viernes, 15 octubre 2021 22:49

Cómo comprar en Ikea y no morir en el intento

Ikea se ha transformado en todo un fenómeno de los muebles baratos y de calidad, así como de la comida y otros productos que causan furor en todo el mundo. Pero si hay algo que caracteriza a Ikea es la forma en la que dirigen a todas las personas por todo el circuito de la tienda hasta llegar al final, donde realmente coges los muebles del almacén.

Esto puede desesperar a muchos, pero tiene un objetivo. De esa forma, se obliga a todos a que pasen por toda la exposición y, en muchos casos, se llevarán algo más de lo que realmente querían en un inicio. Una estrategia meticulosamente estudiada, pero que no gusta a todos. No obstante, las instalaciones de Ikea está bastante bien adaptadas y no representan serios problemas para los que tienen algún tipo de dificultad…

Trucos y atajos para comprar en Ikea

La cita en Ikea

ikea productos

Una vez ya lo tienes todo claro, el siguiente paso es ir a por lo que necesitas, o esperar a que te lo traigan a casa (según modalidad elegida).

Si optas por la modalidad de compra online, tienes que tener muy claro las zonas a las que reparten desde el Ikea más cercano. Y si optas por la modalidad presencial, también tienes que conocer dónde se encuentra el Ikea más cercano (si aún no sabes dónde está). Para poder comprobar todo esto, puedes acceder a esta web de de la empresa sueca, donde localizar las tiendas de tu región y las zonas a las que reparten.

Para la modalidad online no tienes ningún tipo de barrera, pero si has optado por la presencial, entonces deberías considerar otra cosa importante, y es el horario y el día en el que acudes. Algunos días hay mayor movilidad, y ciertas franjas horarias tienen mayor afluencia de clientes y más colas. Si quieres ir lo más rápido posibles, evita esos momentos.

Para ello puedes acudir en los horarios de mayor tranquilidad, como las horas próximas al mediodía de lunes a jueves laborales. En esos momentos o están comiendo o están trabajando, por lo que no habrá demasiada gente en los almacenes. Los viernes y sábados o festivos suelen ser los peores.


- Publicidad -