser muy bajos”, y añade que “es una medida voluntarista y teórica, pero de muy difícil aplicación”.