La división de espacios flexibles de la socimi Merlin Properties, LOOM, afronta el nuevo año con positivismo tras cerrar 2020 con un notable crecimiento en su tasa de ocupación. Apuesta por una estrategia comercial basada exprimir el concepto de flexibilidad hasta sus últimas consecuencias, siendo el usuario capaz de contratar por horas y usar esas horas en cualquiera de los espacios de su red.

En declaraciones a MERCA2, desde LOOM detallan que en esta modalidad la flexibilidad juega en los dos sentidos y, al igual que el cliente abandona estos espacios antes, puede hacerlo mes a mes. “También es verdad que, para momentos de incertidumbre, los espacios flexibles son una solución más rápida y conveniente”.

En este sentido, para las empresas tradicionales está siendo un quebradero de cabeza planificar la vuelta a la oficina y les surge interrogantes como ¿cabemos todos?, ¿necesitamos más distancia?, ¿prescindimos de ciertas zonas a favor de despachos?, ¿teletrabajamos un día, dos o tres?, ¿nos organizamos por turnos?, etc.

Ante tantas incógnitas, el brazo de espacios flex de la socimi liderada por Ismael Clemente insiste en que los espacios flexibles se revelan como idóneos para las corporaciones: “mientras que deciden su huella definitiva, aquí tienen unos espacios fantásticos, que no les atan a largo plazo, los pueden pagar mes a mes (o incluso por horas), completamente servidos y donde solo tienen que llegar con el portátil porque tienen todo lo necesario para poder empezar a trabajar desde ya”.

En este sentido, dese LOOM aseguran que este tipo de espacios ya gozaban de gran popularidad en el ecosistema de start-ups, pero ahora se están abriendo a compañías mucho más tradicionales que están explorando modelos híbridos.

“Estamos viendo que las corporaciones van hacia un modelo en el que hay una plantilla central, que va a la sede de la empresa todos los días, y una plantilla móvil, que rota, tiene turnos, teletrabaja algunos días y otros va a la oficina, etc. La plantilla central operará bajo el modelo de oficina convencional y la plantilla móvil operará bajo el modelo de oficina flexible”, afirman.

NUEVOS PROYECTOS PARA LOOM

La división de flex space de Merlin se ha marcado dos grandes objetivos para este 2021. El primero de ellos es seguir creciendo en su paquete de soluciones ultraflexibles LOOM Solutions, que “nos ha colocado a la vanguardia del sector y está dando sus frutos: este trimestre iniciamos tres pilotos con grandes empresas para que su plantilla móvil use cualquiera de los espacios de la red LOOM por horas”.  A nivel de usuario la experiencia es rápida y sencilla, ya que a través de la app se reserva el puesto y listo para trabajar.

En cuanto a LOOM Solutions, incluye LOOM Passport, para usar por horas puestos fijos de trabajo de su red en Madrid y Barcelona; LOOM Meetings, para aquellas empresas que solo necesiten salas de reuniones dotadas de la última tecnología en ocasiones puntuales en ubicaciones prime; y LOOM Sede Líquida, una solución con la que se puede disponer de una sede virtual permanente acompañada de una sede física para reuniones puntuales.

Por otro lado, el segundo objetivo plateado es ofrecer ayuda a los autónomos, profesionales liberales y pequeñas empresas que apuestan por la vuelta al trabajo presencial y relacionarse con los demás. “Hemos desarrollado productos muy económicos como LOOM Go para que la gente pueda volver a disfrutar de la oficina”.

SECTOR GOLPEADO POR LA CRISIS

El sector de los espacios flexibles se ha visto severamente afectado por la pandemia. Frente al alquiler convencional, el usuario tiene la libertad de cancelar el servicio mes y mes y eso ha hecho que durante los meses de confinamiento la caída en ocupación haya sido significativa.

Sin embargo, en LOOM aseguran que, a partir del último trimestre del año, están registrando un repunte de la demanda y una mentalidad enfocada en la planificación de la vuelta al trabajo. “Cuando hablamos con clientes, constatamos que la gente, en general, está cansada de teletrabajar y tiene ganas de volver a la oficina e interactuar con sus equipos y clientes cara a cara”.

De hecho, celebran que han tenido un final de año positivo que muestra una tendencia hacia la recuperación. Pero “el golpe al sector ha sido fuerte y aún quedan meses de duro trabajo para recuperar los niveles previos a la pandemia”, lamentan.

Pero el calendario de vacunaciones y la esperanza puesta en alcanzar la recuperación económica a lo largo de este año, están permitiendo que las empresas y autónomos se replanteen la vuelta a la ‘normalidad’, dejando atrás el teletrabajo que, en muchos negocios, no se ha encajado bien.

Además, ante la incertidumbre por si se repite un nuevo confinamiento domiciliario, o simplemente porque han estudiado nuevas vías de ahorro de gastos operacionales, hay empresas que están barajando prescindir de grandes sedes y prefieren los modelos híbridos, que favorecen la conciliación familiar, un aspecto que muchos empleados ansían.

MEJOR RECUPERACIÓN QUE LAS OFICINAS

En una entrevista concedida a MERCA2, el consejero delegado de Merlin Properties, Ismael Clemente, confía en el repunte de sus espacios flex, que representa el 1,5% de las rentas del segmento de oficinas de Merlin. “Será lo primero que se recupere, antes que el segmento de oficinas”.

Clemente lo define como “semillero de empresas que luego se pasan más adelante a nuestras oficinas como inquilinos”. Asegura que las empresas tienen interés en estos espacios flexibles porque no les computa como teletrabajo, pero también porque no les compromete a largo plazo. Por lo que estos flex se vaciaron rápidamente con la pandemia, pero cuando se ha recuperado la actividad “se han llenado”.

En concreto, LOOM se mantiene en fase de recuperación tras registrar una ocupación inferior al 40%. Por el momento, se mantiene por encima del 50%, pero el CEO de la socimi recuerda que la ocupación normal en espacios flexibles suele ser del 70%.