viernes, 6 agosto 2021 4:31

Alerta en Repsol: la producción en Venezuela se reduce a la mitad

La crisis venezolana, que se agrava por momentos, cada vez pone más al límite a Repsol, y es que las últimas noticias que llegan desde el país sudamericano acentúan más que la producción de petróleo de la española ha empezado a agudizar. En concreto, tras los últimos acontecimientos en la región, la extracción de crudo de la española habría caído por debajo de los 45.000 barriles, e incluso apuntan distintas fuentes del sector a Merca2 que dicha cifra ya podría estar entorno a los 42.000 barriles por día, esto es casi la mitad que hace poco más de un año.

Los problemas de la petrolera que dirige, y lo hará por otros cuatro años más, Antonio Brufau en la extracción de crudo en la región se aceleran. Así, en todo el 2018 la caída en el volumen de barriles extraídos se acercaba al 20%, con algunas caídas más acentuadas en algunos meses, mientras que en los cinco primeros meses de este año la caída ya supera el 27%, aunque podría ser incluso mayor, en torno al 32%, como señalan algunas fuentes del sector. En cifras totales, supone que este año Repsol dispondrá de unos 15 millones menos de barriles al año, lo que a un precio estándar de 65 dólares suponen unos 950 millones menos en ingresos.

De hecho, desde Bloomberg explican los graves problemas a los que se están enfrentando las firmas petroleras presentes en el país, como Repsol, Eni o Chevron, para mantener la producción en mitad de los múltiples cortes de electricidad a los que se enfrentan. La situación es tan esperpéntica que las propias compañías han tenido que montar en las zonas de perforación y extracción grandes generadores de respaldo para poder mantener la actividad sin interrupciones. Así, en marzo muchos de dichas áreas de trabajo estuvieron hasta una semana paradas.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”126259″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

Aunque los problemas no acaban ahí, ya que la situación podría empeorar mucho más en los próximos meses. Venezuela cerró el mes de mayo con una producción estimada cercana a los 800.000 barriles por día, lo que implica una caída de cerca de 400.000 barriles desde principios de año. Una cifra inusualmente baja, pero que podría caer todavía con mucha fuerza a medida que las condiciones adversas se incrementan, y es que desde Bloomberg alertan, a través de un informe interno sobre la situación de la región y cómo está afectando a las empresas que operan allí, que la cifra podría caer “otros 150.000-250.000 barriles por día para el mes de septiembre”. Además, advierten los expertos de que “es poco probable que se recupere”.

Si las estimaciones del portal económico están en lo cierto, implicaría que la producción de Repsol (de seguir la misma caída que el total en el país) apenas superaría los 30.000 barriles por día, un colapso que supondría extraer un 62% menos que hace un par de años y renunciar a unos ingresos anuales cercanos a los 1.120 millones de euros al año. Incluso si ese escenario no se diese, Repsol ya trabaja muy por debajo de sus estimaciones, ya que según uno de los últimos informes de JP Morgan señalaba “el Plan Estratégico de Repsol asumía una producción neta de 70.000 barriles, mientras que nuestra estimación reciente la deja por debajo de los 50.000 barriles”.

La producción de Repsol en septiembre caería a los 30.000 barriles por día, un 62% menos que hace un par de años y hasta 1.120 millones menos de ingresos al año

Pese a todo lo anterior, también las amenazas de sanciones por parte de Estados Unidos, la posición de Repsol de mantenerse en el país no es del todo entendida por los analistas. De hecho, algunas refinerías que importan petróleo de Venezuela redujeron su exposición entre el 2018 y lo que va de 2019, distanciándose de los riesgos y costos asociados con la continua disminución de la producción petrolera de la nación sudamericana y las sanciones reciente. Entre ellas, están: Phillips 66, PBF Energy, Lyondell y Marathon Petroleum.

LIBIA Y VIETNAM SE UNEN COMO DOLOR DE CABEZA DE REPSOL

Venezuela no es el único punto conflictivo en el balance de Repsol, Libia y Vietnam también aparecen dentro de los grandes riesgos que no solo enumeran los analistas, sino que también lo reconoce la propia petrolera. “Parte de las actividades de Repsol se llevan a cabo en países que presentan o pueden presentar escenarios de inestabilidad social, política o económica (…) Repsol opera en países con especial riesgo geopolítico tales como Venezuela, Libia, Argelia, o en regiones en disputa territorial entre estados como en el mar del sur de China (Vietnam)”, subraya la compañía en su informe de gestión integrado.

[td_block_11 custom_title=”” separator=”” post_ids=”125728″ limit=”1″ css=”.vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}” tdc_css=””]

En el caso de Libia, con una producción cercana a los 36.000 barriles por día, está caracterizada por “una continúa la situación de incertidumbre política, que afecta a las condiciones de seguridad del país y de la industria petrolera. Durante el mes de diciembre se produjo una interrupción de la producción”. Lo anterior llego hasta el punto de que la propia firma reconce que “cabe destacar las especiales condiciones de seguridad adoptadas”, y que además se han ido produciendo para intermitentes.

Por su parte, en Vietnam los problemas han ido más allá pàra la petrolera española, puesto que Repsol recibió instrucciones para que no continúe con sus actividades programadas en el desarrollo Ca Rong Do en el bloque offshore 07/03, explicó la propia compañía.


- Publicidad -