lunes, 27 septiembre 2021 10:04

Goldman Sachs amenaza uno de los pilares clave del Santander para su negocio de ‘súperricos’

Goldman Sachs amenaza uno de los puntos vitales en el negocio de grandes patrimonios de Banco Santander: Miami. Así, la firma de inversión está sopesando trasladar su central de gestión de activos desde Nueva York hasta Florida, en un viaje que ya están haciendo otros muchos actores financieros. El movimiento supondrá elevar notablemente competencia en la captación de grandes patrimonios para la entidad española en la región, tras años de grandes resultados.

Así, la conexión en remoto entre España, Miami y Suiza se ha convertido en uno de sus principales pilares para el segmento de banca corporativa privada y banca privada internacional de Banco Santander. Sin ir más lejos, las operaciones en dicho eje estratégico se han intensificado con fuerza a lo largo del 2020, principalmente a principios del mismo. De hecho, el propio consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez Álvarez, reconocía a finales de abril que la actividad «se había disparado» ante los analistas.

Además, el banco informó el pasado mes de octubre de la apertura de una nueva sucursal en Miami, lo que suponía en palabras del propio Santander «un paso importante en la expansión de su red comercial». A lo que añadió que esa nueva apertura le permitiría ofrecer «una gama completa de productos y servicios» para «particulares con un elevado patrimonio» entre otros clientes de la entidad. En definitiva, la ofensiva de la firma española obedece a un intento de defensa frente al incremento de la competencia.

¿POR QUÉ MIAMI ESTÁ CADA VEZ MÁS DE MODA?

La decisión de Goldman Sachs, y otros tantos antes que él, se debe principalmente a un cambio estructural en el mundo económico de EEUU: la ciudad de Nueva York está perdiendo vigencia como el centro de la industria financiera del país. De hecho, el éxito del banco al operar de forma remota durante la pandemia ha convencido a los miembros de la directiva de que pueden trasladar más funciones fuera del área de Nueva York puede ayudar a ahorrar más dinero, explicaban desde Bloomberg al dar la noticia hace unos días.

Miami, además, ofrece una serie de características que le han convertido en una alternativa muy creíble. En especial, para el negocio de la gestión de activos para grandes patrimonios. Así, en primer lugar, el clima cálido que reina en todo Florida es un reclamo importante para que muchos millonarios decidan residir en la región. En segundo lugar, el gobierno regional incentiva esa peculiaridad geográfica con un atractivo fiscal, dado que ha eliminado la parte del impuesto sobre la renta a nivel estatal. Una característica que también tiene Texas, donde también trabaja el Santander, y que ha llevado, por ejemplo, a atraído al propio Elon Musk.

Todo ello, ha llevado a que la ciudad haya elevado su reclamo para atraer tanto a grandes grupos corporativos como a gestoras de fondos reconocidas. Así, ya hay nombres como el de Elliott Management, liderado por Paul Singer, Blackstone o Citadel, con Ken Griffin a la cabeza, que planean trasladar su sede desde el centro de Manhattan hasta el corazón de la región en West Palm Beach.

BANCO SANTADER, MÁS DE 40 AÑOS EN LA REGIÓN  

Pese a dichos atractivos, la región cuenta con otro extra que, además, es una de las claves para el Santander: se trata del eje financiero básico para las grandes fortunas latinoamericanas. Un elemento diferenciador, dado que la entidad que preside Ana Botín es el mayor banco de Brasil. De hecho, hace tiempo se dejó de hablar del tridente (España, Miami y Suiza) para grandes fortunas para incorporar al país latinoamericano en un cuadrado. Con ello, los inversores pueden canalizar inversiones en todos los países con una fiscalidad más laxa, aportada por vehículos de inversión situados en el pequeño país europeo y la ciudad estadounidense.

Banco Santander International, como se conocía a la filial estadounidense del banco español, fue creada en Miami en 1979. En sus más de cuarenta años de historia ha desarrollado una oferta integral de servicios de banca privada y banca de inversión para particulares con un elevado patrimonio, personas no residentes en Estados Unidos. A lo que agrega la propia entidad, sobre sus clientes, que tiene «especial énfasis en Latinoamérica».

Aunque no es la única. De hecho, Banco Sabadell también tiene la sede de su división en EEUU en dicha ciudad de Florida, una situación (que como ocurre con la firma cántabra) no es casual. Así, la entidad presidida por Josep Oliu cuenta con hasta 10 sucursales distintas en Miami, entre las que destaca la principal situada en el 1111 Brickell Avenue Suite 3010. Se trata del edificio Sabadell Financial Center que cuenta con 131 metros de altura y más de 30 pisos, en lo que parece que también es algo común entre las entidades que han llegado a Miami, el de poseer una construcción excesivamente ostentosa.


- Publicidad -