La Osa

A primera vista parece un supermercado como cualquier otro. En sus estanterías hay una amplia oferta de alimentos y productos para la higiene personal y la limpieza del hogar. Pero, como se suele decir, las apariencias engañan. Porque La Osa no es un establecimiento al uso. Se trata del primer súper de Madrid cooperativo y participativo.

Se trata de un local de 800 metros cuadrados, ubicado en el número 57 de la Avenida de Asturias (barrio de Tetuán), en el que sólo pueden comprar los cooperativistas. Estas personas, que ya superan el millar, no sólo han aportado 100 euros al capital social de La Osa, sino que han llevado a cabo una especie de ‘juramento’.

Dicho de otra manera, se han comprometido a desempeñar, de manera voluntaria, una serie de tareas. Algo que realizan durante tres horas cada cuatro semanas. Por ejemplo, recepción de pedidos, atención en caja, reposición, limpieza o administración, entre otras.

Para hacer su desempeño más eficaz, junto a ellos cuentan con dos coordinadores y fundadores, así como un equipo profesional de cuatro personas. Estos son los que perciben un sueldo y se encargan de la gestión del supermercado y de las compras. ¿Y qué hacen con los beneficios? Se revierten para hacer más accesibles los productos.

LA OSA, SIN ÁNIMO DE LUCRO

Son seis los criterios por los que se rige La Osa a la hora de seleccionar los productos que están en sus lineales: calidad, impacto medioambiental, cercanía, producción ética, precio justo y, por último, que responda a la demanda de los socios. Una forma de consumo que se basa en la calidad, la sostenibilidad, y la participación.

Las más de 1.000 personas que en la actualidad conforman La Osa proceden no sólo de diferentes barrios de Madrid, sino también de diferentes pueblos de la Comunidad. Su origen, edad, ocupación y situación laboral son de lo más diversa. Eso sí, les une la conciencia de pertenecer a un equipo, y su interés por el trabajo colectivo.

Restalia

Restalia abre 16 nuevos locales y quiere llevar TGB a Latinoamérica

En un año que se puede catalogar como loco para el mundo de la restauración, con cierres totales y parciales durante determinados periodos de...

Los orígenes de La Osa hay que buscarlos en otra tienda, llamada 2decológico, cuyas puertas abrieron en otra zona de la ciudad, concretamente en la calle Noviciado. Sus miembros pensaron que era posible hacer otro tipo de modelo de supermercado. Y comenzaron a buscar experiencias que podrían servirles en otros países. En concreto, las dos que acabaron inspirándoles fueron Park Slope Food Coop, en Brooklyn (Nueva York), y La Louve, en París. ¿Por qué el nombre de La Osa? Por el oso y el madroño, símbolo de Madrid. Sus creadores dicen que, en realidad, era hembra.