La contratación temporal cayó un 29,3% en 2020 (6 millones de contratos menos), después de que se firmaran poco más de 14,4 millones de contratos temporales durante el año, lejos de los más de 20,3 millones que se firmaron en 2019, según se desprende de un estudio realizado por Randstad.

Por sectores, la reducción más abultada se dio en servicios (-37,5%), tras pasar de los 14,1 millones de contratos temporales registrados en 2019 a poco más de 8,8 millones durante el año pasado. De hecho, según Randstad, a este sector pertenecen el 61,5% del total de contratos temporales.

También destacan los descensos de industria (-13,3%, con más de 1,7 millones de contratos en 2020) o los de la construcción (-11%, con 979.437). Por su parte, la agricultura fue el sector que registró la caída más moderada de toda la economía, con una caída del 8,2%, tras registrar algo más de 2,7 millones de firmas.

Las actividades económicas que más contratos temporales generaron durante 2020 fueron la agricultura y la pesca (2,8 millones de firmas), la industria manufacturera (1,7 millones), la hostelería (1,6 millones) y el comercio (1,4 millones). De hecho, la suma de estas cuatro actividades supone el 52% del total de contratos de duración determinada que se firmaron en 2020.

Con respecto a 2019, el número de contratos temporales ha caído en todos los sectores. Sin embargo, destacan los descensos registrados en empleo doméstico (-5%), agricultura y pesca (-8,2%), logística (-9,6%) y construcción (-11%).

El estudio apunta que los sectores que más han visto caer la contratación temporal han sido la hostelería (-61,7%), actividades recreativas y artísticas (-60%), otros servicios (-43,5%) y actividades científicas y técnicas (-39,5%).

Durante el año pasado, se alcanzó la cifra más baja de contratos temporales registrada en el mes de abril (614.000). Desde ahí, se fue recuperando hasta alcanzar los 1,47 millones en septiembre, aunque volvió a descender desde este mes y terminó el mes de diciembre con 1,24 millones de contratos temporales.

Por regiones, Murcia (-20,4%), Castilla-La Mancha (-21,3%), Navarra (-23,4%) y Andalucía (-23,9%) han registrado las caídasmenos acusadas del país, mientras que en Baleares (-52,7%) y en Baleares (-44,5%) han sido las comunidades autónomas donde más descendieron los contratos de duración determinada en 2020.

El director de Randstad Research, Valentín Bote, ha asegurado que la contratación temporal “ha sido un recurso de gran utilidad” para muchos empleadores en una situación de “notable incertidumbre” y ha dado respuesta “de manera eficaz a picos de demanda a sectores tan importantes como la agricultura o la logística”.

No obstante, considera que hasta que la crisis sanitaria no se solucione, el volumen de contratación temporal no volverá a los niveles que tenía en 2019.