domingo, 5 diciembre 2021 6:29

Wamos Air confía su despegue a la vuelta de los cruceros

Aunque con la actividad reducida al mínimo, aviones hibernados y más de la mitad de la flota en tierra, Wamos Air prepara su despegue con la mirada puesta en la reactivación de uno de sus principales clientes: los cruceros. La aerolínea española se mantiene en “permanente contacto” con Royal Caribbean y “muy pendiente” de cuando reanudarán la actividad otros operadores de cruceros. Fuentes del sector apuntan a que “podría ser en un par de meses”, un plazo que “supondría un importante balón de oxígeno para este invierno”, según fuentes cercanas a la dirección de la compañía.

La antigua Pullmantur Air, que actualmente forma parte de Wamos Group, propiedad de la sociedad Andros y Royal Caribbean Cruises, observa con expectación la evolución del turismo flotante. En cuanto los cruceros inicien su regreso, aunque sea de forma progresiva, volverán a demandar los servicios de la aerolínea para transportar a sus trabajadores desde sus países de origen, principalmente Filipinas e Indonesia.

Aunque los expertos consultados no se atreven a poner fecha para esa esperada vuelta de los cruceros, que supondría un beneficioso impacto para el sector del turismo, las estimaciones apuntan a un plazo aproximado de dos meses, período por el que también apuestan los directivos de Wamos Air que confían el principio del fin de su inactividad a la reactivación de la demanda en este segmento, tal y como ha podido saber MERCA2.

Antes de la irrupción del coronavirus, Wamos Air llevaba más de 15 años prestando servicio a los pasajeros de Pullmantur Cruises, volando a ciudades de embarque tanto en Europa como en el Caribe. Adicionalmente, realiza un volumen importante de vuelos para empresas que quieren mover grandes cantidades de clientes o empleados de una ciudad a otra en cualquier parte del mundo. Estos son conocidos como “vuelos de incentivos”.

Perteneciente al Grupo Wamos, la aerolínea fue fundada con el nombre de Pullmantur Air en 2003 para potenciar la expansión del Grupo Pullmantur en el mercado de cruceros en España, donde ha llegado a ser líder con el 40% de cuota de mercado, garantizando así el transporte aéreo de los pasajeros, tanto del producto vacacional de Caribe como de Cruceros.

REINVENTARSE O MORIR

Desde el minuto uno desde que se declarara la pandemia Wamos Air no ha cejado en su empeño por reinventarse y buscar nuevas fórmulas para subsistir, en un sector tremendamente complejo como el de la aviación comercial que dificulta la reconversión total en el corto plazo, pero además «donde un error de rumbo puede tener consecuencias muy duras e irreversibles», en criterio de la dirección de la aerolínea.

La dedicación ha sido infatigable y el objetivo claro en todo momento: conservar la viabilidad de la compañía a medio y largo plazo. Wamos Air ha construido su presente y diseñado su futuro desde el peor de los escenarios de su actividad wet lease y con el hándicap de que los vuelos al Caribe están lejos de retomarse.

Ante un escenario de turismo hundido a nivel global, la estrategia de la aerolínea se ha basado en reducir costes y proteger la caja todo lo posible, incluyendo un ajuste de personal y la aplicación de un ERTE el pasado mes de julio. Fuentes conocedoras de la situación han declarado a MERCA2 que, por primera vez en su historia, la compañía ha pedido ayuda a los lessors -propietarios de los aviones- que han respondido de forma satisfactoria debido a la  trayectoria y reputación de la aerolínea en la industria.

Precisamente en esta supervivencia en tiempos revueltos, el transporte de miles de pasajeros y tripulantes de cruceros a lugares recónditos ha sido parte de la escasa demanda existente a la que ha dado cobertura la compañía. La aerolínea se ha visto también transformando aviones comerciales en cargueros en tiempo récord, cuando todavía el segmento de carga no estaba masificado.

EL FUTURO DE LA FLOTA

La salida de la crisis pasa por un plan de ajustes y de reducción del tamaño de la compañía. Con el propósito de conseguir una adaptación rápida de cara a la actual y futura demanda, Wamos Air trabaja en la devolución de, al menos, cuatro aeronaves en los próximos meses. Además la compañía está negociando el retraso de otras dos unidades que tendrían que haber entrado en el Certificado de Operador Aéreo -AOC, por sus siglas en inglés- de la compañía este año.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»389190″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Varios aviones hibernados y casi la mitad de la flota aparcada en el aeropuerto de Ciudad Real con un coste de parking un 80% inferior al de la base habitual son otras de las consecuencias de la crisis que ha tocado de lleno al sector de la aviación comercial.

En este sentido, fuentes cercanas a la compañía aseguran que desde el equipo directivo se trabaja “sin descanso” para “vigilar los costes y la liquidez de la compañía” y que continuamente “se busca y analiza cualquier oportunidad que pueda surgir en el mercado”, puesto que la actividad no se ha paralizado por completo, pese a haberse reducido a niveles desconocidos en la aerolínea.


- Publicidad -