autonomos y agencia tributaria

Un autónomo al frente de su propio negocio tiene muchas cosas importantes que atender. Sin embargo, hay una preocupación que suele situarse por encima de las demás: la gestión tributaria. Y es que lo que menos quiere un profesional es tener problemas con Hacienda.

Esto se debe a que cualquier pequeño error puede llegar a salir muy caro. No es necesario que haya voluntad de defraudar o que se deje una cantidad importante sin pagar. Una errata en la autoliquidación de impuestos, cometida involuntariamente, puede acabar derivando en una sanción que afecte al bolsillo del autónomo.

Errores que pueden salir muy caros

errores tramites hacienda

La normativa fiscal es bastante estricta en lo que se refiere a la presentación y pago de impuestos. Aunque es entendible que se sancione a quienes no cumplen con sus obligaciones, en el caso de los autónomos se consideran algunas sanciones demasiado elevadas cuando el origen de las mismas es un error que puede ser considerado leve.

La “culpa” de esto la tiene el artículo 198 de la normativa tributaria, que impone a las erratas y la presentación de formularios fuera del plazo dando para ello unas sanciones que en muchos casos pueden llegar a tener un importe superior al del impuesto de que se trata.