endesa

Transmilenio, el sistema de autobuses de transporte rápido de Bogotá, ha adjudicado a Enel X la provisión del sistema integrado de transporte público (SITP) con 401 autobuses eléctricos y dos nuevas electroterminales para su carga, según ha informado en un comunicado.

Esta adjudicación, que se suma al contrato firmado a finales de 2019 con SITP para la construcción de cuatro electroterminales que actualmente está en curso, permitirá alcanzar la cifra de aproximadamente 900 autobuses eléctricos proporcionados por Enel X en Bogotá.

Además, el nuevo contrato en la “segunda megaciudad latinoamericana”, solo por detrás de Santiago de Chile, eleva la cifra de autobuses eléctricos gestionados por Enel X en todo el mundo a casi 1.400 unidades.

“Esta adjudicación supone un nuevo hito en el continuo compromiso de Enel X con la descarbonización mediante la mejora del transporte público eléctrico sostenible”, ha señalado el consejero delegado de Enel X, Francesco Venturini.

Venturini ha destacado el papel de la descarbonización en la movilidad urbana, empezando por el transporte público. “Debe ser una prioridad absoluta y requiere un gran esfuerzo por parte de los sectores público y privado”, ha asegurado el consejero delegado, quien ha añadido que la compañía “pretende ser un socio industrial clave en el cambio hacia un modelo de ciudad sostenible”.

Los autobuses eléctricos, que producirán los fabricantes de automóviles chinos BYD y que se entregarán a Bogotá entre finales de 2021 y principios de 2022, se cargarán con energía limpia procedente de fuentes 100% renovables en las electroterminales construidas por Enel X.

Las dos electroterminales, que se espera que estén operativas entre noviembre de 2021 y abril de 2022, se construirán en dos áreas diferentes de Bogotá (Usme y Fontibón) e incluirán aproximadamente 200 cargadores de autobuses eléctricos.

Esta iniciativa se incluye dentro del plan que Enel X está llevando a cabo para impulsar la movilidad eléctrica en el transporte público. Entre estas medidas se incluyen la asociación con el gestor de inversiones AMP Capital, que tiene como objetivo el aumento de las inversiones en infraestructuras de transporte público eléctrico en el continente americano a través de una empresa conjunta que posee actualmente una flota de 435 autobuses eléctricos en funcionamiento, junto con la infraestructura de carga correspondiente, en Santiago de Chile.