martes, 22 junio 2021 20:04

De la salud a la economía: dónde se esconde el miedo de los españoles

La crisis provocada por el covid-19 es un ente vivo, casi como el propio virus. Las preocupaciones de los españoles desde que se activó el Estado de Alarma a mediados de marzo han ido mutando de manera sustancial. Así, a medida que se acerca el final del confinamiento empiezan a asomar otros miedos.

El mantra difundido por el Gobierno durante los últimos días, en concreto desde el Ministerio de Sanidad, sobre que la curva de contagios se está aplanando, ha relajado la tensión sobre los aspectos sanitarios. Ahora la perspectiva se centra en el corto plazo; y, sobre todo, en el perspectiva temporal a largo plazo. Así lo recoge el estudio semanal que lleva a cabo Havas Media Group (HMG) sobre el contexto del coronavirus en España.

El informe destaca que a medida que el final del confinamiento se ve más cerca, la preocupación por la salud y el colapso sanitario da paso a la inquietud por el futuro a corto y medio plazo. ¿Y después del confinamiento qué? ¿Cuánto durarán los efectos y qué impacto tendrá en la economía, en el empleo, en cada situación personal?

La encuesta para elaborar el estudio se realizó entre el 10-12 de abril, por lo que la perspectiva de la situación habrá potenciado la tendencia. Aunque la realidad ya está marcada: tanto en el estudio llevado a cabo semanalmente por HMG como en otra fuentes consultadas, el diagnóstico es la de unos ciudadanos cada vez más inquietos por esa repercusión económica. Un 54% está bastante o muy preocupado por su puesto de trabajo.

Del mismo modo, y casi relacionado, otros temas que inquietan es que la libertad de movimientos no sea total al final del confinamiento (incluso en la vida cotidiana), que no se pueda viajar con libertad, y hasta las posibles secuelas emocionales (62%). Así, en el mapa de emociones junto con la genérica palabra preocupación, empiezan a aparecer los términos incertidumbre, y también expectación (fruto del deseo de pasar ya a otra etapa y dejar atrás la cuarentena).

Y CÓMO AFRONTAMOS LA REALIDAD

Dentro de la “nueva normalidad” en el consumo de medios, las audiencias siguen más elevadas que en preaislamiento, aunque en esta semana con la apertura al trabajo a más sectores, se observa ya una ligera bajada. La TV baja de los 9 millones de audiencia media diaria y de los 300 minutos de consumo. Siguen elevados los otros usos de la TV: Videojuegos y plataformas de streaming.

Mientras, en internet, el tiempo diario de conexión continúa elevado, aunque el número de páginas vistas se reduce ligeramente, sobre todo fines de semana. Por su parte, la TV sigue siendo el principal medio para informarse de novedades sobre el covid-19, seguido de internet (sobre todo prensa digital, pero también búsquedas y RRSS).

EL VERDADERO PROBLEMA

Aunque en estos momentos lo que de verdad empieza a preocupar, sobre todo quien no ha tenido la desgracia de enfrentarse al covid-19 cara a cara, es la situación económico-social a partir de mayo.

En el estudio de Havas Media Gruop todo apunta a que no se prevé que la “normalidad” llegará de un día para otro, sino que será gradual y bastante larga. En esto tanto estudios de consultoras como Deloitte, como los propios consumidores-ciudadanos coinciden. No esperan la normalidad total en libertad de movimientos hasta julio, aproximadamente.

En segundo lugar, todo los estudios coinciden en que habrá un antes y un después en la actitud mental de los consumidores. Bien provocada por la reflexión de este largo encierro (que lleva a replantearse comportamientos de consumo y de estilo de vida, dejando en evidencia lo prescindible de algunos), bien por el propio contexto económico, que inquieta a muchos y les hace replantear sus gastos.

Aunque aún es pronto para dar datos determinantes, la mayoría de los estudios apuntan a los siguientes cambios de comportamiento frente a la fase pre-covid 19. Por ejemplo, los hábitos relacionados con el consumo de bienes no de primera necesidad disminuirán (ropa, zapatos, beauty…), aunque la compra online ganará en penetración y tal vez ahí estos sectores puedan intentar esquivar algo la bajada.

Así, aunque en un primer momento salgamos con ganas a comer y divertirnos, parece que la reflexión sobre cambio de hábitos  y el temor a las aglomeraciones, implicarán también a medio plazo una disminución del gasto en ocio frente a la etapa pre-covid 19. Asimismo, habrá más preocupación por el cuidado de la salud, más ejercicio físico, etc. También habrá más ahorro y aumento de previsión (seguros, planes…); y  menos viajes (y los que se hagan más locales).

CÓMO ACTÚAN LAS MARCAS

El estudio de HMG también pone el foco en la actuación de las empresas, grandes y pequeñas. En este sentido, las conclusiones aportadas por el informe en España en semanas anteriores, coinciden plenamente con la perspectiva en el resto del mundo.

Los consumidores-ciudadanos reconocen la necesidad de que las marcas actúen de forma concreta para abordar los desafíos sociales planteados por el covid-19, desde proteger el bienestar de los empleados hasta adaptar los productos y precios para contribuir al bienestar común.

Así, el 62% indica que su país no superará esta crisis sin el respaldo fundamental de las marcas y el 55% cree que las empresas están respondiendo de manera más rápida y efectiva que los gobiernos. Sin embargo, el 71% advierte que, si perciben que una marca se aprovecha de la crisis en su propio beneficio, perderán su confianza en ella para siempre.

Coronavirus en España [Estudio completo];

Cómo responden las marcas [Estudio completo]


- Publicidad -