jueves, 2 febrero 2023 12:50

Correos se gastará 2M€ en reformar su nueva sede en el barrio de Salamanca

Correos desembolsará hasta 2 millones de euros en reformar el que será su nuevo cuartel general, en el número 19 de la madrileña calle de Conde Peñalver, en pleno barrio de Salamanca. El proyecto de renovación, que han firmado los arquitectos Agustín Marco Ortega y Fernando Soriano Gil-Albarellos, se iniciará previsiblemente a comienzos de 2021 y tiene como objetivo último el de acondicionar un edificio con casi 100 años de vida para el uso cotidiano de los más de 1.200 empleados que trabajan en el corazón de la compañía.

Tras meses de estudio, la empresa postal del estado ha optado por dejar atrás su anterior sede en el número 7 de la Avenida de Dublín, propiedad del Grupo Monthisa, para optimizar su estructura de gasto. La decisión se enfoca dentro de un plan más profundo de eficiencia. En este caso, el ahorro que estima Correos ronda los seis millones de euros al año, según explicó La Información. Una cifra que la firma pretende alcanzar por dos vías: por un lado, gracias a la ausencia de un pago por alquiler, dado que el edificio es de su propiedad. Por otro, por el menor gasto en suministro y mantenimiento al ser un edificio más pequeño.

Así, Correos pasará de los 26.000 metros cuadrados que posee el imponente edificio situado en Campo de las Naciones a los cerca de 6.000 que posee la denominada (actualmente) Escuela Oficial de Comunicaciones. Una extensión más acorde para los tiempos que corren, donde se va imponiendo el teletrabajo, y menos costosa de mantener. El único problema será el de optimizar al máximo un edificio antiguo, en especial, en materia de ahorro energética y de usabilidad para sus cerca de 1.200 empleados durante gran parte del año.

CORREOS PLANEA TENERLO TODO LISTO EN 2022

La firma estatal sacó a concurso «la contratación de la ejecución de la obra» la semana pasada y mantendrá abierto el proceso público para recibir las licitaciones durante todo el mes de noviembre. A partir de entonces, si el proceso prosigue con normalidad, Correos deberá decidir cuál es la oferta y, posteriormente, la previsión es la de arrancar las obras a comienzos del año que viene. El objetivo último es que todo pueda estar listo de cara al 2022, año en el que finaliza el contrato de alquiler con el Grupo Monthisa, para iniciar su nueva andadura.

El gran reto será el de convertir un edificio con casi 100 años en una sede multifuncional que dé cabida a 1.200 empleados. Una construcción que, además, cuenta con una serie de insuficiencias manifiestas. De hecho, el Ayuntamiento de Madrid remitió a la propia Correos en 2013 un informe de deficiencias que tenía la construcción. El equipo técnico del consistorio puso especial énfasis en los incumplimientos en materia de seguridad frente a riesgos como incendios, la accesibilidad, así como otras intervenciones en las instalaciones que afectaban al ruido.

EL PROYECTO IMPIDE CAMBIOS EN LA FACHADA

Por ello, una parte importante del acondicionamiento y las reformas que prevé hacer la firma postal en el edificio están enfocadas en facilitar la accesibilidad del edificio. La propuesta empieza por la entrada principal, en la que se cambiarán los tornos y se ampliarán los accesos. Aunque también incluye otros elementos básicos como la de agrandar o incorporar nuevas salidas de emergencia. Además, se reformará el Patio Central, que contiene goteras, el salón de actos, la distribución de los despachos en las plantas altas para dar cabida a la cúpula de la firma o el sótano el cual se reformará para cambiar sus atribuciones.

Así, el grueso del presupuesto económico se gastará principalmente en la obra civil, que tiene asignado 397.000 euros, y en la remodelación de las instalaciones, con una dotación de 750.000 euros. Aunque lo que sí que no se tocará es la fachada exterior. En concreto, el desglose del contrato señala que «no es autorizable» la modificación de la fachada que suponga «un impacto negativo para el edificio o el paisaje urbano». Una especificación que se debe al valor histórico de la construcción, por lo que debe mantener la armonía con el resto de los edificios de la zona.


- Publicidad -