martes, 9 marzo 2021 11:02

Hacer ejercicio con temperaturas heladas: Lo que has de saber

La gente piensa que el deporte, la actividad física y el ejercicio ya están implantados con una metodología, con lo cual no queda margen de maniobra para modernizar. No obstante, con el traspasar del tiempo llegan informaciones referentes a nuevas formas de entrenamientos ya instaurados; o en su defecto, gratificantes actividades físicas innovadoras, como tiende a suceder con el yoga con animales.

Tanto el deporte como la actividad física deben ser atractivas de una manera significativa, conllevando a que las personas decidan realizar su respectiva práctica. Entre algunas de las modernidades que se han dado a conocer recientemente, se tiene la tendencia a practicar ejercicios con frío. No solamente deben ejecutarse al aire libre durante el invierno, sino que se hace prioritario hacerlas en salas que estén acondicionadas. Aunque como sucede con muchas cosas, la pregunta del millón concierne a que aparte de lo llamativo e innovador que pueden resultar, es esencial comprobar si estas actividades permiten mejorar el rendimiento quemar la grasa normal de un entrenamiento cotidiano.

Al instante que se habla sobre entrenamientos con frió, no únicamente se hará referencia a la práctica de ejercicios en invierno en pleno aire libre, sino que también hace alusión a las rutinas cuyo objetivo se realizaran en lugares o entornos que cuenten con temperatura fría. En este sentido, numerosos gimnasios y centros deportivos ponen a disposición del público, la ejecución de ciertos entrenamientos en salas con temperaturas de 10 grados centígrados aproximadamente.

Entre las primordiales causas que condicionan al establecimiento de esta clase de actividades, es que pueden ser fenomenales a la hora de acelerar el metabolismo, con lo cual contaras con la opción de quemar un mayor número de calorías que un entrenamiento relativamente normal.

Una serie de investigaciones han dado por sentado que es un escenario que se está haciendo más frecuente. Por ejemplo, los investigadores Kijamura y Sidossis en sus distintos estudios han podido corroborar, que la práctica de ejercicio en entornos súper fríos puede ayudar a que la grasa blanca se transforme a grasa parda. Es una situación que da por entendido que la grasa traspasaría de estar acumulada en formato de lípidos, a estar completamente disponible para ser quemada y por ende, proteger a los seres humanos del inclemente frió.

Sin embargo, lo anterior no es todo, ya que también puede verse favorecido de manera efectiva el metabolismo. Por consiguiente, es una condición que ayudaría a quemar un mayor número de calorías no solo durante el ejercicio, sino que al instante de estar en reposo.

Los niveles de grasa no y la quema de calorías no únicamente pueden verse afectados, sino que al mismo tiempo el entrenamiento en climas fríos puede repercutir al bienestar y rendimiento que pueda tener un deportista.

Teniendo en consideración investigaciones plasmadas por investigadores como Kokko y Huttunen, plantean que la ejecución de ejercicios, entrenamientos y actividades físicas en frío pueden hacer que las personas experimenten menos fatiga, disminuir los niveles de tensión y maximizar la sensación de bienestar tanto físico como mental.

Desafortunadamente no se obtendrán puros beneficios, ya que el rendimiento puede verse afectado por el frió. Cabe destacar, que la presencia de frialdad en los músculos puede generar que estos se contraigan, originando que estos se vuelvan más duros y rígidos. En este sentido, el anterior escenario puede ocasionar la existencia de un serio peligro de sobrecarga y por ende, pueden provocarse lesiones.

En el contexto de una práctica de ejercicio en frió, el principal objetivo del cuerpo es que se mantenga con un adecuado calor corporal, para esta consecución deben implantarse mecanismos de mantenimiento. Por otra parte, los esfuerzos deben enfatizarse en tener los órganos vitales a una temperatura confortable, debido a que esto hará incrementar el gasto de energía y hará reducir el rendimiento muscular, con lo cual el peso del trabajo quede centrado en los órganos.

En el caso que vayas a realizar una rutina de ejercicios con frío, es conveniente que instaures un plan de alimentación efectivo y adaptable a estas circunstancias de temperatura. Por esta razón, tienes la tarea de proporcionar bastante energía a tu cuerpo de lo cotidiano, puesto que esto te ayudara a que poseas una fuente estable y consecuente, la cual sea participe en el mantenimiento del calor en el cuerpo y sin generar afectación a su funcionalidad normal.


- Publicidad -