miércoles, 1 diciembre 2021 4:28

Agricultura facilitará el empleo para garantizar el abastecimiento

El Consejo de Ministros, que ha aprobado la prórroga del Estado de Alarma durante 15 días más y que defenderá el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, este jueves, en el Congreso, ha autorizado también unas medidas para flexibilizar la contratación de mano de obra en el campo, que los agricultores esperaban ‘como agua de mayo’. El cierre de fronteras y la cuarentena deja a la agricultura sin trabajadores. La preocupación de los productores acarrea una carrera contrarreloj para cubrir a tiempo esta demanda de personal en un sector de productos perecederos que no puede permitirse esperar.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, ha afinado el tiro y ha cifrado la necesidad de personal en las labores del campo, entre mediados de marzo y hasta finales de septiembre, entre 75.000 y 80.000 personas. Las referencias de días anteriores fijadas entre los 100.000 y 150.000 aludían al número de contratos que, en el sector de la agricultura, muchos trabajadores van concatenando en función de las campañas. Las tareas que demandan esta mano de obra relativas al mantenimiento, labores ordinarias, aclareo, recogida o manipulado de la fruta de hueso, fresa y hortalizas, se hace en función de la disponibilidad de los trabajadores que desarrollan labores de caracter manual.

El elevado número de trabajadores implica la búsqueda de mano de obra procedente de países terceros de Europa y también de fuera, un contexto que convive con dificultades con algunas de las medidas de restricción de la movilidad derivadas del Estado de Alarma para la contención del covid-19. Por eso, la apuesta del Gobierno se va a centrar en el «empleo de proximidad».

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»305887″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

En este sentido, se va a fomentar la llegada de trabajadores, «en primer lugar del término municipal o colindante, con el fin de delimitar los desplazamientos tan nocivos desde el punto de vista sanitario», ha explicado Planas. De entre éstos candidatos más próximos, se priorizará a los desempleados; en segundo lugar a aquellos que se encuentren cobrando un subsidio o renta agraria o desempleo, que podrán compatibilizar con este trabajo temporal; en el tercer caso, a los trabajadores residentes legalmente en España, con permiso vigente hasta el 30 de junio, que podrá prorrogarse y, en cuarto lugar a jóvenes extranjeros, entre los 18 y los 21 años, a los que se facilitará el permiso de trabajo para incorporarse a estas tareas en el campo.

La excepción a la norma, es decir los que incurrirán en incompatibilidad, la representan los trabajadores beneficiarios de prestación por desempleo por ERTE o reducción de actividad por cuenta propia o cese de actividad, con el objetivo de «desvincular las situaciones por desempleo derivadas del coronavirus». Quedan excluidos por tanto estos profesionales como candidatos a temporeros.

CONTRATOS

Tal y como ha detallado Planas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, los contratos previstos para los próximos días serán escritos, como mínimo responderán al cumplimiento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y, para mayor transparencia, se abonarán mediante transferencia bancaria.

La gestión del personal demandado para las labores en el sector de la agricultura la van a llevar a cabo el propio sector, también desde el SEPE (Servicio Estatal Público de Empleo) y estará custodiado por las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno «para que queden garantizadas todas las condiciones desde el punto de vista no sólo de trabajo, sino también sanitarias en materia de medios de protección individual, por ejemplo», matiza el ministro.

Planas ha recordado que el Gobierno quiere responder con estas medidas a «una demanda del sector agrario necesaria a la estacionalidad del trabajo», de forma que se pueda «asegurar el abastecimiento, que no haya incremento de precio y ofrecer una oportunidad de empleo y salario o de complementar los ingresos» para quienes lo necesites. Para el titular de Agricultura se trata de «una respuesta extraordinaria a una situación extraordinaria».

 

 


- Publicidad -