sábado, 10 diciembre 2022 5:42

El PSOE gana las elecciones que dejan un resultado histórico de Vox

En la enésima cita electoral de la última década, el resultado vuelve a dejar un ganador, el PSOE (120 escaños), con un horizonte muy complicado para gobernar en su segunda victoria consecutiva con sabor amargo. Aunque sin duda el gran triunfador de la noche ha sido la formación de Santiago Abascal.

Vox (52 escaños) se alza tras estas elecciones generales como tercera fuerza política más votada y, aunque el ascenso del Partido Popular (88 escaños) ha sido notable, el hundimiento de Ciudadanos (10 escaños) deja un bloque de la derecha que tampoco ofrece números para gobernar.

Ante este escenario de ingobernabilidad donde ninguna unión ofrece claras mayorías absolutas, de nuevo el posible Gobierno llegaría a través de una segunda vuelta de investidura. Eso, siempre que Unidas Podemos (35 escaños) quiera pactar con el PSOE para formar Gobierno.

UN FUTURO DE INCERTIDUMBRES

Por el impacto de los resultados, la primera gran pregunta que puede resolverse en las próximas horas es el futuro de Albert Rivera. Con una caída superior a los 40 escaños, el líder de Ciudadanos se ha llevado un mazazo que sitúa a la formación naranja como gran perdedora y sin ningún tipo de fuerza dentro del Congreso de los Diputados. Con estos resultados, sus escaños no ayudarían al bloque de la derecha a conseguir una mayoría absoluta, y de hecho se queda sin menos peso que las fuerzas nacionalistas catalanas.

Precisamente la pujanza de las fuerzas catalanas: ERC (13 escaños); JxCats (8 escaños); y CUP (2 escaños) ponen el jaque los movimientos que pueda hacer Pedro Sánchez, puesto que sin su colaboración, con el apoyo o la abstención, no habrá ninguna manera de sacar un Gobierno adelante.

EL PARTIDO POPULAR, ARRIBA

El PP es otro de los ganadores de la noche con un autosorpasso a sus resultados de abril. El problema es que la caída de Ciudadanos pone en un enorme compromiso a la formación de Pablo Casado, que para cualquier tipo de movimiento necesitaría de los apoyos de Vox. Algo histórico sería que la ultraderecha aupara a un Gobierno de centro-derecha conservador.

En todo caso, la única realidad a falta del recuento definitivo es que la situación de bloqueo no ha cambiado con respecto a las últimas elecciones de abril. El único condicionante que podría impulsar un pacto del bloque de izquierda sería una especia de temor al auge de Vox y que hiciera, de esta manera, que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias llegaran a un entendimiento para formar Gobierno.


- Publicidad -