Caixabank

“Esta será mi última junta al frente de CaixaBank” destacaba este jueves el presidente de la entidad, Jordi Gual, durante la celebración de la junta extraordinaria de accionistas que ha votado a favor del proyecto común de fusión con Bankia.

Entre las palabras de Gual, no ha faltado una “afectuosa bienvenida” a José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de Bankia y ahora nuevo presidente de la entidad resultante. El directivo también ha expresado su “satisfacción profesional y personal” por haber podido estar al frente de la entidad catalana durante los últimos años. Y  de la misma manera, ha aprovechado para dar las gracias a los consejeros que le han acompañado este tiempo.

De manera especial, ha mostrado su “más sincero agradecimiento” al consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, que “ha sido y es un referente, un gran ejemplo”. Gortázar mantendrá su actual puesto en la nueva entidad.

115 AÑOS EN PIE 

Durante la Junta Extraordinaria celebrada este jueves en el Palacio de Congresos de Valencia, Gual ha presumido de los más de 115 años que CaixaBank lleva en pie, así como de que su papel es “inmejorable” para seguir liderando la banca en España. Eso sí, ahora lo hará con “el mejor socio”, Bankia. Juntos deben afrontar los retos a los que se enfrenta el sistema bancario.

Durante la jornada, más de 15.400 accionistas que representaban el 70,3% del capital social del banco, han votado a favor del proyecto común de fusión con Bankia con el objetivo de impulsar una entidad “más sólida, más eficiente y más rentable”. El resto del orden del día, que incluía el nombramiento de los nuevos consejeros tras la integración, también ha sido aprobado por la junta.

La decisión de los accionistas de CaixaBank se proudce dos días después de que la junta extraordinaria de accionistas de Bankia hiciera lo propio, también en el Palacio de Congresos de Valencia.

AUN FALTAN TRES MESES

Según los detalles que se han avanzado este jueves, los bancos prevén que la fusión se materialice durante el primer trimestre del 2021, siempre que obtengan las autorizaciones regulatorias y administrativas correspondientes. Además, la integración final no se ejecutará antes de final de año.

La ecuación de canje de la transacción se ha acordado en 0,6845 acciones ordinarias nuevas de CaixaBank por cada acción de Bankia, con una prima del 20%. De esta manera, los accionistas de CaixaBank representarán el 74,2% del capital de la nueva entidad y los de Bankia, el 25,8%.

Según sus cálculos, la fusión permitirá obtener sinergias en una cifra superior a los 1.000 millones de euros anuales, 290 millones de euros por mayores ingresos y 770 millones de ahorro de costes. También estiman que en el año 2022 la rentabilidad sobre capital tangible (RoTE)mejore entre 1 y 2 puntos porcentuales respecto a permanecer en solitario.

UNA OLA DE CONSOLIDACIÓN

Jordi Gual ha insistido durante toda la jornada que la operación sirve para anticiparse a las exigencias del entorno, sobre todo ante la nueva oleada de consolidación qie vive el sector bancario europeo. También ha defendido que en España, quedarán 11 bancos grandes, pero que el número no es pequeño, de hecho se asemeja a los que hay en Italia o Francia.

En la misma línea, el consejero delegado, Gonzálo Gortázar, ha asegurado que esta operación es “una gran oportunidad de crear valor para todos los grupos de interés incluyendo, por supuesto, a los accionistas. Los de CaixaBank y también los de Bankia”.