jueves, 18 agosto 2022 22:15

Santander lidera las Líneas ICO como vehículo de financiación para autónomos y pymes

El banco canalizó el año pasado el 40% de las operaciones, por un importe total de 1.600 millones de euros, lo que sitúa a la entidad a la cabeza en estas líneas de crédito.

Las Líneas ICO se han consolidado como una de las fórmulas de financiación más eficaces para atender la demanda de crédito de las pequeñas y medianas empresas, autónomos y emprendedores. Estos créditos del gobierno, que se ejecutan a través de bancos y entidades financieras autorizadas que asumen el riesgo, permiten afrontar no sólo los negocios y proyectos de inversión relacionados con su actividad en España, sino también impulsar la internacionalización de las empresas y financiar su actividad exportadora. “El objetivo es cubrir todos los estadios del desarrollo empresarial”, señalan en la web oficial de este organismo, que ofrece un abanico de líneas de crédito con el fin de adaptarse a cada necesidad.

El sistema es sencillo. Las entidades financieras juegan un papel fundamental, ya que son las encargadas de realizar el análisis de la operación, determinar las garantías exigibles y, por último, deciden si poner en marcha la financiación. Una vez que la operación es aprobada, formalizan el contrato correspondiente con su cliente, con los fondos que el ICO entrega a los bancos.

Santander es una de las entidades más comprometidas con estas líneas de crédito. Según los datos de 2019, ha canalizado el 40% de las operaciones, lo que supone una financiación total de 1.600 millones de euros, más de 14 puntos porcentuales que la siguiente entidad financiera en el ranking. El banco ha formalizado más de 25.450 operaciones, con un importe medio de 60.000 euros. El 70% de estas operaciones se han realizado con el segmento de autónomos y microempresas, y el porcentaje restante con el de empresas y pymes.

El compromiso del banco cántabro no es casual. La entidad ha reiterado en varias ocasiones su apuesta por este segmento de clientes (en el que es líder con una cuota de mercado del 25%) al que considera “motor principal del crecimiento y el empleo”. De hecho, en España representan el 99% del tejido empresarial. Según las estadísticas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del mes de enero, en nuestro país hay 2,88 millones de autónomos y pymes -considerados aquellos negocios por debajo de 250 asalariados- que dan empleo a 10,45 millones de personas.

pymes

Sin embargo, aún tienen muchos obstáculos que sortear y algunas asignaturas pendientes. Una de las más importantes en plena era tecnológica es su dificultad para emprender la transformación digital. El propio secretario general de Cepyme, Pedro Fernández Alén, aseguraba en unas jornadas celebradas el pasado mes de octubre que las pymes “necesitan la información y el asesoramiento adecuados, para adoptar las herramientas que más se adecúan a sus necesidades” y destacaba el coste de implementación como una de las principales barreras. Y aportaba un dato llamativo: la digitalización de las pymes podría sumar un 5% al PIB español.

Apoyo a la digitalización

Banco Santander cuenta con un proyecto global para facilitar el acceso de las pymes y autónomos no sólo a los servicios financieros y al crédito, sino también a las nuevas tecnologías, a la formación cualificada y a sus proyectos de expansión en nuevos mercados: formación, apoyo al empleo, cursos de gestión empresarial, intercambio de mejores prácticas, tutoriales online sobre la transformación digital o sobre los nuevos paradigmas (e-commerce, omnicanalidad, big data o economía colaborativa), talleres, seminarios, subvenciones y ayudas… Un esfuerzo que ha sido reconocido por la prestigiosa revista especializada Euromoney, que en la edición de sus premios 2019 ha nombrado al Santander “Mejor banco para pymes de Europa Occidental”.

Además, el banco ofrece soluciones digitales globales que impulsan la conectividad entre empresas, ayudan a la exportación y ofrecen plataformas más innovadoras y simples a los clientes.  Proyectos como la plataforma digital We.Trade, que utiliza la denominada tecnología blockchain para simplificar las operaciones internacionales de las empresas permitiendo, de forma fácil y segura, cerrar pedidos, establecer las condiciones de las operaciones y acceder a otros servicios financieros internacionales con total seguridad y confianza;  o la herramienta Santander Trade, enfocada principalmente a la comercialización de productos en el exterior, demuestran cómo el Santander se ha volcado con las empresas en su trasformación digital.

También cuenta con un servicio pionero que permite a las empresas darse de alta como clientes en cinco pasos, en un proceso 100% digital;  la Cuenta 1/2/3 Profesional, con préstamos específicos en condiciones preferentes y un nuevo modelo de relación, con 800 gestores especializados; el Fondo Smart para empresas, dotado con 620 millones, lo que le convierte en el mayor fondo de deuda privada en España destinado a empresas que facturan hasta 100 millones; y, más recientemente, Tresmares Capital, una nueva plataforma independiente de financiación alternativa para este segmento.

 


- Publicidad -