martes, 22 junio 2021 19:50

Las eléctricas preparan el golpe: menos demanda, impuestos y sin facturas

Las grandes eléctricas que operan en España se han puesto manos a la obra para hacer frente a la crisis provocada por el coronavirus. Luz gratis, demora en las facturas, compra de material… El problema es que el escenario sectorial al que se enfrentan las compañías cada día es más complicado.

Así, junto al contexto adverso al que deberán enfrentarse los próximos meses, el Gobierno de Pedro Sánchez ha lanzado unas medidas que -de facto- supone una intervención del sistema eléctrico. Todo ello pese a que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, dejó claro hace unos días que no se iba a intervenir a las compañías energéticas. De forma directa no se hace, pero las medidas que se han adoptado les recorta el margen de maniobra.

Aunque en paralelo a las medidas -o junto a ellas-, las eléctricas tienen un escenario complicado. Según un informe de Bloomberg al que ha tenido acceso MERCA2, estiman que la caída de la demanda pronto meterá presión a las comercializadoras, algo que se suma al factor de que muchos clientes empiecen a retrasar sus facturas.

Según los analistas, en países como España, Italia y Francia la caída rondaría el 15-21%, algo lo suficientemente importante como para notarlo. No obstante, estiman que esta caída puede verse amortiguada por el consumo doméstico en case de que, cada vez más personas, tengan que estar confinadas en sus casas.

EL GRAN MIEDO IMPOSITIVO

El contexto negativo, en el que cada eléctrica juega su papel, bien como generador, distribuidor o comercializador en función de su capacidad de negocio, les permite ajustar los márgenes. Bien reduciendo costes, o a través de un comercio mayorista que ahora está teniendo precios bajos en el pool, y se prevé que sigan así.

El problema, tal y como sitúa el informe, y por donde el Gobierno empieza a asomar la mano, es que haya un impacto directo. Bien con medidas como las adoptadas que marcan la relación con el cliente, o a través de tasas e impuestos.

Sobre todo, estiman los analistas, se podría aplicar imposiciones a la generación de electricidad o algunos peajes. Si bien son medidas que no tienen por qué adoptarse ahora, quizá serían acciones que desarrollaría el Ejecutivo de Pedro Sánchez pasado el Estado de Alarma con intención recaudatoria para paliar el efecto de las ayudas que se están otorgando.

LAS MEDIDAS ADOPTADAS

Junto a esta situación deberán amoldarse las medidas que han tomado en el último Consejo de Ministros. En concreto, se ha aprobado este martes un paquete de medidas complementarias para hacer frente al coronavirus. Éste establece para las eléctricas que mientras esté en vigor el Estado de Alarma no podrá suspenderse el suministro de estos servicios energéticos (electricidad, gas natural, derivados del petróleo) y de agua, considerados básicos, a los consumidores “en su vivienda habitual”, aunque exista esa posibilidad en los contratos de suministro.

Hace dos semanas, el Ejecutivo ya había prohibido el corte de estos suministros esenciales para los considerados hogares vulnerables en esta situación excepcional, por lo que ahora se amplía a todos los ciudadanos.

Para acreditar ante el suministrador que el suministro se produce en la vivienda habitual, el consumidor podrá emplear cualquier medio documental que acredite de manera fehaciente esta circunstancia.

Las medidas de confinamiento y restricción de la movilidad han traido aparejadas la estancia ininterrumpida en el domicilio de la mayoría de las familias, realizándose además muchas actividades profesionales que, en circunstancias habituales se realizan fuera del hogar, se han trasladado a la vivienda, como el teletrabajo. Por ello, los suministros energéticos (electricidad, gas natural, derivados del petróleo) y el suministro de agua adquieren, si cabe, una naturaleza aún más esencial.

“Asimismo, el periodo durante el que esté en vigor el estado de alarma no computará a efectos de los plazos comprendidos entre el requerimiento fehaciente del pago y la suspensión del suministro por impago establecidos en la normativa vigente o en los contratos de suministro en su caso”, señala la norma.


- Publicidad -