viernes, 14 junio 2024

Diabetes tipo 1: esto te pasa si la tienes

La diabetes de tipo 1 es un trastorno crónico en el que tu páncreas o no produce insulina ninguna o si lo hace no la necesaria.

Esta hormona es la que hace que la glucosa se meta en las células en lugar de quedarse en la sangre. Si no hay insulina que regule la glucosa, esta se queda a sus anchas por tu cuerpo, probando graves daños a tu salud, entre ellos la diabetes de tipo 1.

La diabetes de tipo 1 puede afectar a personas de cualquier edad y se desconocen las causas reales por las que sucede. Se supone que es una enfermedad autoinmune. Tu cuerpo se hace un lío, y ataca a las células del páncreas que crean la insulina, destruyéndolas.  

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden aparecer de pronto sin que lo esperes.

Síntomas

Algunos de los síntomas más comunes son:

diabetes

Ganas de miccionar

Cuando tienes diabetes tipo 1 tienes más ganas de orinar. En los niños pequeños que no tenían incontinencia puede ser que no se aguanten y que se les escape.

Es normal que orines muchas veces y en grandes cantidades, hasta cuando estás acostado.

Sed

Para recuperar esa pérdida de líquidos por ir al baño tantas veces y tanta cantidad, el cuerpo si tiene diabetes tipo 1 te pide mucha bebida, es decir, tienes sed continuamente.

Hambre

Por culpa de la diabetes no hay glucosa en las células. El cuerpo, pese a tener grandes cantidades de azúcar, no tiene de dónde sacar la energía, por lo que te pide comer. Piensa que tu cuerpo es una máquina que debe estar perfectamente equilibrada. En el momento en el que algo falla todo se desbarajusta.

Adelgazas

No importa que comas más, tu cuerpo sigue sin tener suficiente energía para su correcto funcionamiento y tira de las pocas reservas que tengas utilizando todos los nutrientes que pueda, con lo cual, es posible que pierdas peso si tienes diabetes.

Fatiga

Te sientes débil, con más sueño del habitual y tu cuerpo te pesa más. Tienes falta de concentración y no eres capaz de razonar con lucidez. Todo esto sucede porque no tienes reservas de energía.

Boca y piel seca

La deshidratación no afecta tan solo a las ganas de tomar líquidos, también la diabetes provoca que tu boca esté seca y con poca salivación y que tu piel parezca seca. Recuerda que tienes que miccionar mucho y esa pérdida de líquidos tiene que notarse en todo tu cuerpo.

Aliento afrutado

Que tengas el aliento afrutado o con olor a acetona es una de las formas que tiene tu cuerpo de decirte que tienes la azúcar alta.

En ocasiones tener un aliento extremadamente bueno de forma natural puede llegar a ser más preocupante que si te huele mal.

Mal carácter

Tienes hambre siempre, estás con sed, vives en el servicio y puedes llegar a orinarte mientras duermes. Además, estás feo, puede tener la piel seca y roja o con escamas. Digamos que tu humor puede ser que esté un poco peor de lo habitual y que tengas cambios anímicos bruscos. Ten en cuenta que estás cansado y que te faltan las fuerzas. Es normal que no tengas ganas de irte a bailar.

Dolor de estómago

La azúcar que te sobra debido a la diabetes daña tus arterías y tus músculos. El músculo vago queda inutilizado o ralentizado haciendo que tu estómago se vacíe lentamente y de ahí vienen los dolores de barriga y el estreñimiento.

Visión borrosa

Los nervios del ojo también se ven afectados con la diabetes tipo 1. Puedes llegar a ver borroso, con manchas o que de noche te cueste adaptar la visión. Esto ocurre porque la retina está dañada a cuenta del azúcar.

El problema es que estos daños no son reversibles. Puedes tener desde cataratas hasta ceguera.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»144054″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Seguir las indicaciones del médico, llevar el tratamiento a rajatabla, realizar deporte y dejar el sedentarismo y tener una alimentación saludable logrará que la diabetes te sea mucho menos dura.

diabetes

- Publicidad -