miércoles, 17 agosto 2022 9:08

El presupuesto para la vivienda desciende en España: entre 150.000 y 300.000 euros

El presupuesto de los españoles para adquirir una vivienda comienza a bajar sus márgenes debido al cambio de perfil del comprador. El cliente de reposición ha comenzado a agotarse y son ahora los millenials los que intentan introducirse en el mercado con salarios y ahorros muy inferiores. Los futuros compradores de vivienda buscan casas que oscilen entre los 150.000 euros y los 300.000 euros -más cerca a la primera cifra-.

Esta conclusión es la que han llegado SIMA y Sociedad de Tasación en su último informe que desgrana el perfil del futuro comprador de vivienda que pasó por la pasada Feria Inmobiliaria de Madrid. En este estudio se arroja una conclusión muy clara y evidente: el trasvase entre las diferentes franjas de presupuestos analizadas por los dos agentes parece haber tocado techo.

Especialmente relevante es es que los encuestados con un presupuesto por encima e los 300.000 euros rompen con la tendencia alcista de los últimos años. Por primer vez desde 2016, su porcentaje registra una ligera caída de 1,8 puntos; situación que contrasta en todo caso con el incremento medio de algo más de tres puntos porcentuales en el trienio de 3016-2018.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”138892″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Algo similar puede decirse del grupo de compradores con el presupuesto más modesto -hasta 150.000 euros-, que prolongan la tendencia descendente iniciada en 2015, pero a un ritmo sensiblemente menor, de sólo dos décimas frente a los dos puntos de media en los años anteriores. Este descenso menos acentuado se explica con el cambio de perfil del comprador -de reposición al millenial-.

El término medio -es decir, los presupuestos de entre 150.000 euros y los 300.000 euros- es el que más mejoras con respecto al año pasado, aunque es un aumento muy discreto (1,1 puntos). De nuevo, este dato se explica en como el cliente que cambia de vivienda a una mejora está comenzando a agotarse y como el joven con sueldo mileurista entra poco a poco con esfuerzo -en casi todos los casos con ayuda familiar o con el apoyo del salario de su pareja-.

El cambio del perfil del comprador ha reducido el presupuesto para adquirir una vivienda

A pesar de todo los presupuestos ajustados y al poco conocimiento que tienen los españoles de la hipoteca, más de la mitad de ellos percibe estabilidad en el mercado de la vivienda y prevé que los precios sigan creciendo, aunque de forma más moderada que hasta ahora, según refleja el Índice de Confianza Inmobiliaria Solvia (ICIS) correspondiente al mes de abril. En concreto, el 59% de la población cree que estamos en un buen momento para comprar una vivienda y que la situación del mercado no será muy diferente dentro de dos años.

Este barómetro, que cuantifica las percepciones y expectativas de los españoles a la hora de adquirir una vivienda, continúa estable en terreno positivo y se sitúa en abril en 108 puntos sobre 200, lo que refleja que continúa el optimismo entre los consumidores sobre la compra de vivienda. Esta estabilidad muestra una evolución más favorable que la confianza general del consumidor que recoge el CIS, que además de ser negativa también retrocede respecto al año anterior.

En el momento actual, los ciudadanos perciben que los precios suben y ya no hay tantas oportunidades, pero la vivienda se mantiene como buena opción de inversión, y se acompaña con unas condiciones laborales y de ahorro cada vez mejores.

Si se analiza la situación a dos años vista, se reduce a un 51% el porcentaje de consumidores que cree que ese sería un mejor momento que el actual para comprar.

“En este sentido, se percibe una convergencia entre la visión actual y a futuro que tienen los españoles sobre el mercado inmobiliario, lo que puede anticipar que los españoles postergarán menos sus decisiones de compra de vivienda”, ha explicado el director de Estrategia, Consultoría y Desarrollo de Negocio de Solvia, Guillermo Estévez.

LA VIVIENDA COMO INVERSIÓN

Más del 60% de la población recomendaría la opción de vivir en propiedad frente al alquiler. Esta proporción ha crecido desde hace dos años, cuando el 55% de los encuestados se decantaba por la compra frente al alquiler. De hecho, el 72% de los españoles que ha optado por la modalidad del alquiler lo ha hecho de manera “forzada”, ya que preferirían vivir en propiedad.


- Publicidad -