martes, 28 septiembre 2021 18:17

Vodafone exprime series y móviles en su particular escalada

Vodafone ha comenzado a ver la luz al final del túnel. Aunque ahora, una vez que los datos empiezan a arrojar cifras menos malas que hace meses, habrá que lidiar con la crisis de consumo que dejará el coronavirus. Pese a todo, el operador rojo no se mueve de su estrategia planteada hace varios trimestres.

En concreto, la compañía dirigida por Antonio Coimbra mantiene su apuesta por los contenidos audiovisuales y la movilidad, todo ello con una estructura más ágil. De hecho, en este segundo apartado es donde la compañía, gracias en parte al bajo coste de su firma Lowi, está consiguiendo volver a recuperar clientes.

Así, según los datos filtrados de portabilidades del último mes de abril, Vodafone mantendría un saldo positivo en el segmento móvil. No así en la parte fija, donde las restricciones derivadas del Estado de Alarma no permiten un desarrollo normal. El problema es que rascar un puñado de clientes a Movistar y Orange no saca del apuro al operador rojo. Pero algo es algo, y no solo en España.

Así lo refleja el último informe sectorial de Bloomberg al que ha tenido acceso MERCA2, y que estima que a nivel de grupo Vodafone tendrá una cifras mejoradas con respecto a trimestres anteriores cuando anuncie los próximos resultados anuales dentro de unos días (tiene un ciclo fiscal distinto). De igual manera, el informe concluye que Italia y España son las regiones donde se prevé que la mejora, esto es recortar la caída de ingresos en la que lleva sumergida más de un año, sea la menos pronunciada de la serie.

VODAFONE LIGERA

Bajo esta perspectiva, el informe también sugiere que los cambios llevados a cabo en la filial española en el último año, sobre todo en lo que respecta al adelgazamiento de la estructura corporativa, empezarán a notarse. Algo que en lo que Antonio Coimbra lleva insistiendo desde que se planteara el último ERE a la compañía.

De esta manera, tal y como detalla el directivo portugués hace unos días en una entrevista al diario Expansión, los procesos de digitalización que ha llevado a cabo la empresa empezarán a notarse. Algo, añade el informe, que será clave para la recuperación definitiva de Vodafone.

Y en esta recuperación, como muestra en sus acciones comerciales, el operador de origen británico mantiene su apuesta por las series y la paquetización de sus canales con precios muy competitivos. Del mismo modo, su estrategia móvil, tanto en la venta de dispositivos como la asociación a sus tarifas 5G, serán también la palanca de cambio en los próximos meses.

COIMBRA NO QUIERE 5

Sobre futuro, el CEO de Vodafone también se refirió en la entrevista concedida al periódico económico. En concreto, al asunto de la competencia en el mercado y su consolidación. Plasmó su desacuerdo en que España vaya a tener cinco operadores próximamente a nivel nacional; algo, argumenta, que viene bien a que los precios sean más bajos, pero que termina dañando la capacidad inversora de las empresas.

No obstante, resulta paradójico que Coimbra, así como el resto de principales directivos de las telecos, señalen que el mercado no se puede sostener con cinco grandes compañías operando a nivel nacional, pero no aclaren cuáles de ellas se verán envueltas en procesos de fusión, como sucede ahora mismo en Reino Unido.

Así, desde hace meses se contemplan múltiples opciones. MásMóvil en el centro de todas las miradas, pero sin nada claro. Telefónica se puede descartar, puesto que cualquier movimiento del exincumbente le otorgaría una posición dominante tanto en fijo como móvil. ¿Y Vodafone? Los últimos rumores que le situaron siendo comprado por el operador amarillo levanto ampollas dentro de la empresa, que negó rotundamente esta posibilidad.

Por lo tanto, parece que la compañía tiene planes de seguir en solitario. Para ello los próximos trimestres serán fundamentales. Y no valdrá solamente con ganar unos cuantos miles de usuarios móviles o vender dispositivos asociados a tarifas. Vodafone, al contrario que Orange y Telefónica con los seguros o la banca, no quiere diversificar el negocio potencialmente. Por lo tanto, está obligada a que el Arpu (rentabilidad por cliente) aumente de manera natural; es decir, que los abonados paguen más en sus facturas o tengan más servicios. ¿Será capaz?


- Publicidad -