La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha elaborado una propuesta con las líneas estratégicas que marcarán su actividad para los próximos seis años (Plan Estratégico 2021-2026) y las actuaciones previstas en los próximos dos años para su desarrollo (Plan de Actuaciones 2021-2022) y que tendrán como prioridad aspectos como la defensa de los consumidores, la digitalización y la transición ecológica.

En un comunicado, la CNMC informa de que, dada la relevancia de estos documentos para el futuro de la competencia en los mercados en el próximo periodo y los importantes retos que plantea, ha decidido someter ambos planes a un proceso de consulta pública, que estará abierto hasta el próximo 22 de febrero.

La Comisión detalla que, en un contexto socioeconómico como el actual, condicionado por la pandemia del Covid-19, ha fijado como sus prioridades para el próximo quinquenio la defensa de los consumidores, la digitalización de todos los sectores que supervisa y la transición ecológica.

En este sentido, subraya que la existencia de una competencia efectiva entre las empresas y la promoción de los principios de buena regulación seguirán siendo una de sus prioridades, “dados los beneficios que generan para la sociedad”.

Para ello, incide en que serán claves la incorporación de la nueva normativa europea y sus instrumentos en política de competencia. Además, mantendrá una estrecha vigilancia en todos los sectores productivos, con especial atención al digital y a otros afectados por la crisis del Covid-19 (farmacéutico, asegurador, funerario o financiero).

Asimismo, se centrará en la detección de posibles prácticas fraudulentas que afectan a la contratación pública y reforzará la actividad de promoción de la competencia, a través de una colaboración decidida con la sociedad civil y las administraciones públicas.

MERCADOS DE ACTUACIÓN

En los mercados energéticos favorecerá el papel activo del consumidor, de forma que tenga acceso a fuentes de energía seguras, sostenibles y pueda tener cada vez más control sobre sus consumos. Además, promoverá la innovación en redes, la operación del sistema y los mercado minoristas, fomentando las inversiones eficientes en redes eléctricas y gasistas para integrar las energías renovables.

En el ámbito de las telecomunicaciones y el sector audiovisual, la CNMC también pondrá el foco en el consumidor y prestará especial atención a la conectividad y el respeto a los derechos de los usuarios. “Todo ello, en un entorno lleno de nuevos actores y plataformas digitales, que ofrecen distintos y novedosos hábitos de consumo”, incide.

Asimismo, agrega que la transición ecológica se verá también reflejada en la liberalización del sector ferroviario en España, que culminará en los próximos meses. “La CNMC supervisará este mercado clave y vigilará que su buen funcionamiento garantice fórmulas de transporte menos contaminantes y que faciliten la movilidad de los ciudadanos”, añade.

En esta línea, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) también señala que los consumidores serán el centro en la supervisión del sector postal.

MEDIOS Y LÍNEAS DE ACCIÓN

Por otro lado, la Comisión señala que cimentará las actuaciones de su plan estratégico en varias líneas de acción internas y externa, para lo cual aprovechará “al máximo” las sinergias de la institución, gracias a la existencia de sus equipos multidisciplinares.

Asimismo, garantizará un nivel de interlocución adecuado con todos los actores relevantes en su actuación y potenciará su presencia internacional, tendiendo los puentes necesarios para afianzar la presencia de España en el desarrollo económico y social, particularmente en Europa, Latinoamérica y el área mediterránea.