lunes, 27 septiembre 2021 9:38

Sin vacaciones ni casa nueva: la vida de los españoles marca la economía

Este fin de semana, por fin, millones de españoles han podido dar un paseo por la calle. La ansiada «nueva normalidad» parece más cerca. Sin embargo, la «nueva economía» -sea cual sea- todavía está muy lejana. Así lo ven los españoles, cuyas expectativas de gasto en vacaciones o la compra de una nueva vivienda no está contemplada próximamente.

Así se descubre en el informe ‘Deconstruyendo al consumidor’, elaborado por EY-Parthenon, la división de consultoría estratégica de EY (antes Ernst & Young) que analiza el comportamiento actual y futuro de los consumidores de nuestro país. Una de las principales conclusiones tiene que ver con partidas de gasto importante para la economía familiar, como son el acceso a la vivienda y las vacaciones.

La encuesta, realizada entre el 15-17 abril (plena crisis del covid-19), arroja una cifra nada esperanzadora para el sector turístico en su conjunto. Un 44% de los españoles tiene pensado aplazar las vacaciones o, directamente, suprimir el gasto de este tipo de actividades durante este año. Tan solo un 22% tiene pensado ejecutar sus planes como si no hubiera existido el coronavirus. Unas cifras que, sin duda, preocupan al sector hotelero que además no ha recibido con gran entusiasmo las primeras fases de desescalada.

Pero no es el único gran gasto que los españoles han descartado de manera masiva. En el informe de EY, la compra de vivienda también queda relegada. Un 47% de los españoles, y se entiende que sobre la base de quienes tienen la necesidad de encontrar una nueva casa, no tienen pensado ejecutar estos planes o, como mínimo, los pospondrán para más adelante. Así, otra muestra más del golpe que sufrirán algunos sectores, como en este caso el inmobiliario.

UNA NUEVA Y DURA REALIDAD

Este pesimismo también se traduce en las perspectivas económicas de los hogares españoles ya que el 59% prevé que sus ingresos económicos se reducirán en los próximos meses, de hecho, hay un 9% que asegura no contar con recursos actualmente.

La situación es mucho más acusada entre el colectivo de autónomos con tres de cada cuatro que afirman que han visto afectado su negocio, de los que el 25% declara no tener ingresos en estos momentos. Además, un 75% de los trabajadores por cuenta propia que hemos consultado piensan que su situación va a empeorar en los próximos meses.

“Esta percepción tiene un claro impacto en el consumo ya que más de la mitad de los entrevistados han reducido, pospuesto o suprimido gastos no estrictamente necesarios”, explica David Samu, socio responsable de EY-Parthenon para quien el verdadero reto es “que nos encontramos ante un cambio estructural en el modelo de consumo y que su reactivación y la recuperación de ciertas costumbres va a ser lenta y gradual. De hecho, como recoge el informe, los consumidores condicionan algunas actividades que antes eran habituales a la disponibilidad de una vacuna”.

CAMBIOS, CAMBIOS, CAMBIOS…

El 70% de españoles consultados comienzan a interiorizar que su realidad social y escala de valores está cambiando de forma estructural. Así, la mitad de ellos reducirá y estrechará su vida social, bien disminuyendo su asistencia a actos o limitando sus relaciones a su círculo más cercano. El 50% restante espera mantener su actividad normal, eso sí, siguiendo las normas que se aprueben por las autoridades.

En este sentido, los españoles aceptan de manera mayoritaria (90%) el uso de mascarillas y la limitación de aforo en los espacios comerciales para limitar la propagación del virus. La implantación, por ejemplo, del pasaporte inmunológico o la utilización de aplicaciones de geolocalización también son apoyados por los encuestados, aunque en un porcentaje menor, del 79% y 71%, respectivamente.


- Publicidad -