martes, 23 julio 2024

Iberdrola tramita la instalación de 250 MW fotovoltaicos en Castilla-La Mancha

Iberdrola avanza imparable en la senda de las renovables. El último paso de la compañía en su decidida inversión en energías limpias ha sido el inicio de los trámites para la puesta en marcha de cuatro nuevos proyectos fotovoltaicos con una capacidad instalada de 250 megavatios (MW) en Castilla-La Mancha, entre los que se encuentra la futura planta de Puertollano II, de 100 MW de potencia instalada.

Según consta en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y en los Diarios Oficiales de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, dos de los proyectos, Romeral y Olmedilla, de 50 MW de potencia cada uno, se encuentran en las localidades conquenses de Uclés y Valverdejo, respectivamente.

Iberdrola prevé reforzar la inversión en energía limpia con la instalación de 10.000 MW hasta 2030 que crearán 20.000 empleos

En Toledo, la eléctrica ha proyectado la instalación de la planta fotovoltaica de Barcience, de otros 50 MW de potencia, mientras que en la provincia de Ciudad Real desarrollará otra de 100 MW en el municipio de Puertollano.

Esta última planta, Puertollano II, dispondrá de paneles bifaciales, que permitirán una mayor producción al contar con dos superficies sensibles a la luz, dotándolo además de una mayor vida útil.

SISTEMA DE ALMACENAMIENTO OPTIMIZADO

Además, la planta ha sido diseñada con inversores en cadena, que mejorarán el rendimiento y permitirán un mayor aprovechamiento de la superficie, según explica la compañía. El proyecto contará, asimismo, con un sistema de almacenamiento, con el que se conseguirá una mayor gestión de la planta y la optimización de las estrategias de control. El sistema de baterías, con una potencia de 5MW, dispondrá de una capacidad de almacenamiento de 20 MWh.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»173418″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Con estos últimos cuatro proyectos, Iberdrola prevé el desarrollo de más de 2.200 MW en construcción y tramitación en España, un 75% de la capacidad instalada prevista por la compañía hasta el año 2022.

Estas actuaciones se enmarcan en la apuesta de la empresa por reforzar la inversión en generación de energía limpia en España, con la instalación de 3.000 nuevos MW hasta 2022, un 52% más que su capacidad eólica y solar actual. Hasta 2030, las previsiones apuntan a la instalación de 10.000 MW. El plan permitirá la creación de empleo para 20.000 personas.

La compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán es el primer productor de energía eólica en España, con una potencia instalada de 5.770 megavatios (MW), mientras que su capacidad renovable total instalada alcanza los 15.828 MW.

Por otro lado, según Reuters, Iberdrola habría sido preseleccionada por EDP para la puja por varios activos, entre los que se incluyen centrales hidroeléctricas en Portugal y en España, junto con la noruega Statkraft y la austriaca Verbund.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»170895″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

EDP ha puesto en marcha una operación de venta de activos en la Península Ibérica enmarcada dentro del plan estratégico 2019-2022 lanzado por el grupo portugués el pasado mes de marzo.

En concreto, EDP prevé captar hasta un importe total de 6.000 millones de euros a través de la desinversión en activos, de los cuales unos 2.000 millones de euros procederían de estos activos en la Península Ibérica.


- Publicidad -