sábado, 17 abril 2021 0:24

Sareb reduce en 18.500 M€ gran parte de su deuda de activos tóxicos

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) continúa con la estrategia de reducir su cartera de activos tóxicos antes de noviembre de 2027. Así, logra cerrar el año con una reducción de deuda de 18.500 millones de euros. El tiempo apremia, y la entidad está volcada tanto en la venta de inmuebles como en transformar los créditos deudores en activos inmobiliarios.

La entidad privada fue creada en noviembre de 2012 para ayudar al saneamiento de las entidades que recibieron ayudas públicas. En total, adquirió 200.000 activos por valor de 50.781 millones de euros, de los cuales el 80% eran préstamos al promotor y el 20% eran inmuebles. Su misión es liquidar de forma ordenada sus activos optimizando su valor hasta finales de 2027.

A cierre del tercer trimestre, último dato disponible, Sareb ha reducido su cartera en 18.535 millones de euros, pasando de 50.781 millones a 32.246 millones. En concreto, su porfolio de préstamos ha caído desde los 39.438 a los 18.158 millones, mientras que su segmento de inmuebles ha aumentado desde los 11.343 millones a los 14.088 millones.

En cuanto a la deuda senior, la entidad ha registrado un descenso del 31%, lo que se convierte en unos 15.683 millones de deuda cancelada. Además, la entidad ha vendido un total de 109.983 inmuebles, con el pago en intereses a las entidades cedentes de 2.784,9 millones de euros, con unos ingresos de 27.046 millones.

SAREB CAMBIA DE SEDE

Una de las estrategias de la Sareb este año para ahorrar costes ha sido trasladar su sede a un edificio propio. Así, el pasado mes de octubre estrenaron nueva sede en un inmueble ubicado en la calle Costa Brava número 12, que cuenta con 6.000 m² sobre rasante, con certificación de construcción sostenible BREEAM y ha sido reformado siguiendo el concepto de espacios abiertos para facilitar la flexibilidad y el trabajo en equipo.

El edificio de Costa Brava consta de cuatro alturas, posee 145 plazas de aparcamiento y 15 de ellas están habilitadas para vehículos eléctricos. Además, en su planta baja cuenta con un auditorio con aforo para 73 asistentes y un comedor para 120 personas.

La compañía aseguró que el cambio de sede a un edificio propio supondrá un ahorro de más de 14 millones de euros hasta 2027, y contribuirá también a la integración de la nueva estructura organizativa puesta en marcha en junio.

En este sentido, la entidad también hizo cambios en su cúpula directiva con el fichaje de su nuevo ‘número dos’, Javier García del Río, como consejero delegado que, junto al presidente, Jaime Echegoyen, pretenden dar un impulso a la estrategia de negocio de la compañía y lograr comportarse cada vez más como una inmobiliaria.

PLAN DE NEGOCIO 2020-2027

En junio de 2020 la Sareb ha culminado la reorganización de su estructura interna para adaptarla a su nueva estrategia de negocio, centrada en la protección del valor de los activos, la transformación de préstamos en inmuebles, la creación de valor mediante la obra nueva y el desarrollo de suelo, así como en el impulso comercial a través de cinco direcciones territoriales y un nuevo modelo de relación con sus gestores comerciales, los servicers. En ese contexto, se han redefinido también las responsabilidades y funciones de las direcciones de negocio y se han establecido siete áreas funcionales que reportan directamente a Javier García del Río, consejero delegado de Sareb.

Por otro lado, la entidad continúa con su plan estratégico para alcanzar los objetivos marcados para 2027. Además de la reducción del volumen de la cartera de activos inmobiliarios, la compañía apuesta por una intensificación de la transformación del balance, la eficiencia y una optimización de costes, así como inversión y gestión especializada para la creación de valor.

VENTA DE LA LLAVE DE ORO

Una de las desinversiones más potentes que ha realizado este año la Sareb ha sido la venta de 54.500 m2 de suelo residencial y terciario en Cerdanyola del Vallés al grupo promotor La Llave de Oro, una operación realizada a través de Altamira Asset Management, que ascendió a los 15 millones de euros.

La venta de la Sareb al grupo promotor La Llave se concreta en siete parcelas entre Cerdanyola y Sant Cugat del Vallés. Con el tamaño de los suelos, se estima que se podrán construir casi 400 viviendas plurifamiliares, además de poder destinar unos 10.000 m2 a edificaciones terciario- logísticas. Las parcelas se encuentran dentro del denominado Centro Direccional de Cerdanyola del Vallès, que forma una gran superficie de 340 hectáreas de orografía plana en un enclave privilegiado entre la AP-7 y el Parque Natural de Collserola.

La operación supone, además, cerrar una compraventa en un ámbito que requiere de una ordenación urbanística para completar y finalizar el desarrollo de la zona ya iniciado. Según el proyecto establecido, la transformación del suelo se prevé en un plazo mínimo de siete años, según el plan de etapas previsto en el plan director urbanístico.

CESIONES A LAS ADMINISTRACIONES

Además de la venta de inmuebles, Sareb también ha reforzado la colaboración con las Administraciones Públicas para paliar el problema de la vivienda en España. En 2013 la compañía creó un parque social que incluía 2.000 viviendas y se elevó a 4.000 en 2015. En la actualidad alcanza los 10.000 inmuebles, después de que Sareb aprobara a principios de 2020 la ampliación del mismo con el objetivo de impulsar la cesión de pisos a municipios con problemas habitacionales.

Desde su creación, Sareb ha firmado convenios temporales con 13 comunidades autónomas y 27 ayuntamientos, a quienes ha cedido en total 3.032 viviendas. De ellas, en la actualidad se encuentran comprometidas con las administraciones 2.836 casas, de las que pueden beneficiarse 11.344 personas. Además, unos 7.164 inmuebles se encuentran todavía disponibles para esos mismos fines.

Antes de despedir el año, la entidad ha cerrado la venta de 82 viviendas para fines sociales a la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS). Estos inmuebles, que formaban parte de un convenio de cesión temporal de viviendas para alquileres asequibles firmado en 2016 con el Ayuntamiento de Madrid, se suman a los 16 adquiridos por la empresa pública el pasado octubre.


- Publicidad -