viernes, 6 agosto 2021 5:56

Veganos de medio pelo: así es el moderno “universo veggie”

Tener ideales cuesta. Si esos ideales juegan en el fino alambre entre la salud y el buen comer, lo mismo no hay que ser tan exigente. Eso sucede con los veganos que no se atreven a ser veganos del todo. Por ello está triunfando la opción veggie que incluye algún alimento como la leche o los huevos. ¿Pero en qué se basa esta opción de medio pelo?

¿Qué conlleva cada una de las denominaciones dentro del universo veggie? Lo cierto es que no lo tenemos muy claro, ya que el 47% de los españoles afirma desconocer la diferencia entre flexitariano, vegetariano o vegano, según revela el sondeo elaborado por MdC Reserach.

Hablamos de flexitarianismo cuando se busca mantener una alimentación más saludable y sostenible, pasando por consumir alimentos de origen animal en menor medida de lo que se hace en la dieta occidental. Por otra parte, los vegetarianos reducen aquello que procede de los animales, pero se permiten alimentos como la miel, los huevos, la leche o el pescado; mientras que, el segmento más estricto, los veganos, no comen alimentos de origen animal, ni siquiera miel o huevos. Las grandes beneficiadas son las legumbres sin duda alguna, porque sirven como sustituto de muchos de los productos de origen animal.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”139540″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

“Tendencia de última hora”, así califica al movimiento veggie la doctora Beatriz Beltrán, especialista en Nutrición y Dietética y Académica de honor en la Academia Española de Nutrición y Dietética (AEND) en conversación con MERCA2. Los supermercados no han tardado en aprovechar esta oportunidad para subirse al carro y lanzar sus productos específicos para este tipo de consumidores. Una de ellas es Lidl, cuya marca “My Best Veggie” cuenta con un surtido de 40 productos pensados especialmente para los vegetarianos y veganos.

Tortilla sin huevo de Lidl

Otras grandes superficies como Mercadona tienen a la venta algunos alimentos aptos para este tipo de segmento de la población, pero no ha lanzado marca propia. Campofrío es una de las marcas que no ha perdido la oportunidad y con Vegalia pretende alcanzar al público vegetariano.

La cadena de supermercados Carrefour comenzó con su marca propia de productos veggie. Recientemente han incorporado la gama de helados, completando así la gama de más de 2.200 productos bio, veganos y vegetarianos que ofrece en sus superficies comerciales.

Helados Veggie de la marca propia de Carrefour

LA IMPORTANCIA DE UNA NUTRICIÓN ADECUADA

No necesariamente este tipo de dietas fundamentadas en productos procedentes de la tierra son más saludables. Todo depende del diseño, pero siempre debe estar bien controlada, matiza la doctora Beltrán. “Cuantas más restricciones, más cuidado se debe tener para cubrir todos los nutrientes”, explica.

“El problema es que ahora la dieta omnívora no es saludable. Nuestro modelo de dieta recoge un consumo elevado de carne”, explica Beatriz Beltrán. Aunque los aportes nutricionales no son comparables. Por ejemplo, el hierro, el calcio y la vitamina B12, que tienen muy poca presencia en las dietas que prescinden de los alimentos de origen animal. Lo correcto en este caso es afirmar que estos tres elementos presentan una disponibilidad menor que en las dietas omnívoras; pero las marcas alimentarias ya han encontrado solución a esto: fortificar los productos.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”126781″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

La fibra es otro de los componentes más polémicos en este ámbito veggie. Y es que, los alimentos de este tipo de dietas son, por contra, tan ricos en fibra que puede llegar a dispararse. Es decir, en una dieta omnívora, el contenido de fibra está por debajo de lo recomendado, todo lo contrario que en las vegetarianas. Pero no todo iba a ser positivo; esto es, la fibra en su justa medida favorece la sensación de bienestar del organismo, pero su exceso obstaculiza la absorción de otros minerales.

Tal y como comenta la doctora Beltrán, la procedencia de los alimentos aptos para dietas vegetarianas o veganas puede ser dudosa, y, en consecuencia, menos saludable; por otra parte, una dieta de estas características también puede generar desnutrición si se hace de manera descontrolada. Por este motivo, la experta en nutrición insiste: “Animo al consumidor a adquirir un criterio propio, a buscar fuentes científicas para saber elegir los alimentos”.

CONFUSIÓN Y #ETIQUETASTRAMPA

La normativa prohíbe llamar ‘leche’ a las bebidas vegetales, aun así, el consumidor se confunde. Sin embargo, sí está permitido llamar ‘hamburguesa’ a la pieza que no está compuesta de carne picada, sino de productos de origen vegetal. Lo mismo ocurre con las salchichas o con la tortilla sin huevo, también tortilla. La doctora Beatriz Beltrán reconoce que no tardará en llegar una normativa que regule estas denominaciones, aunque en su nombre actual se especifique que su origen es vegetal.

Es importante y necesario saber qué comemos, y para esto, leer las etiquetas es imprescindible. El Ministerio de Sanidad y Aecosan, la agencia española de consumo y seguridad alimentaria, ponen a disposición del consumidor la web ‘El etiquetado cuenta mucho’. En esta plataforma se explica de manera sencilla cómo realizar la lectura de las etiquetas de los productos, además de incidir en la importancia de hacerlo. Porque como en casi todo, aquí también existe el engaño.

La campaña #EtiquetasTrampa contra las etiquetas trampa, todavía activa en la web de la OCU, pretende luchar contra los ingredientes nocivos para la salud y solicitan un etiquetado sencillo y claro para los consumidores.

Uno de los artículos publicados por la OCU advierte del peligro de ciertos términos en la alimentación, porque llevan a engaño sin duda, y lo que es más grave, son perjudiciales para la salud. No es oro todo lo que reluce, y aquí se cumple a la perfección.


- Publicidad -