Javier Castro-Acuña, responsable de negocio de Bitnovo

Se puede decir que 2020 ha sido el año de las criptomonedas y el bitcoin es fiel reflejo de ello. El ejercicio pasado se revalorizó un 300% y a los pocos días de arrancar el nuevo año ya cotizaba por encima de los 30.000 dólares. Solo este mes de enero, suma otro 20%.

La pandemia del covid-19 ha sido un revulsivo para los inversores, que han apostado en masa por las monedas digitales como activo refugio. Pero a diferencia de años anteriores, los inversores ya no son solo minoritarios, sino que los institucionales y las grandes fortunas han entrado en masa en el mercado.

A la volatilidad de las empresas en Bolsa -sobre todo en marzo- se unieron los estímulos de la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo y esto llevó a los ciudadanos a sacar una conclusión “el dinero tradicional se está devaluando”, explica Javier Castro-Acuña, responsable de control de negocio de Bitnovo en una entrevista con MERCA2.

25 CRIPTOMONEDAS

Bitnovo es una plataforma especializada en el trading de criptodivisas, es decir, actúan como un bróker o intermediario para que los usuarios puedan comprar y vender bitcoins, ethereum, monero, ripple… y así hasta 25 criptomonedas. Llevan en pie desde 2015 pero aseguran que 2020 ha sido su mejor año, realizaron transacciones por valor de 30 millones de euros y esto supone un crecimiento de alrededor del 70% respecto al 2019. Su modelo de negocio se basa en cobrar una comisión por cada transacción que gestiona, en estos cinco años ya rozan el millón de transacciones.

Según explica el responsable de negocio de Bitnovo, los inversores saben que el bitcoin no es infinito y por eso su valor sigue en aumento. Solo se emitirán un total de 21 millones de monedas y cada cuatro años se da el halving, un evento técnico que hace que se reduce la emisión de monedas a la mitad provocando que la oferta de bitcoins sea mucho más escasa. En 2020 se dio el tercero desde que existe esta criptomoneda.

Este sistema se produce para que la inflación no perjudique a la criptomoneda. Mientras, ocurre todo lo contrario con el dinero FIAT (el dinero fiduciario: euros, dólares…). “La FED y el BCE se han dedicado a imprimir dinero, dinero que sale de la nada”, comenta. Por eso entiende que como no va a haber bitcoins para todos, el precio se va a disparar. Y aunque corrija en momentos puntuales, la tendencia seguirá al alza. Además, se suma otro acontecimiento y es que ya no se ve solo como una reserva de valor, “ahora se empieza a apreciar como dinero universal”, por eso el interés seguirá en aumento.

Respecto a la entrada de inversores institucionales señala que los mayores bancos de inversión de EEUU, JP Morgan y Goldman Sach han cambiado el discurso y son un ejemplo claro de lo que está pasando. Hace años criticaban al bitcoin, ahora JP Morgan dice que podría subir hasta los 146.000 dólares ya que compite con el oro. Paralelamente, la compañía ha lanzado su propia moneda digital, JPM Coin. También Goldman Sachs estudia entrar en el mercado.

PRIMERA EMPRESA REGULADA DEL SECTOR

Hay un pequeño problema y es que el mercado de criptoactivos está en tierra de nadie. La Comisión Europea ha elaborado una propuesta de Reglamento y el sector espera que esté lista en un máximo de tres años. Mientras tanto en España está en marcha el periodo de inscripción al sandbox regulatorio para las fintech, un campo de pruebas para experimentar con modelos de negocio novedosos que aún no cuentan con un marco regulatorio claro.

Es decir, de momento se rigen por leyes generales, pero nada específico para los criptoactivos. El sandbox permitirá que todos compitan en igualdad de condiciones y Bitnovo va a presentar su propio proyecto para el ámbito regulatorio, quieren ser “la primera empresa regulada del sector”.

El plazo acaba el 23 de febrero y están ultimando los detalles. “Sería un empujón increíble para el sector porque el hecho de que haya un marco regulatorio será un foco de atracción de inversiones en España”, detalla.

COMPRAR BITCOINS EN EL SÚPER

Bitnovo no solo ofrece una plataforma de compraventa de criptomonedas, también vende en distintos establecimientos, como Game, Fnac, Eroski, Worten, o estancos – entre otros- cupones canjeables por bitcoin o cualquier otra criptomoneda que esté disponible en su web.

Estos cripto cupones son similares a los de Netflix o Spotify. Permiten a cualquier consumidor comprarlos en más de 40.000 establecimientos (desde 25 euros) y después cambiarlos. El proceso es sencillo, con el cupón se adquiere un código, se introduce en la plataforma para conseguir las criptomonedas y de manera inmediata pasan al monedero virtual. El Crypto Wallet de Bitnovo permite almacenar, enviar, recibir y administrar todas las criptos que el usuario tenga.

Al igual que se puede recargar el wallet desde un supermercado, Bitnovo permite hacer lo mismo con una tarjeta prepago llamada Bitsa. No la emiten ellos, pero se puede recargar con sus cupones o directamente con criptomonedas de la plataforma. Después, ellos se encargan de poner el equivalente en euros. Y con esa tarjeta Visa o MasterCard pagar en cualquier establecimiento.

CUSTODIAR CRIPTODIVISAS

Al calor del interés y la subida del bitcoin, han empezado a aparecer los primeros criptobancos en España. Bitnovo no va a apostar por ello, pero entienden que haya inversores que no quieran tener la responsabilidad de guardar estos activos, más si cabe los inversores institucionales.

Precisamente para ellos, Prosegur ha lanzado una solución de custodia denominada Prosegur Crypto, un servicio para almacenar criptodivisas o cualquier otro activo digital y administrarlo a través de una aplicación móvil de forma totalmente segura.

De la misma forma, algunas compañías ya se plantean pagar parte del salario de sus trabajadores en bitcoins. En este sentido, Castro-Acuña señala que sería algo muy positivo, al final es otro medio de pago como un seguro medio o un ticket restaurant. “Además, si se va a revalorizar es doblemente bueno”, destaca. Esta opción se postula como una opción de futuro, pero los expertos señalan que su implementación requerirá de una nueva regulación.

PLANES DE EXPANSIÓN

Bitnovo nació en Valencia y su domicilio fiscal está en España, pero a la plataforma puede acceder cualquier persona de más de 16 años con documento en vigor dentro de la Unión Europea. Respecto a los cupones, que requiere presencia física, solo están disponibles en Francia, Italia, Portugal y Reino Unido, además de nuestro país.

Ahora quieren seguir creciendo, por eso acaban de abrir oficina en Colombia. Su objetivo es facilitar el acceso a las criptomonedas en países poco bancarizados. En su opinión, el bitcoin es una salida para hacer negocios y también una reserva de valor. “Si tienen internet, puede tener un wallet y transferir criptomonedas, con eso es suficiente”, asegura.

También estarán en aquellos países donde si hay acceso a bancos, pero sus divisas se devalúan continuamente, como ocurre en Argentina o Venezuela. Apuestan por expandirse y crecer allí. En este sentido, el responsable de control de negocio de Bitnovo apunta a que quieren ser un proveedor global y dar más usos a la criptomonedas.

Actualmente tienen dos proyectos en marcha, por una parte, una pasarela de pago para que cualquier tienda acepte pagos con criptomonedas, aunque ellos reciban su moneda FIAT. Con el mismo concepto, trabajan en un TPV universal que acepte los pagos en criptos.