domingo, 5 febrero 2023 0:00

El Ibex ya es el peor índice en la pandemia

Probablemente, no le sorprenda a mucha gente sea inversora o no, pero el Ibex ya es el peor índice en la pandemia del covid-19. Quién lo hubiera adivinado. Más si cabe, viendo que aquellos que la gestionan no son capaces de discernir si hay mayor riesgo en dar paseo con los niños o meterlos en un supermercado. Aunque, el desconsuelo para el inversor español no acaba ahí. Si quisiéramos podríamos poner el contador en lo que va de 2020, en el último año natural o incluso cinco años atrás y (¡oh sorpresa!) la Bolsa española sigue siendo la peor. Además, con mucho margen.

El 19 de febrero se recordará como una fecha clave para las bolsas de todo el mundo. Curiosamente, sin que en ese momento o ni siquiera los días después los inversores fueran realmente conscientes de ello. En ese momento, el Ibex, el Cac francés, el Dax alemán o el S&P 500 estadounidense marcaron máximos, algunos acariciaron cifras históricas, para después iniciar una caída a plomo. ¿Por qué ese día? No se sabe muy bien la razón, aunque ya las noticias eran pesimistas. Así, un día antes se suspendió el Mobile World Congress y ese mismo 19 Rusia bloqueó la entrada a los ciudadanos chinos.

Aun así, hasta bien entrado marzo era imposible saber la dimensión, como ha repetido el Gobierno de Pedro Sánchez. Y el que diga lo contrario, no miente, pero se enfrenta a que le incluyan en la lista negra. Por ello, diremos eso de que ‘la actuación no rápida del Ejecutivo’ ha terminado provocando lo evidente: que la economía española es la que más va a caer, como ratifica el FMI, y su indicador adelantado, el Ibex, lo terminaría reflejando tarde o temprano. Aun así, el Mib italiano ha sido un rival difícil de batir.

EL IBEX LIDERA LAS PÉRDIDAS (DA IGUAL CUANDO LEAS ESTO)

La única certeza económica que tienen los expertos a día es que el sur de Europa será la región más castigada, como atestigua el indicador adelantado de la Bolsa. El Ibex se deja desde los máximos alcanzados el 19 de febrero, tocó los 10.083 puntos, más de un 34,4% frente al 33,8% del índice italiano. Por su parte, las otras grandes bolsas europeas han limitado más el impacto. Por ejemplo, el Cac se desploma desde entonces casi un 28% y el Dax limita la caída hasta el 24%.

Dadas las cifras, alguno podría imaginar que visto así, tampoco parece tan malo. Al final, son unas décimas frente a Italia y quizás vengan explicadas porque meses antes la Bolsa española subió más. Una afirmación legítima a la que se puede responder riendo o llorando. Incluso, ambas. Si en lugar de medir desde el 19 de febrero lo hacemos desde principios de año, la diferencia se dobla: el Ibex 35 suma cerca de 1,6 puntos porcentuales de caída más que el italiano. En el caso francés y alemán se mantiene la diferencia en casi 5 y 8 puntos porcentuales, respectivamente.

Pero, la cosa no acaba ahí. A medida que atrasamos el reloj las diferencias son más abultadas. A un año natural, el Ibex se deja algo más de un 30% frente al 22% del Mib, el 21% del Cac o el 15% del Dax. Ahora, la pregunta más dolorosa: ¿Si lo medimos respecto a cinco años? (para aquellos con estómagos sensibles, seguir leyendo más adelante). Para los valientes, la respuesta es que el desplome de la Bolsa española, de un 42%, ha sido casi el doble que la italiana (-28,24%), y prácticamente el triple que la francesa (-16%) o la alemana (-14%).

NI LAS EXCUSAS DEL SUR NI LOS DIVIDENDOS EXPLICAN TAL DEBACLE

Una vez que se ha comprobado que el largo plazo es todavía más deprimente, ahora hay que estudiarlo con dividendos. Esa típica respuesta de que el Ibex no refleja el pago de dividendos (‘ni rifliji il pigui di dividindis‘). El problema es que si los tenemos en cuenta, mediante el Ibex Total Return, las cifras son todavía peores a corto plazo. Así, tanto desde febrero, como desde que empezó el 2020 como a un año la caída supera holgadamente el 35%. En el caso de a cinco años si reduce su desplome hasta el 34%, pero aun así está lejos del resto.

Bueno, para aquellos defensores de esta ‘gestión no buena’ (por lo de la lista negra), siempre les quedará que el mayor golpe es al sur de Europa. Por aquello, de que el turismo vivirá su peor año en la historia. Aunque en realidad, esa excusa tampoco sirve. La razón es que la Bolsa de Portugal, que también está en el sur de Europa, a no ser que nos corrija Ana Pastor y su séquito, está siendo una de las que mejores resisten. De hecho, el índice portugués es el que menos cae desde los máximos, tan solo un 21%, y es una de las que mejor desempeño tiene en lo que va de año con un derrumbe del 23%.

En definitiva, que quizás eso de gestionar mejor o peor la crisis del coronavirus tenga mucho que ver en la evolución de la economía en los siguientes meses. Pese a que todavía no lo podemos ver, el indicador adelantado de la Bolsa va dictando sentencia a medida que pasan las semanas. Por ello, las de Alemania y Portugal, cuyos gobiernos sobresalen como los mejores, caen menos y las de Italia o España más. En el caso transalpino tienen la excusa de que tuvieron el primer infectado y era más difícil de reaccionar. Pero en España, que ya les superamos, ¿qué excusa vamos a poner?


- Publicidad -