El imperio millonario culinario de Dabiz Muñoz crece. Así, el conocido cocinero español ha inscrito su nueva firma propia, Goxo Food Services, dentro de su holding empresarial de cara a impulsar su actividad en los próximos meses. La firma se lanzó a finales de 2020, pero no ha sido hasta principios de 2021 que se ha hecho de manera oficial. La nueva marca busca revitalizar el negocio del chef español a través de: la venta online, las llamadas ‘cocinas ciegas’, que aprovechan la capacidad excedentaria de los fogones de los restaurantes para la venta a domicilio. Y, por último, también abre la puerta al catering.

Las crisis destapan, en muchas ocasiones, oportunidades de cambiar un sector. Un ejemplo paradigmático es la venta online, ya sea para el retail o para los restaurantes. Cada sector ha aprendido durante estos pocos meses de pandemia que en año. Muñoz ha sido uno de esos alumnos aventajados. Así, el reconocido chef español ha sido uno de los que más han explotado su negocio a través del online, desde que el covid-19 ha obligado a limitar, cuando no cerrar, un número muy importante de establecimientos.

Ahora con Goxo Food no solo busca una solución para estos meses difíciles que se avecinan, sino que supone también un paso adelante en su forma de entender el negocio. La sociedad comenzó sus operaciones el pasado 18 de diciembre, aunque no fue hasta el pasado día 11 de enero que se inscribió en el Registro Mercantil con un capital social de 10.000 euros. En ella, aparece como administrador único el propio David Muñoz Rosillo, mientras que el socio único es la firma holding del grupo, Pig Wings.

PIG WINGS, EL ENTRAMADO MILLONARIO DE DABIZ MUÑOZ

Se trata de la sociedad a través la que Muñoz maneja su imperio culinario. Pig Wings es una sociedad matriz, adscrita a la actividad económica (CNAE) 6420 referente a las actividades holding, que se creó en 2015 y de la que cuelgan las otras firmas de Muñoz: Duke Road, con la que gestiona distintos restaurantes, Hungry Ants, una firma de consultoría, y el afamado restaurante del cocinero, Streetxo. Ahora, también dependerá de ella la nueva marca, Goxo Food Services.

La sociedad cuenta con un volumen de activos superior a los 5,6 millones de euros y un patrimonio de 1,12 millones. En cuanto a los datos de facturación, la empresa predominante es Duke Road, que engloba los restaurantes. Así, los establecimientos en propiedad de Muñoz facturaron más de 7,5 millones de euros y registraron cerca de 326.000 euros de beneficios, según reflejan las últimas cuentas presentadas. Además, el cocinero habría sacado de las mismas un buen pellizco en forma de dividendos.

Pese a los buenos datos, la compañía tuvo que hacer frente a un imprevisto importante en 2020: el cierre de StreetXo en Londres. Muñoz fue adquiriendo pequeñas participaciones en la marca desde que se inauguró en 2016. Incluso, contaba con un préstamo avalado por el chef, por lo que el golpe ha sido especialmente fuerte para la economía del cocinero.

EL FENÓMENO DE LAS ‘COCINAS CIEGAS’

Aunque quizás, la descripción más reveladora que ofrece los datos aportados al Registro Mercantil acerca del nuevo proyecto de Muñoz en el llamado objeto social. En él, se señala que la sociedad “tiene por objeto la realización de las siguientes actividades: la restauración en cualquier forma, incluyendo restauración abierta al público, cerrada al público (mediante cocinas virtuales o ciegas) o catering“.

El uso de las llamadas cocinas ciegas, que proviene del término dark kitchen, es una fórmula que se ha popularizado en los últimos meses para aprovechar el exceso de espacio en los fogones de muchos restaurantes cuyo aforo se ha visto limitado. Así, la forma de dar un mayor servicio pasa por vender parte de la producción por internet, donde han surgido nuevas plataformas para apoyar ese negocio, o bien alquiler dicho excedente a otras marcas con mayor cuota de mercado de venta online, pero que no tienen esas instalaciones físicas.