domingo, 5 diciembre 2021 21:32

Los clientes de Dentix estallan: denuncias, manifestaciones y reto a las financieras

La gota ha colmado el vaso. Tras meses de abandono, los clientes de Dentix salen a la calle para protestar por el trato recibido por parte de la compañía. La empresa que presenta graves problemas financieros, actualmente en preconcurso de acreedores, utilizó la excusa de la pandemia del covid-19 para cerrar sus clínicas. Ahora, cerca de tres meses después siguen con el persiana echada y sus pacientes empiezan a temer que no abrirán nunca más, lo que significará perder su dinero. Por último, no solo apuntan a la «vergonzosa» actitud de la firma, sino que también señalan a su fundador, Ángel Lorenzo Muriel, y a las financieras de sus tratamientos.

«Llamé desesperada por unos dolores insoportables, pero la respuesta que obtuve fue que si tenía dolor me tomase un paracetamol y sino que acudiese a una clínica privada», relata una actual clienta a Merca2 sobre el trato de Dentix. «Encima por correo electrónico», estalla ante la situación que se ha vuelto insostenible. La razón es que durante el estado de alarma la firma no ha abierto una sola clínica para atender las urgencias. La firma se excusa en que «sigue las recomendaciones realizadas por las autoridades sanitarias», pero en realidad simplemente miente, ya que la gran mayoría de clínicas odontológicas sí abrían para urgencias.

El escenario pasó del gris al negro a principios de mayo. El inicio de la desescalada trajo consigo la vuelta a la normalidad para los dentistas en toda España. Entre ello, los pequeños autónomos, las firmas privadas o las más grandes como Vitaldent procedieron a abrir sus locales atendiendo a las normativas sanitarias. Aunque, Dentix decidió, o no pudo abrir por falta de pulmón económico, mantener sus clínicas cerradas. Un hecho que terminó por encender a los clientes a medida que pasaban los días y no podían acudir ni a una urgencia.

LA FINANCIERA PEPPER EN EL PUNTO DE MIRA

La desconfianza fue en aumento a medida que la desescalada seguía su curso y no había noticias de la compañía. De hecho, se puso un teléfono gratuito para atender a las incidencias que fue totalmente colapsado. «Estuve enganchado al teléfono más de una hora y no me contestaron», relata un afectado. Otros muchos, han vivido una situación similar en la cerca de 60 minutos en espera no obtuvieron ninguna respuesta. Por todo ello, los pacientes se han puesto en marcha y han decidido tomar las calles, en la medida de lo posible, para exigir una devolución de su dinero.

Para ello, no solo saldrán a la calle, sino que ya están movilizando centenares de demandas individuales y colectivas para enfrentar la situación. Pero, los destinatarios de tal aluvión de denuncias no será solo Dentix, sino que recaerá también en las firmas que financiaban los tratamientos y cuya cuantía es muy elevada. En principio, aparecen algunos de los bancos españoles, pero un nombre sobresale por encima del resto: Pepper Money, la financiera de cabecera de Dentix.

Pepper Money es un compañía financiera que pertenece al entramado del gigante KKR, según explican fuentes cercanas a Merca2. «Es una de las distintas firmas asociadas a Dentix que sirven para financiar los tratamientos más costosos y que no pueden pagar sus clientes en efectivo», señalan. La realidad es que trabaja en España a través de una compleja red de créditos y matrices que terminan en una firma australiana. Curiosamente, ese firma residente en Australia es la que tiene los derechos de cobro sobre dichos créditos y en 2018, las últimas cuentas presentadas, superaban los 220 millones.

TAMBIÉN SE PREPARAN DENUNCIAS POR MALA PRAXIS CONTRA DENTIX

Los clientes no son los únicos que han dado un paso al frente, sino también los propios empleados. En su caso, han remitido a los juzgados distintas demandas por «mala praxis», según señalan fuentes cercanas. El objeto de la denuncia tiene un largo recorrido, desde hace años se han levantado voces en contra de la firma por este tipo de actuaciones, que explican que se intentaban realizar tratamientos caros aunque resultaran perjudiciales. Por ejemplo, se colocaban implantes a personas mayores o fumadores cuando no es lo recomendado, pero si lo más costoso.

En este sentido, las miradas se centran en el facilitador de piezas y prótesis del grupo, Laboratorios Alchi. Una compañía con unas particularidades muy pronunciadas: en primer lugar, está a nombre del padre del fundador de Dentix, Lorenzo Chiscano de la que cobra 352.000 euros. Por otro, que ha recibido más de 41 millones de euros entre 2013 y 2018, aunque muchas veces los pagos y facturación no coincidían. Por último, llama la atención la edad del patriarca que supera los 72 años y sigue al frente.

Por último, los empleados no solo darán batalla judicial por mala praxis, sino también por motivos económicos. A la fecha de este miércoles 27 de mayo la gran mayoría todavía no han cobrados los atrasos que se les debía. Además, se encuentran en una situación de manifiesta debilidad al estar su gran mayoría en ERTE forzoso. En definitiva, el milagro que esperaban clientes y empleados de Dentix parece cada vez más lejano, mientras que los fantasmas de estafa de iDental o Fannydent están llamando a la puerta.


- Publicidad -