martes, 27 julio 2021 17:51

Hunosa corteja a las farmacéuticas y ofrece sus minas para almacenar vacunas

Han bastado unas horas desde que las farmacéuticas Pfizer y BioNTech anunciaran una vacuna contra el coronavirus por encima de todas las expectativas de efectividad razonable, en tiempo récord, para que se desatara la segunda gran carrera contra el coronavirus. Tras el acelerado recorrido hacia la fórmula preventiva se abre ahora paso la competición por la gestión, depósito y entrega de las dosis. Las comarcas mineras asturianas del carbón se postulan como el almacén estratégico sanitario perfecto. Los pozos de Hunosa disponen de una red de distribución de nitrógeno en su interior, otrora para enfriar las capas de carbón, que permitiría acondicionar almacenes a -70ºC para la vacuna contra el Covid-19.

De todos los proyectos candidatos a adueñarse del espacio que antes ocupaba el carbón en las comarcas mineras asturianas, Hunosa se decantaba finalmente por transformar las minas en almacenes estratégicos de material sanitario y medicamentos. La pandemia ha planteado necesidades a los Gobiernos que antes ni siquiera rozaban el pensamiento de los responsables de la transición energética. Tras valorar diferentes opciones Hunosa se mojaba, y daba un paso al frente y, tras elaborar un estudio de viabilidad, hace unos meses formalizaba su solicitud, como reserva sanitaria, al Ejecutivo.

Ahora, si se confirma el 90% de efectividad en la prevención de la enfermedad estimada durante los ensayos científicos de Pfizer y BioNTech, previsiblemente, a finales de año se podrían distribuir unos 50 millones de dosis, de las que España pretende adquirir más de 20 millones. En este contexto, resulta de inmediata necesidad determinar la adecuación de la logística de distribución, entrega y conservación, y la necesidad de contar con una cadena de frío que permita temperaturas de -70º C, para poder gestionar el almacenamiento de las dosis hasta seis meses.

Precisamente con el propósito de dar respuesta a este nuevo escenario, algunas compañías ya han iniciado su carrera para la construcción de ‘freezer farms’ (granjas congeladoras) con, al menos, dos proyectos conocidos en Holanda y Estados Unidos. “Granjas” que contendrán una multitud de elementos capaces de congelar a una temperatura de -70ºC, y almacenar millones de dosis de vacunas contra el Covid-19. También se conocen proyectos que pretenden aumentar esta red e instalar congeladores adicionales en Sudamérica, Alemania y el Reino Unido.

SOMA-FITAG-UGT, sindicato que ya venía impulsando, en línea con Hunosa, la necesidad de crear un almacén estratégico de material sanitario y medicamentos en el Pozo minero de Santiago, ahora ve reforzada su propuesta ante la necesidad de un espacio tan específico para albergar la anhelada vacuna en España. Las estructuras subterráneas se pueden adaptar como almacenes de alta seguridad y, “pensamos que se puede dar un paso más, y complementar dicha reserva estratégica, con una ‘freezer farm’ en un pozo minero”, manifiestan desde el Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias.

INFRAESTRUCTURA, LISTA PARA SU ADAPTACIÓN

Desde hace mucho tiempo, la extracción de carbón por subniveles necesitó de la inyección de nitrógeno, a temperaturas cercanas a los -70ºC, para enfriar las capas. La inyección de dicho nitrógeno se hace desde un depósito exterior, a través de conducciones específicas hasta los subniveles donde se explotaba el carbón, o aprovechando la red de aire comprimido que recorre toda la estructura de un pozo minero. Así pues, lo más costoso y problemático, como es la red de distribución ya estaría construida, y la infraestructura (pozo minero), solo necesitaría de adaptación.

Por otra parte, la continua implementación de medidas de protección frente a explosiones en la mina, lo que se denomina “protección ATEX”, permite la construcción sencilla de salas que posibilitarían una rápida y sencilla ejecución de ubicaciones perfectamente asimilables a las ‘freezer farms’, “con lo que tendríamos otro elemento fundamental en esta cadena logística, a lo que debemos añadir las posibilidades inigualables, de los pozos mineros, como infraestructura para almacenes de alta seguridad”, declaran desde la organización sindical.

“Hemos señalado, en repetidas ocasiones, que son necesarios nuevos métodos y medidas, como la creación de una reserva estratégica de productos sanitarios esenciales, para afrontar los nuevos retos y situaciones a los que estamos expuestos como sociedad”, y que para el SOMA-FITAG-UGT, “la reindustrialización de las comarcas mineras es una causa de estado”.

En este sentido, y en relación a la creación de una reserva estratégica de productos sanitarios y medios para afrontar catástrofes, el sindicato recuerda que Hunosa dispone de terrenos y edificios que pueden utilizarse como base de una de esas reservas.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”309020″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

En este momento en el que las compañías de logística han comenzado a dar los primeros pasos y a realizar inversiones, “creemos convencida y firmemente en la necesidad de que se instale en Asturias, en el Pozo Santiago, una reserva estratégica de material sanitario, medicamentos y equipos; a lo que se puede unir una infraestructura para albergar vacunas para afrontar la pandemia Covid-19″, afirman desde la organización sindical.

La compleja situación que ha dibujado el coronavirus implica profundos cambios que incluyen un acelerado refuerzo en la prevención de catástrofes y en la previsión y modo de afrontarlas. Nada volverá a ser igual en las relaciones sociales o económicas, por no contar con las transformaciones que experimentarán las estrategias de los países para afrontar emergencias de cualquier tipo o la lucha contra la actual o futuras pandemias.

“Asturias y, en especial, las comarcas mineras tienen que estar en primera línea de esa nueva estrategia de refuerzo de las capacidades europeas y nacionales de respuesta a emergencias, y desde el SOMA-FITAG-UGT no vamos a cejar en el empeño”, sentencian desde la agrupación minera.

 


- Publicidad -