Las socimis y promotoras cotizadas despiden el 2020 teñidas de rojo, con una reducción generalizada de la capitalización bursátil como consecuencia del estallido de la pandemia del coronavirus en España. Las caídas superan los 5.000 millones de euros en el caso del selectivo madrileño.

El sector inmobiliario frenó en seco durante unas semanas su actividad y esto ha pasado factura en su caja, dando paso a una demanda embalsada y la incertidumbre como la reina de la fiesta. Sin embargo, la llegada de la vacuna ha relajado las pérdidas y ha traído de nuevo el optimismo al mercado.

Los gigantes del ladrillo comenzaron el año instalados en la tendencia de 2019 del alza de precios y un auge de proyectos inmobiliarios para abastecer la demanda. Nada hacía presagiar lo que ocurriría a mediados de marzo. Pero ya en febrero tenían el ojo puesto en China, que sirvió de termómetro para medir el impacto de esta pandemia en el sector inmobiliario. Esta anticipación les permitió tomar medidas urgentes y acelerar la digitalización de todos los procesos.

Es destacable que el sector inmobiliario cierre el año con una caída acumulada superior a la media del Ibex-35, que se mantiene en el 14,50%. Según el índice de precios del sector inmobiliario elaborado por Bolsas y Mercados Españoles (BME), se observa que las mayores caídas vienen de la mano de las grandes cotizadas.

El músculo financiero de las dos grandes socimis cotizadas españolas, Merlin Properties y Colonial, no ha evitado el envite en su cotización en el parqué madrileño. Así, la compañía liderada por Ismael Clemente, que cuenta con una capitalización de 3.657.165.000 euros y un efectivo de 3.458.389.000 euros, despide el año con una caída acumulada en este año que supera el 39,20%, con un precio medio de sus acciones de 8,41 euros, cuyo precio máximo se situó en los 13,30 euros el 17 de febrero.

Otra de las socimis que ha soportado una fuerte sacudida es Lar España, que ha cedido en el acumulado del año un 32,39%. La compañía cuenta con una capitalización de 421.080.000 euros y un efectivo de 199.892.000 euros. El precio medio de sus acciones se mantiene en los 4,76 euros, desde los 7,43 euros que alcanzó de valor máximo el 18 de febrero.

Por su parte, Colonial, cuya capitalización asciende a los 4.128.433.000 euros y su efectivo es de 1.693.797.000 euros, cierra el año con una caída acumulada del año que se sitúa en el 29,16%. El precio medio de sus acciones se mantiene en los 8,51 euros, un precio bastante inferior a los 13,23 que logró alcanzar el 14 de febrero.

Estos tres ‘pesos pesados’ del sector inmobiliario se muestran muy optimistas en cuanto a la evolución de la pandemia y la vuelta de sus inquilinos a las oficinas y centros comerciales. En el caso de Merlin y Colonial, sostienen que el negocio de espacios flex se recuperará incluso antes que el sector de oficinas.

En cuanto a los centros comerciales, se presentan como oasis de seguridad y sus propietarios están registrando un aumento en la afluencia. De hecho, Lar España presume de una alta capacidad de resiliencia a corto y medio plazo, superando la afluencia total de los ocho primeros meses de un año antes.

Por último, Metrovacesa también acumula un fuerte retroceso en lo que va de año, un 30,85% concretamente. Su capitalización asciende a los 916.125.000 euros y tiene un efectivo de 74.286.000 euros. Con este descenso, el valor medio de sus acciones se queda en los 6,41 euros, frente a los 9,52 euros alcanzados el 20 de enero.

CAÍDAS TAMBIÉN EN EL BME GROWTH

En cuanto a las promotoras e inmobiliarias que cotizan en el BME Growth (antiguo Mercado Alternativo Bursátil), han desinflado su valor con una pérdida de hasta 600 millones de euros.

En concreto, la promotora Aedas Homes cuenta con una capitalización de 1.016.892.000 euros y un efectivo de 106.080.000 euros, y su caída acumulada ha sido del 0%, logrando compensar las caídas con los avances. El valor medio de sus acciones se mantiene en los 17,85 euros, frente al precio máximo de 22,90 euros que alcanzó el 22 de enero.

La compañía liderada por David Martínez ha registrado un repunte de las ventas en estos últimos meses, alcanzando a finales de noviembre la venta del 98% de las viviendas que entregará antes del 31 de marzo de 2021, cuatro meses antes de que termine su ejercicio fiscal 2020-2021.

Neinor Homes es otra de las promotoras que ha logrado capear la pandemia, y el descenso acumulado del año se fija en un leve 2%. Con una capitalización de 853.254.000 euros y un efectivo de 163.170.000 euros, el precio medio de sus acciones se mantiene en los 9,80 euros, algo por debajo de los 11,70 euros alcanzados el 3 de enero.

La compañía dirigida por Borja García-Egotxeaga y Jordi Argemí ha pisado el acelerador y logra cumplir con su objetivo de viviendas para este año con un mes de antelación y en pleno contexto de pandemia.

NAVIDADES ADELANTADAS

En general, tras anunciarse los avances en las vacunas para luchar contra el covid-19, las socimis y grandes promotoras vivieron una “Navidad adelantada”, ya que sus cotizaciones se tornaron al verde y los compradores potenciales aceleraron su decisión de compra.

También hay que tener en cuenta que las grandes socimis ofrecieron ayudas económicas a sus inquilinos para paliar los efectos, una merma que acentuó aún más las pérdidas de las compañías. Para frenar la sangría, algunas de ellas han aplicado parches en términos de no repartir dividendos o tomar otras decisiones que no estaban previstas a principios de año.

Pese al optimismo que han mostrado las compañías que lideran el sector inmobiliario, cerrarán 2020 sin alcanzar los niveles de cotización pre-covid. Una brecha que creen que antes de que finalice el primer trimestre podrán superar. También se muestran muy atentos al impacto que tendrá en la inversión la nueva normativa del Gobierno, que impone una tributación mínima del 15% en el Impuesto de Sociedades a las socimis y que se aplicará sobre los beneficios que no se distribuyan a los accionistas vía dividendos.