Endesa, a través de su filial de distribución eléctrica e-distribución, participa en el proyecto europeo Smart5Grid, que explora el uso del 5G para mejorar las operaciones en la red eléctrica, informó la compañía.

En concreto, en la iniciativa participan 24 empresas de siete países comunitarios coordinadas por Enel a través de Enel Global Infrastructure and Networks.

El proyecto, que esta semana ha celebrado su reunión de lanzamiento, se desarrollará entre 2021-2023 y tiene como objetivo analizar los usos del 5G para transformar de forma radical la operativa de la red de distribución y mejorar su funcionamiento, haciendo de esta tecnología un aliado para el sector eléctrico.

En Smart5Grid, que ha recibido financiación del programa Horizonte 2020 de la UE, se explorarán cuatro aspectos relacionados con las redes inteligentes.

Estos abarcan desde la detección automática de fallos en la red de distribución de energía hasta la inspección remota de áreas de trabajo delimitadas automáticamente, así como el control preciso de la generación distribuida para ofrecer servicios de flexibilidad a las redes. También se incluye el control de áreas amplias en tiempo real en un escenario transfronterizo.

Además, la iniciativa, que desplegará proyectos piloto en Italia, España, Bulgaria y Grecia, tiene como objetivo apoyar a las pymes en el desarrollo de nuevas soluciones innovadoras para utilizar la conectividad 5G en el sector energético.

En este sentido, se creará una plataforma abierta con toda la información de los cuatro proyectos piloto para que terceros, desde pymes a startups ajenas al consorcio, puedan desarrollar aplicaciones de red NetApps para crear y ofrecer servicios avanzados de energía.

PROYECTO PILOTO 

Por su parte, la filial de distribución de Endesa participa en el piloto español del proyecto, en el que se explorará el uso de la tecnología 5G para perfeccionar los mecanismos de control remoto de zonas de trabajo con el fin de aumentar la seguridad de los trabajadores y evitar accidentes en subestaciones (AT/MT).

Para hacer frente a los riesgos eléctricos a los que se enfrentan los trabajadores al realizar labores de operación y mantenimiento en el interior de una subestación eléctrica, el piloto en el que participa e-distribución tiene como objetivo obtener la delimitación volumétrica de la zona de trabajo, pasando de la actual delimitación de las zonas seguras en dos dimensiones a una en tres dimensiones.

A través de sensores de geolocalización y con la ayuda de tecnología 5G, se podrá conocer la posición en tiempo real de los operarios autorizados para estar en la zona de trabajo dentro de la instalación.

En este piloto español participan también como socios tecnológicos i2CAT, proveedor de la red 5G privada y Nosia, como suministrador de la tecnología de sensores y cámaras que se instalarán en la subestación de e-distribución Ecogarraf en Barcelona.

Las imágenes se procesarán en tiempo real con inteligencia artificial, lo que permitirá monitorizar la posición de los operarios y emitir alertas en caso de incumplimiento de las medidas de seguridad, y esta solución sería una alternativa a la instalación de ordenadores de alto rendimiento con funciones de inteligencia artificial gracias a las comunicaciones mediante 5G.