El paso de la borrasca Filomena por nuestro país ha dejado la mayor nevada del siglo en Madrid, y ha evidenciado la necesidad de la rehabilitación urgente del parque de viviendas, que se ha convertido en un coladero de energía ya que los edificios son poco, o nada, eficientes y no cuentan con una buena estructura aislante. Esto conlleva que la factura de la luz se dispare y los hogares no logren alcanzar el confort energético.

La eficiencia energética en los hogares es un tema espinoso: los edificios se sitúan como el primer contaminante del planeta, responsables del 40% del consumo de energía, y del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Hasta el momento, su partida presupuestaria era muy reducida, pero esto ha cambiado.

En los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2021, la partida de vivienda recibirá el mayor presupuesto de la historia. En concreto, un total de 2.253 millones de euros, frente a los 500 millones de media que recibió años atrás.

Esta cifra se engloba dentro de la partida consolidada de 16.664 millones de euros para el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), una de las carteras más beneficiadas de las cuentas. El objetivo es mejorar la eficiencia energética y conseguir la descarbonización del parque edificatorio.

PRESIÓN DESDE EUROPA

La vivienda es un tema que preocupa mucho a los vecinos europeos, y se ha convertido en uno de los sectores que más ayuda recibirá por parte de los Fondos de Recuperación Europeos. En concreto, absorberá el 6,19% del total de las ayudas comunitarias incluidas en los PGE, lo que supone 1.651 millones de euros.

Y recibirá otra partida de 602 millones de euros del presupuesto nacional, que se traduce en un 25% más que el pasado año. Todo ello suma el montante de 2.253 millones de euros.

Estas actuaciones en materia de rehabilitación de los edificios se incluyen en la apuesta del Gobierno y de los organismos europeos por la transición ecológica, que copará el 37% de los recursos del Fondo de Recuperación Europeo.

En este sentido, el plan de recuperación prevé rehabilitar más de 500.000 viviendas en los próximos tres años, para convertirlas en más eficientes energéticamente hablando. De hecho, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) de España aporta el marco director del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España, a través del cual el Ejecutivo de Pedro Sánchez prevé llevar a cabo la renovación de 1,2 millones de viviendas en los próximos 10 años, con especial interés en instalar una envolvente térmica en los edificios.

Pero no solo los fondos europeos van a aportar dinero en este plan de rehabilitación de viviendas para mejorar la eficiencia energética, sino que será necesario el apoyo de la inversión privada. De hecho, el Gobierno trabaja paralelamente en el Plan de Inversiones y Reformas 2020- 2022, con el que pretende movilizar 2.000 millones de euros, que combinará fondos europeos con inyecciones del capital privado.

Con la conocida como ‘Oleada de Renovación’, España aspira a duplicar la tasa de rehabilitaciones en la próxima década y reducir al máximo posible las emisiones de gases de efecto invernadero, impulsar la recuperación y reducir la pobreza energética.

REPARTO AUTONÓMICO DE LOS FONDOS

La inyección de dinero europeo se deja notar en varias partidas, como la transición ecológica, el turismo, o las políticas de vivienda y fomento de la edificación. Son un total de 2.253 millones, de los que 1.651 millones proceden de Europa.

Ahora bien, la tensión se palpa en la repartición de esta partida, ya que a cada autonomía se le asignará una parte de estos fondos, tanto en materia de vivienda, a través del Mitma, como en política medioambiental, a cuenta del Ministerio de Transición Ecológica.

Basándose en los denominados ‘criterios objetivos’, Andalucía y Cataluña son las comunidades que mayor partida recibirán, concretamente 236 y 225 millones, respectivamente. Madrid se coloca en tercera posición con 188 millones, seguido de la Comunidad Valenciana con 152 millones, Castilla y León que percibirá 79 millones, y País Vasco con 68 millones.

FINANCIACIÓN VERDE

No todos los proyectos de rehabilitación reciben ayudas autonómicas, y mucho menos un ‘pellizco’ de los fondos europeos, por lo que uno de los principales escollos al que se enfrentan las comunidades de vecinos es el complejo acceso a un crédito bancario. Desde Bruselas defienden el blended finance o financiación combinada entre ayudas, subvenciones, garantías y ‘créditos blandos’ por parte del sector público y capital del sector privado.

Según un experto en la materia consultado por MERCA2, los proyectos que mayor impacto tienen en el ahorro energético y la descarbonización son las renovaciones integrales que tratan envolventes, sistemas de climatización y gestión energética inteligente. Estos proyectos de rehabilitación pueden conseguir ahorros energéticos hasta del 70%.

Por otro lado, la partida de fondos europeos para la rehabilitación de viviendas plantea otro debate: ¿Se trata de beneficiar al parque de vivienda de segunda mano? Pues bien, este ‘lavado de cara’ y mejora energética de las viviendas incorpora un valor añadido a las mismas, y puede que recuperen cierto atractivo entre quienes buscan una vivienda de obra nueva más sostenible y eficiente.

Sin embargo, en declaraciones a este medio, el consejero delegado de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, insiste en que “el sector inmobiliario, en su conjunto, tiene la oportunidad de recabar fondos europeos de cara a proyectos de regeneración urbana, que son a largo plazo y sostenibles. Pero más que ir dirigidos al segmento de segunda mano, estos fondos irán más hacia la vivienda nueva. Puede que se utilicen para la rehabilitación o reforma de determinadas viviendas puntualmente, sí, pero lo vemos más complicado”, y añade que “lo lógico sería invertir estos fondos en aquellos proyectos que generen empleo, y la vivienda nueva genera mucho más empleo que la vivienda usada. Es imprescindible que los fondos generen puestos de trabajo”.

LAS PROMOTORAS APUESTAN POR LA EFICIENCIA

La eficiencia energética se ha convertido en una de las piedras angulares de los proyectos de las grandes promotoras. Saben que ofrecer un proyecto sostenible con un alto confort térmico y un importante ahorro económico en la factura se traduce en el éxito asegurado en la comercialización de sus residenciales.

Aedas Homes ha creado un Aula de Sostenibilidad e Innovación en el municipio madrileño de Las Rozas, para mostrar a los clientes las ventajas de sus proyectos Escalonia y Escalonia II, dos referentes en avances tecnológicos donde se promueve el aprovechamiento y el ahorro energético en la vivienda.

Por su parte, desde Neinor Homes destacan que la sostenibilidad está en el ADN de la compañía. Además de la propia eficiencia energética, tienen en cuenta otros aspectos como el tratamiento de los residuos, asegurándose de que estén separados por tipología y que vayan a parar a los vertederos autorizados, o el uso de áridos reciclados.

Otro ejemplo de su compromiso es que, si construyen en un solar previamente contaminado por estar ubicado en él una industria, Neinor lo descontamina para contribuir a mejorar el medio ambiente”. También controlan el consumo de agua o el uso de materiales con etiquetas de aprovisionamiento legal y procedentes de bosques ecológicos, para garantizar una construcción sostenible.