martes, 7 diciembre 2021 12:24

Sareb esquiva las críticas y continúa con su inversión de 2.200 M€

La sociedad gestora de los activos inmobiliarios procedentes de la banca, Sareb, no tiene constancia de la denuncia interpuesta por la asociación de promotores alicantinos Provia contra la creación de Árqura Homes, la nueva promotora de la entidad. E insiste en que es “razonable” que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) lo haya rechazado.

En declaraciones a MERCA2, desde Sareb aseguran que no tienen información acerca de esta denuncia de los promotores alicantinos, que acusan a Árqura Homes, participada en un 10% por el fondo Värde, de competencia desleal por el gran volumen de nuevas viviendas que va a promover la entidad.

De hecho, Árqura Homes prevé levantar 17.000 viviendas en España con una inversión de 2.238 millones de euros hasta 2027. Pero la entidad insiste en que estos inmuebles se repartirán por toda la geografía española, y solo 204 se levantarán en la provincia de Alicante, 282 en Castellón y 947 en Valencia, lo que no debería desencadenar una “guerra de precios”.

LA CNMC APOYA A SAREB

Desde la compañía que dirige Jaime Echegoyen insisten en que no tienen constancia de esta denuncia, y no les han notificado el hecho. Además, Sareb ve “razonable” que la CNMC le de la razón, ya que tiene “total ánimo de colaborar”. Además, recuerda que trabajan con promotores locales para contribuir en un mayor dinamismo de la economía.

Así, Competencia ha descartado abrir expediente a la nueva sociedad creada por la Sareb en asociación con el fondo Värde, respaldando de este modo el desarrollo de su negocio. En este sentido, la entidad española defiende que su posición es de «absoluta colaboración con el sector inmobiliario», y recuerda que “Sareb está invirtiendo para desarrollar nuevos proyectos y vender a mejor precio”.

De hecho, Sareb lanzó a mediados de 2019 Árqura Homes, un Fondo de Activos Bancarios (FAB) a través del que la compañía lleva a cabo la gestión y promoción de una parte de su cartera de proyectos residenciales en diferentes zonas del territorio español.

La compañía ha traspasado a este FAB en el momento de su creación una serie de activos por valor de 811 millones de euros, entre los que se encuentran promociones –tanto paradas como en curso– y suelos.

Fue a principios de 2020 cuando Sareb recibió la autorización de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para la adquisición de control conjunto por el fondo Värde Partners sobre Árqura Homes, que ha pasado a ser socio minoritario con una participación del 10% de los títulos emitidos por el FAB.

De hecho, Árqura engloba gran parte de los nuevos desarrollos, según informan desde Sareb, y es Aelca el encargado de la gestión y comercialización de las viviendas. Con la inmobiliaria pretenden generar valor en la cartera de activos recibida para recuperar el valor de los préstamos y vender «de forma eficiente» los inmuebles, así como pagar la deuda avalada por el Estado.

Hay que recordar que Sareb fue creada en 2012 con un plazo de 15 años con la misión de gestionar y desinvertir de manera eficiente la cartera de activos financieros e inmobiliarios de las nueve entidades financieras que recibieron apoyos públicos: BFA-Bankia, Catalunya Banc, Novagalicia, Banco Gallego, Banco de Valencia, BMN, Liberbank, Caja 3 y CEISS.

SAREB SE MUDA

Por otro lado, Sareb continúa con su estrategia de ahorro y decidió no renovar el contrato de alquiler en el edificio que ha sido su sede desde su creación en 2012, ubicado en el número 89 del Paseo de la Castellana, propiedad de Corporación Financiera Alba.

Desde la entidad española explican a este medio que han renovado anualmente el contrato de arrendamiento en los últimos años, pero el precio ya no les convence y trasladan su sede a un edificio propio.

En concreto, se trata de un edificio en la Calle Costa Brava número 12, en el barrio de Mirasierra, que actualmente se está rehabilitado para adaptar las instalaciones a las necesidades de la compañía. Además, han tenido que revisar las obras para incluir nuevas medidas sanitarias con el objetivo de evitar un posible contagio del covid-19.

Desde Sareb aseguran que la mudanza será inminente, antes de que finalice el año, ya que expira el contrato de arrendamiento que tienen con Corporación Financiera Alba.

Además, en la compañía ya tenían instaurada la política del teletrabajo, y ofrecen la posibilidad de trabajar en remoto una vez a la semana, por lo que el nuevo edificio contará con un aforo más limitado.


- Publicidad -