martes, 22 junio 2021 20:02

Los centros comerciales en pie de guerra: reclaman un plan de ayudas

El sector comercial tenía puestas todas sus esperanzas en el Consejo de Ministros celebrado este pasado martes. Esperaban que el Ejecutivo aprobara un plan de ayudas dirigido a este sector, tras quedarse fuera de las medidas extraordinarias aprobadas para el sector del alquiler la semana pasada. Pero tendrán que esperar.

El Gobierno aprobó una moratoria en el pago del alquiler, pero solo del sector inmobiliario, dejando de lado a los comerciantes que siguen pagando la cuota mensual sin tener ingresos tras decretarse el Estado de alarma.

Cada vez son más los empresarios que intentan pactar con su casero para una quita en el precio del alquiler, o una moratoria, hasta que puedan abrir sus tiendas, con el objetivo de evitar el impago o reclamar judicialmente.

Sin embargo, fuentes del sector consultadas por MERCA2 aseguran que algunas firmas no podrán soportar mucho más tiempo esta situación, tras un fallido intento de acuerdo con su arrendador, y un colchón de ahorro escaso para soportar varios meses con gastos fijos y cero ingresos.

Algunas empresas ya han decidido de forma unilateral no abonar el pago del alquiler hasta que no puedan abrir sus tiendas. Es el caso del Grupo Alsea, propietaria de marcas como Vips, Gino´s o Starbucks, que no ha pagado la cuota de abril a sus caseros.

DISPUTAS ENTRE COMERCIANTES

Según ha podido saber este medio, algunas empresas se quejan de que siguen pagando una cuota mensual en concepto de gastos comunes como limpieza o seguridad en los centros comerciales.

El asunto es que casi la totalidad de centros comerciales continúan abiertos para garantizar la apertura de las tiendas decretadas esenciales, como es el caso de alimentación, quioscos de prensa, estancos, farmacias o tiendas de animales.

Pero ya hay algunas marcas que se han quejado de tener que pagar el gasto de luz, climatización o limpieza en estas semanas que están todas las tiendas cerradas, y defienden que “lo lógico” es que ese gasto corra a cargo de los locales que han podido abrir.

AYUDAS AL ALQUILER Y EXENCIONES

Por su parte, desde la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC) reclaman al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que apruebe una batería de medidas para minimizar los efectos en un sector que, junto al turístico y el hotelero, son los que más están sufriendo el impacto de esta crisis. 

En concreto, para garantizar la supervivencia del sector que emplea a más de 730.000 profesionales, exigen medidas de carácter fiscal, otras relacionadas con aspectos laborales y también ayudas para la reactivación de la actividad comercial.

Entre las medidas que solicitan, destacan las ayudas a los inquilinos para el pago de los alquileres, con medidas de crédito fiscal y reducción de impuestos sobre su actividad.

También reclaman la exención de cuotas de la Seguridad Social y la flexibilización de los requisitos para acceder a los avales asegurados por el ICO, todo ello para garantizar la liquidez de los operadores.

Además, otra de las exenciones que reclaman es de impuestos y tasas ligados a la actividad de los centros y parques comerciales, así como deducciones fiscales para los propietarios que aplacen o bonifiquen rentas. 

Por último, piden la agilización en la tramitación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), así como la flexibilización en la reincorporación de los trabajadores, una vez se produzca la apertura del comercio, para que pueda ajustarse al ritmo de recuperación del consumo.

PRESIÓN PARA EL GOBIERNO

Por su parte, el Ministerio de Industria intenta encajar las piezas para cubrir tanto las necesidades de propietarios como de inquilinos. Los expertos apuntan a que lo más lógico sería aprobar medidas relacionadas con el alquiler, como una moratoria del pago de las rentas durante el Estado de alarma, y un posterior fraccionamiento del pago de un año, como mínimo.

Pero los datos arrojados por la Asociación Nacional Grandes Empresas de Distribución (Anged) generan aún más tensión en el sector: prevé que en los cerca de dos meses que estarán cerradas las tiendas no alimentarias en España se perderá más que en toda la crisis de 2008-2013, cuando el consumo cayó el 35%, y apuntan a una caída de hasta el 50% en las ventas.

Desde Anged reclaman medidas urgentes, ya que “para salvar puestos de trabajo primero hay que salvar las empresas”. Y con caídas de las ventas del 50% “es imposible” que éstas subsistan respetando la plantilla y las condiciones laborales anteriores a la epidemia del coronavirus.

APERTURA LOS DOMINGOS Y FESTIVOS

La AECC también pone el foco en aprobar medidas por parte del Gobierno para reactivar el consumo en tiendas físicas y locales de ocio, que permitan recuperar a los operadores los días de cierre.

Según los datos de la asociación, el sector de los centros y parques comerciales en España, con una cuota de mercado superior al 18%, aporta más de 8.400 millones de euros al PIB y es un gran generador de puestos de trabajo, con más de 730.000 empleos de los que un 46% son directos, lo que representa más del 2% del empleo total en España. 

Desde la asociación insisten en que las compañías ubicadas en los centros comerciales puedan abrir todos los domingos y festivos, en todo el territorio nacional, durante los ejercicios 2020 y 2021, para recuperar las semanas que han tenido que permanecer cerrados.

Así como una flexibilización en las limitaciones horarias de apertura al público, con el objetivo de atraer a mayor número de clientes, y así competir con el e-commerce que durante el confinamiento ha registrado un fuerte repunte de sus ventas.


- Publicidad -