Las carteras de fondos del gestor automatizado Indexa Capital han obtenido una rentabilidad entre 4,3% y 5,8% en 2020, lo que supone una media de 4,3 puntos porcentuales más que los fondos comparables en España, según informó en un comunicado.

Indexa arranca 2021 con más de 711 millones de euros bajo gestión, con un crecimiento de 29 millones de euros al mes durante el último año, que logra cerrar con más de 31.000 clientes.

En el año 2020, la rentabilidad de las carteras de 10.000 a 100.000 euros de Indexa se ha situado entre el 4,3% para la cartera más conservadora de perfil 1/10, y el 5,8% para la cartera del perfil 8/10.

El cofundador y consejero de Indexa Unai Ansejo ha señalado que la diversificación global y las bajas comisiones han proporcionado una mayor rentabilidad y una mayor rentabilidad teniendo en cuenta el riesgo.

Para Ansejo, la volatilidad de 2020 ha sido una oportunidad para comparar en un escenario turbulento la rentabilidad de sus carteras con la de los fondos de inversión españoles de gestión activa de riesgo similar.

“En teoría, la existencia de volatilidad genera más oportunidades para el gestor activo, más oportunidades de ganar más, y también más oportunidades de perder más”, ha apuntado.

En cuanto a los bonos de Gobierno, incluidos en las carteras de Indexa, Ansejo ha explicado que su aportación en el primer semestre fue negativo, pero en el segundo semestre se han recuperado gran parte de las pérdidas.

“Una vez más se ha demostrado la capacidad de diversificación que ofrecen los bonos de gobiernos a pesar de que tienen una rentabilidad esperada prácticamente nula”, ha apostillado.

En la comparativa de la rentabilidad corregida por riesgo de las carteras, Indexa destaca que en estos cinco años ha obtenido un ratio de Sharpe entre 0,93 y 0,64, muy por encima del 0,46 esperado a largo plazo para inversiones diversificadas en acciones y bonos.

Ante esto, Ansejo ha subrayado que “los inversores con Indexa obtienen en sus carteras la rentabilidad riesgo que ofrece el mercado mientras que los inversores en fondos de inversión españoles recogidos por Inverco sufren igual el riesgo pero la rentabilidad se pierde en comisiones”.

Su previsión es que la diferencia de rentabilidad de las carteras de Indexa con los fondos de gestión activa españoles “seguirá siendo importante” en el futuro, en tanto que continúan las comisiones elevadas, una mayoría están gestionados por gestoras pertenecientes a grupos bancarios y sigue habiendo una preferencia por la gestión activa.