lunes, 6 febrero 2023 15:34

Cómo ha influido el covid en la prevención de riesgos laborales en los sectores de las reformas y la construcción

El COVID-19 está produciendo numerosos cambios en nuestras formas de comportamiento y en cómo interactuamos en sociedad. Cambios que son completamente necesarios si queremos erradicar esta pandemia que nos asola para proteger nuestra salud ante un posible contagio. Y todo esto no deja de lado el entorno laboral; las empresas de prevención de riesgos laborales han incluido en sus protocolos la incorporación de nuevas medidas de seguridad y salud dictadas por el Ministerio de Sanidad para la protección de los trabajadores.

El sector de las reformas y construcción es uno de los entornos donde más riesgos hay de contagio. Por ello, desde el Ministerio de Trabajo y Economía Social, a través de su Dirección General de Trabajo, estipulan que las nuevas medidas debidas al COVID-19 deben ser introducidas en los planes de seguridad y salud a tener en cuenta en la prevención de riesgos en empresas constructoras y de reformas.

Desde los instaladores de canalónpasando por los fontaneros urgenteshasta cualquier empresa dedicada al sector de la construcción, deben de tener en cuenta las siguientes medidas para proteger la salud de las personas intervinientes en las obras.

Medidas de protección ante el COVID-19 a incluir en la prevención de riesgos laborales en obras de construcción y reformas

El 11 de abril de 2020, el Gobierno de España publica el documento «Buenas prácticas en los centros de trabajo. Medidas para la prevención de contagios del COVID-19», donde recomiendan las siguientes medidas de protección para incluirlas en los planes de seguridad y salud en el trabajo previstos en el Real Decreto 1627/1997:

  • Distancia de seguridad mínima de 2 metros entre los trabajadores, tanto en la entrada, como en la salida de los centros de trabajo, así como durante la permanencia en el mismo.
  • En el caso de que no pueda mantenerse el punto anterior, las empresas deberán escalonar los horarios en los turnos ordinarios contemplando la posibilidad del teletrabajo o redistribución de tareas.
  • En aquellos centros donde no se puedan respetar esas distancias mínimas, aparte del teletrabajo, las empresas facilitarán la posibilidad de realizar las reuniones por videoconferencia o por teléfono.
  • Evitar desplazamientos que no sean necesarios, considerando estos todos los que no se puedan realizar de forma remota.
  • En el caso de poder mantener las distancias interpersonales, se permite la no utilización de mascarillas en el caso de que el trabajo no lo requiera.

Todas estas medidas deben ser incluidas en los diferentes planes de seguridad y salud en el trabajo por parte de los contratistas en obras de construcción y reformas. El Gobierno de España no contempla otro tipo de medidas que, sin embargo, pueden ser tomadas a la hora de mantener las mínimas distancias de separación interpersonales como por ejemplo, automatización de ciertas tareas o utilización de barreras físicas entre trabajadores.

Con las medidas propuestas, se pretende incluir aquellos riesgos debidos al COVID-19 para complementar los específicos de la actividad de construcción y reformas, y que ya contemplan las medidas generales de protección que tiene el resto de la sociedad. Ante esta pandemia, se hace más necesario el seguir uno de nuestros más famosos refranes: «Más vale prevenir que curar«.


- Publicidad -