El sector renovable español sigue sumando importante actores internacionales. El último en aterrizar ha sido el gigante chino, Shanghai Electric Group, a través de su brazo financiero. La firma es uno de los fabricantes industriales ligado a la energía más importantes del mundo, con un gran volumen de proyectos centrado en la biomasa, aunque en los últimos años también ha añadido a su portfolio otros muchos proyectos eólicos y solares. De hecho, el mayor que tiene entre manos, en Dubai, cuenta con un constructor español, la firma Abengoa.

Hace unas semanas, era el enorme fondo chino Three Gorges aterrizaba también en España, tras constituir una sociedad en el Registro Mercantil. Por su parte, la compañía de Shanghai hacía lo propio el pasado 7 de enero al inscribir la nueva compañía Shanghai Electric Energy Europe Investment con el objeto social de la “realización de estudios, redacción y dirección de proyectos, instalaciones, montajes, reparación, restauración, comercialización, conservación y mantenimiento de todo tipo de instalaciones eléctricas”.

La nueva sociedad española colgará del entramado financiero de la compañía,  Shanghai Electric Investment Co, cuyo rastro lleva directamente hasta las Islas Vírgenes. La propia firma explica que este brazo financiero es el encargado de gestionar los recursos de Shanghai Electric Group de cara a “impulsar su transformación y crecimiento de alta calidad”. Un crecimiento que tiene distintos ejes: por un lado, la compañía es el mayor fabricante mundial de turbinas de vapor. Por otro lado, en su vertiente de desarrollador y explotador de parqués renovables, ya sean eólicos o solares.

SHANGHAI ELECTRIC Y SU RELACIÓN CON ABENGOA

De hecho, es dicha nueva área de negocio que ha empezado a explorar la firma china la que más la liga a España, en concreto, a la empresa española Abengoa. Así, la compañía no solo provee a la multinacional asiática de tecnología en materia de parques solares, sino también es la encargada del diseño, ingeniería y construcción de una de algunas fases del que debe ser uno de los parques termosolares más grandes del mundo, en Dubai. En concreto, la española desarrolla tres plantas solares para una capacidad conjunta de 600 MW. La obra se enmarca en la fase IV.

Esa relación y la llegada de Shangai Electric a España podrían ser dos grandes noticias para la firma española que no pasa por su mejor momento. Así, Abengoa lleva meses sumido en una profunda crisis de la que parece no consigue salir. La reticencia para la entrega de ayudas públicas, después de que han pasado varios meses desde su petición para poder para salvar el difícil panorama que ha dejado la pandemia, ha generado un choque entre accionistas, directivos y entidades públicas.

EL GIGANTE CHINO INDUSTRIAL DE LA ENERGÍA

Por ello, la idea de obtener nuevos encargos por parte de la multinacional china es una nueva baza para que los pequeños accionistas puedan recuperar, al menos, parte de sus inversiones en un contexto muy complicado. Aunque, como ya se ha comentado, Shanghai Electric es mucho más que una empresa dedicada a la generación y explotación de energía eléctrica.

Sus comienzos datan de antes de 1880. Desde entonces, la multinacional ha logrado una serie de avances que le han permitido crecer con mucha fuerza. Su negocio principal siempre ha sido el de la fabricación a gran escala de distintas piezas clave para el desarrollo del negocio energético. Así, como la primera unidad generadora de energía de combustible fósil, en 1949, también las primeras piezas para la generación de la nuclear o el primer cigüeñal grande para los barcos.

En la actualidad, sigue siendo el mayor productor de turbinas de vapor. Aunque se ha sofisticado y orientado hacía el mercado renovable con fuerza. Ahora, Shanghai Electric diseña y fábrica también turbinas eólicas, equipos de transmisión y distribución de energía o transformadores. Todo ellos, enfocados a un sector que está en plena ebullición y que será la gran referencia en España en los próximos años.