Nissan recorta su previsión anual tras desplomarse un 75% su beneficio

Nissan ha registrado un beneficio neto de 65.400 millones de yenes (543 millones de euros al cambio actual) durante el primer semestre fiscal japonés, comprendido entre abril y septiembre. Esta cifra supone un fuerte descenso del 73,5% para la compañía, respecto a las cuentas del mismo periodo del ejercicio anterior. La entidad ha rebajado sus pronósticos anuales y revisará su política de dividendos.

Por su parte, los ingresos de Nissan entre abril y septiembre sumaron 5 billones de yenes (41.530 millones de euros), un 9,6% por debajo de los ingresos obtenidos un año antes.

El beneficio operativo del fabricante automovilístico japonés registró una caída del 85% en los seis primeros meses del año fiscal nipón, hasta 31.600 millones de yenes (262 millones de euros).

En el segundo trimestre de su ejercicio fiscal, Nissan obtuvo un beneficio neto de 59.000 millones de yenes (490 millones de euros), un 54,8% menos que entre julio y septiembre del año pasado, mientras que la facturación de la compañía bajó un 6,6%, hasta 2,63 billones de yenes (21.845 millones de euros).

De cara al conjunto del ejercicio, que concluirá el 31 de marzo de 2020, Nissan ha recortado su previsión de beneficio neto, hasta 110.000 millones de yenes (914 millones de euros), un 35,3% por debajo de su anterior proyección de 170.000 millones de yenes (1.413 millones de euros).

Además, la multinacional anticipa una cifra de negocio de 10,6 billones de yenes (88.133 millones de euros), un 6,2% por debajo de su anterior pronóstico, mientras que confía en que su beneficio operativo será de 150.000 millones de yenes (1,3 millones de euros), un 34,8% menos de lo que esperaba anteriormente.

Como consecuencia del progreso «más lento de lo esperado» de sus resultados en los seis primeros meses de su ejercicio fiscal y de la revisión a la baja de las previsiones anuales, la junta directiva del fabricante japonés ha autorizado el pago de un dividendo provisional de 10 yenes por acción.

Asimismo, a pesar de que la intención inicial de Nissan era repartir un dividendo anual de 40 yenes por título, la compañía ha anunciado que llevará a cabo «una discusión interna» sobre el plan de dividendos y la estrategia comercial a medio plazo.

LAS VENTAS DE NISSAN

En la primera mitad del ejercicio, las ventas mundiales de automóviles de Nissan disminuyeron un 5,9%, hasta 43,85 millones de unidades, mientras que las ventas de Nissan alcanzaron los 2,5 millones de unidades, un descenso del 5,9% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

Las matriculaciones de Nissan en Japón disminuyeron un 1,3%, hasta 281.000 unidades, mientras que en China vendió 718.000 automóviles, en línea con el mismo intervalo de 2018, aumentando un 0,8% su cuota de mercado en el gigante asiático, hasta el 6,2%.

Por su parte, el fabricante japonés registró una caída del 4,3% de sus entregas en Estados Unidos, hasta 679.000 unidades, y del 19,7% en el mercado europeo, hasta 265.000 automóviles.

En otros mercados, incluyendo Asia, Oceanía, Latinoamérica y Oriente Próximo y África, las ventas de Nissan cayeron un 11,4%, hasta 360.000 unidades.

De cara al conjunto de su ejercicio fiscal, el fabricante japonés ha recortado en un 5,4% su previsión de entregas mundiales, hasta 5,24 millones de unidades.