sábado, 26 noviembre 2022 12:53

Las bodas y comuniones avivan el negocio del Valle de los Caídos

La Hospedería de la Santa Cruz empieza a calentar motores tras un final de año convulso en el que la exhumación de Franco ha condicionado las cifras de ocupación. Con ese capítulo terminado, el 2020 se presenta optimista para el alojamiento, con un incremento de todo tipo de reservas. Ante esta situación, ni Patrimonio Nacional ni el Gobierno están por la labor de dar continuidad al negocio que rodea al mediático Valle de los Caídos.

Las razones que pueden llevar a la elegir el Valle de los Caídos como alojamiento son muy variadas. Los hay que buscan la paz del entorno de la sierra madrileña, pero otros se decantan por la Hospedería de la Santa Cruz por simple curiosidad. El precio por pasar la noche en régimen de pensión completa es de 53 euros por persona. El director de la Hospedería, Álex Navajas, confiesa que son conscientes de la austeridad de su alojamiento, pero sus huéspedes están muy contentos con las reformas de las habitaciones.

Habitación Valle de los Caídos 1 Merca2.es
Habitación de la Hospedería de la Santa Cruz

La exhumación de Franco el pasado 24 de octubre tuvo consecuencias la hospedería, que percibió el descenso de visitantes del Valle. Aunque últimamente se nota un repunte de la ocupación, el 2019 terminó ‘más flojo’ que el año anterior. La presencia en diferentes plataformas ha generado un impacto muy positivo: “En Booking la semana pasada nos comunicaron que habíamos subido a la puntuación de un 7.2 a un 8.0”, se enorgullece Álex Navajas.

El establecimiento cuenta con un total de 120 habitaciones, y una plantilla de 15 trabajadores fijos que se amplía hasta superar le veintena los fines de semana, siempre en función de la demanda. “Estamos experimentando un aumento de las reservas, hay muchos grupos que quieren venir”, explica el director de la hospedería, aunque hay muchos grupos parroquiales y cristianos. Sin embargo, sorprende que cada vez son más las empresas que eligen este establecimiento para hacer seminarios, explica Navajas, porque el precio es más económico que el de otros centros de negocios.

Habitación Hospedería Merca2.es
Habitación de la Hospedería de la Santa Cruz

Durante los últimos meses, el conjunto se ha convertido en un atractivo para la celebración de bodas y comuniones. “Este 2020 hay varias reservas para primeras comuniones, siempre ha habido, pero la cifra ha experimentado un incremento bastante importante. Lo mismo ocurre con las bodas, ya que, antes teníamos un cada tres o cuatro años, y ya tenemos tres reservas cerradas”, anuncia Álex Navajas.

EL GOBIERNO ESTUDIA CERRAR EL VALLE  

La exhumación de Franco era una de las espinitas clavadas del gobierno de Pedro Sánchez, y fue uno de los últimos logros de su mandato en solitario. Pero su batalla por acabar con lo que representa el Valle para gran parte de la población española no ha terminado. En el horizonte político del Ejecutivo está cerrar el conjunto del Valle de los Caídos, algo que afecta a la Hospedería de la Santa Cruz.

“Estamos a la expectativa de ver qué hace el Gobierno”, explica el encargado del hotel. Y apostilla que la historia del Valle no es lo truculenta que a algunos les gustaría, y tienen que hacerla truculenta ellos, como cuando lo comparan con un campo de concentración.

Álex Navajas comenta que son los turistas extranjeros los que más valoran el conjunto, “cuando uno mira ideológicamente las cosas las estropea”. En el último año, numerosos periodistas de medios internacionales han acudido a la hospedería para hacer reportajes sobre el conjunto y la cobertura del emplazamiento ha tenido un efecto llamada. El director lamenta que en España no seamos capaces de darle al lugar la importancia que tiene: “A nivel político cada uno tiene sus opiniones, pero la cruz del Valle es uno de los monumentos más importantes del mundo del siglo XX

PATRIMONIO NACIONAL SE LAVA LAS MANOS

La gestión del conjunto corresponde a Patrimonio Nacional, pero hace varios años que este organismo se desentendió. Navajas se queja de la ausencia de carteles explicativos por todo el conjunto, y mucho menos visitas guiadas. “Es una actividad que corresponde a Patrimonio Nacional, pero ante su inactividad lo cubrimos nosotros”, se queja Navajas. Las visitas incluyen la Basílica y el Valle, y las realizan jóvenes que conocen bien el Valle por un precio de 30 euros/ hora. El dinero de la visita se lo quedan íntegramente los guías, matiza el director.

La ausencia de actividades en el Valle ha llevado al director del establecimiento a plantearse la apertura de un ‘pequeño museo’. La idea es explicar qué es el Valle, quién lo diseñó y toda su historia. «No se trata de hacer una versión blanca del conjunto», pero hay que entender que no por venir a ver el Valle uno se convierte en un peligroso fascista, concluye.


- Publicidad -