Liberty Media espera el desembarco de las casas de apuestas en la F1

Hace aproximadamente un año Liberty Media acabó con una de las prohibiciones que Bernie Ecclestone mantuvo durante sus casi cuarenta años al frente de la F1: las casas de apuestas. El grupo multimillonario que compró el campeonato por 8.000 millones de dólares en 2016 firmó un acuerdo con Interregional Sports Group (ISG) por los derechos globales del patrocinio de la F1. Desde entonces este tipo de compañías han dejado de ser tabú en los circuitos y ha abierto un nuevo abanico de posibilidades a las escuderías.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»175968″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Ecclestone no quería ensuciar la imagen de ‘su’ deporte, pero Liberty Media adoptó esta posición ante la dificultad de algunos equipos para hacer frente a la complejidad económica que entraña la F1. “Los ingresos mejorarán el espectáculo”, defendió la propietaria. Una decisión que resultó un acierto para el antiguo Force India, que ha logrado sobrevivir gracias a los millones de una casa de apuestas, sin la que difícilmente hubiese estado esta campaña en parrilla.

El ahora denominado Racing Point estrechó lazos con SportPesa, una compañía que apenas tiene cinco años de vida y que tiene su sede principal en Kenia. La muestra con la fuerza que esta entidad se ha adentrado en la F1 lo dicta el precio: 15 millones de euros. Eso sí, a cambio de convertirse en ‘title sponsor’ (junto a BTW) de la escudería y de lucir en las zonas más llamativas del monoplaza. Un verdadero ‘chollo’, ya que otros sponsors similares como Alfa Romeo han abonado este mismo curso cifras de hasta 60 millones de euros.

LAS ‘PIONERAS’ ESTÁN SATISFECHAS CON SU INVERSIÓN

La apuesta de SportPesa va en serio. El acuerdo está vigente también durante las dos próximas campañas, en las que incrementará la aportación económica (dos millones más por cada curso). Hace escasas semanas dejaron de operar en Kenia por la escasa rentabilidad (elevados impuestos), pero aun así se niegan a abandonar el barco de la F1. Un reflejo de la rentabilidad y del escaparate que supone, con 20 citas (serán 22 en 2020) en el calendario que se reparten por todos los continentes ante una audiencia mundial que roza los 500 millones de espectadores.

Es una fórmula alternativa a otras que se manejan, por ejemplo, en el mundo del fútbol. Betway patrocina al Levante por poco más de un millón de euros, pero la escasa atención que genera este equipo en Europa le ha obligado a firmar contratos con más equipos en España (Alavés y Leganés) y en el extranjero: Werder Bremen (Alemania), West Ham (Gran Bretaña) y Anderlecht (Bélgica). Al final, el montante económico termina por ser elevado si se quiere captar a un público mundial como en la F1. Otras casas de apuestas (involucradas en todos los equipos de LaLiga salvo la Real Sociedad) pagan a los grandes hasta ocho millones de euros (Codere al Real Madrid) sin lucir en la elástica.

La apuesta de SportPesa de buscar un equipo necesitado de dinero para encontrar más espacio a menor precio es como patrocinar a un humilde del fútbol, pero con la garantía de que el monoplaza se va a vislumbrar en una carrera igual que un Renault. Y esos resquicios más rentables no siempre se encuentran en un equipo de perfil bajo. En McLaren carecen de un patrocinador principal (con ‘title sponsor’ no contarán) y sólo Petrobras supera los 10 millones de euros en patrocinio. De ahí que haya escaparates baratos hasta en equipos que pese a no pelear (en la actualidad) por el Mundial son históricos y atraen gran parte de los focos.

UN NEGOCIO FACTIBLE PARA LAS CASAS DE APUESTAS

Pero a pequeña escala también se llegan a acuerdos. El de SportPesa ha sido el más relevante hasta la fecha, pero el primero en fraguarse fue el de W66 con Red Bull. El proveedor de juegos online en china apenas aporta a los austriacos 500.000 euros pero se ha hecho con un pequeño hueco en la parte delantera del monoplaza. Otra muestra de que se puede entrar en el gran circo a un bajo coste hasta en los equipos más punteros.

Red Bull Merca2.es

Esto es precisamente lo que hace un año buscó Liberty Media al abrir la puerta a este tipo de negocios. Sólo seis meses después del anuncio dos escuderías se sumaron a esa nueva opción. La rentabilidad de la F1 y la multitud de opciones para hacer visible el patrocinio suponen un fuerte atractivo para las casas de apuestas, que tras vislumbrar la satisfacción de SportPesa y W66 podrían seguir sus pasos en otros de los muchos equipos que conforman la parrilla. A ello se aúnan las fuertes necesidades económicas de equipos que negociarán a la baja.

Por si los motivos no fueran suficientes, Liberty Media, con su permisibilidad en pleno 2018, garantiza un futuro sostenible a las casas de apuestas. Mientras, en Ligas como la Seria A, se han aprobado normas para retirar todo este tipo de publicidad. En la Premier o en LaLiga resulta complicado vislumbrar un horizonte así con lo expandidas que se encuentran las casas de apuestas, pero la F1 no deja de ser una garantía a largo plazo.