Los hosteleros españoles solicitan un plan específico de ayudas directas de rescates, aplicadas por las comunidades autónomas a través del Fondo de Recuperación, así como ser un sector “prioritario y esencial” en el proceso de vacunación de la población.

Así ha quedado plasmado en la batería de medidas específicas para el subsector turístico de la hostelería, derivada de la Cumbre de presidentes de organizaciones sectoriales del turismo de España, en la que ha participado Hostelería de España (CEHE).

Además, reclaman el desarrollo de un plan de reactivación de bonos de consumo, así como que se resuelva la problemática de los alquileres, que afecta “especialmente a las grandes cadenas de restauración”.

El presidente de CEHE y vicepresidente del Consejo de Turismo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), José Luis Yzuel, ha destacado este jueves durante su participación en la Cumbre que la situación es “dramática poro todos lados”, ya que más de 85.000 locales “han bajado la persiana definitivamente”.

Por ello, reclaman ayudas directas, “como se ha hecho en casi todos los países serios europeos”, donde se han cerrado “pero se les ha dado de manera automática ayudas directas con distintos modelos”. “Lo que hay que hacer es tratar de replicar el modelo que más guste”, ha manifestado Yzuel, que ha catalogado a las ayudas por parte del Gobierno español de “meras propinas” y ha señalado que el plan de choque es “prácticamente inservible”.

Sobre los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y su ampliación, ha insistido en la necesidad de eliminar la cláusula de mantenimiento de empleo, ya que es “imposible que un sector que ha perdido 65.000 millones de ventas pueda mantener a la totalidad de las plantillas”.

Además, en relación a las declaraciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitaria, Fernando Simón, ha señalado que han supuesto “anulaciones y zozobra con el poco trabajo” que tienen, y ha resaltado que “con medio país con unas limitaciones totales se descuelgan estas declaraciones falaces”.

En ese sentido, ha esgrimido que “todos los datos” les dan la razón, ya que las curvas de contagios siguen en aumento en regiones donde la hostelería está totalmente cerrada, como Cataluña, y ha considerado que “si eso fuera cierto, en Madrid nos hubiéramos muerto todos”.