viernes, 6 agosto 2021 6:19

Orange pide mayor consolidación en el país de los cinco operadores

Predicar en el desierto. Eso es lo que hacen los operadores de telefonía en demasiadas ocasiones. Pese a ser un sector grande y consolidado, es cierto que sus reclamaciones no siempre llegan a buen puerto. El último ejemplo lo ha protagonizado el máximo responsable de Orange España. Exige un camino firme hacia la consolidación cuando todo se pone de cara para que, muy pronto, haya cinco operadores compitiendo por cada cliente.

Esta reivindicación ha llegado esta semana en el marco del ‘Global 5G Event y European Conference on Networks and Communications (EuCNC)’ que se celebra estos días en Valencia. El CEO del operador naranja, Laurent Paillassot, ha asegurado que uno de los grandes retos “es la consolidación de los jugadores de telecomunicaciones europeos, con tamaño y capacidad de inversión suficiente para competir también en un entorno global”.

Sobre esto, ha insistido en la idea de que “si queremos que el sector de las telecomunicaciones siga contribuyendo significativamente a la economía europea, no debemos ser condenados a mantener un tamaño ‘subcrítico’”. En este sentido se ha centrado en las redes de nueva generación, fijas y móviles, y asegura que “la adquisición de licencias de espectro relacionadas, la racionalización de las tecnologías 2G / 3G / 4G… representan un gran esfuerzo de inversión en beneficio de todos y no podemos resignarnos a contar con la mitad de la inversión per cápita que Estados Unidos”.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”134867″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Este mosqueo de Paillasot en Valencia tendría sentido, y lógico, sino fuera porque España está en estos momentos caminando en otro sentido. Así, pese al runrún europeo sobre que ya no existiría tanta presión sobre la existencia obligatoria de más de tres operadores por país, la realidad es distinta. Incluso chanante, si atendemos al mercado español.

La semana pasada se conoció la noticia de que MásMóvil empezará a cotizar en el Ibex 35. Eso supone más recursos económicos, mayor exposición mediática y, en definitiva, mayor crecimiento. Además, eso lleva aparejado que, por ahora, los rumores que había sobre consolidación en torno a su figura se alejen en el tiempo.

De hecho, se convierte en un actor más importante, con mayores y recursos; y, lo más contrario a lo que explican desde Orange, su presión provoca que las guerras de tarifas y los recursos de inversión deban ser replanteados. Con impactos contrarios a los deseado.

ORANGE CLAMA POR LO LÓGICO

Pero que las palabras de Orange parecen un canto de sirena se refleja en que el quinto operador, Euskaltel, también está rearmando su estructura societaria para seguir creciendo. Y salvo que el propio operador naranja, o cualquiera de sus rivales, inicie una operación de compra, todo hace indicar que el operador vasco seguirá ganando tamaño y fuerza.

Pero no son los únicos. Hasta los operadores regionales cada vez tienen más peso, despliegan más fibra y son capaces de dar mejor servicios. Eso provoca que los grandes operadores, Orange entre ellos, centren sus esfuerzos en las grandes ciudades. Regiones donde, precisamente, pelean en estos momentos cuatro compañías, ¡cuatro! Y en localidades del norte de gran tamaño, donde Euskaltel tiene una presencia dominante, ¡cinco!

De esta forma, la reclamación del CEO de Orange tiene sentido. Todo el del mundo. Pero la situación es compleja de resolver. Y, lo más preocupante, si llega la consolidación, que deberá llegar, se habrá llevado por delante una parte importante de los ingresos de los operadores. Mejor dicho, se habrá segregado entre muchos actores. Eso incidirá de manera directa en los planes de inversión de cada compañía.

MÁS RETOS PARA TODOS

Al margen de la consolidación, Paillasot también ha reclamado mayor pese trasfronterizo. “Solo podemos ganar la carrera por el 5G en nuestros respectivos países si gana Europa, que a su vez opera en una dimensión global. Esta segunda ola digital es un juego de competición mundial entre continentes”, ha señalado el máximo responsable de Orange España.

Asimismo, también ha habido turno para otra crítica recurrente: la regulación. Aquí, el directivo naranja estima que se debe contar con un terreno de juego equilibrado, diferente del actual, que favorece claramente a los OTT, que no tienen las mismas obligaciones de los operadores.

“Necesitamos que, a mismos servicios, se apliquen las mismas reglas. No podemos seguir con un escenario en el que los gigantes de Internet disfrutan de un entorno cada vez más ilimitado y desregulado, mientras las telecos, que invierten localmente y generan empleo, están sujetas a cada vez mayores obligaciones regulatorias y fiscales”, estima el consejero delegado de Orange España.


- Publicidad -