lunes, 17 enero 2022 2:35

¿Se han vuelto locos los inversores? Ahora rezan para que gane el PSOE

Hubo un tiempo en el que el PSOE, para Podemos (o Unidas Podemos) sigue siendo parte de su presente, causaba cierto recelo a los grandes inversores en España. Aunque no era un movimiento a nivel nacional, esto es que no solo tenía que ver solo con los socialistas, sino que se prodigaba por el resto de países. Como ejemplo, sirva el cambio de tendencia en la inversión extranjera que reciben dos países como México y Brasil: el primero, ha pasado a un gobierno de izquierdas (encendiendo las alertas), mientras que en el segundo la derecha se ha erigido líder y los gestores cada vez apuestan más por los cariocas. Acaso será Pedro Sánchez amigo los (famosos por ser los males endémicos en España) mercados.

En primer lugar, la principal amenaza que cualquier inversor a su dinero es la tensión política en Cataluña, ese el primer punto que analizan las grandes gestoras y fondos internacionales. Así, la posición dialogante del PSOE hacia una resolución blanda y amistosa es preferida a la confrontación (desde la política a la judicial) que plantea el bloque de Ciudadanos, PP y Vox, según relatan distintas fuentes de mercado a las que ha tenido acceso MERCA2.

De hecho, el gigante DWS en su último estudio sobre los comicios, titulado ‘Unas elecciones cruciales’ señala que si su visión es correcta, una implicación de ello podría ser «una desescalada del conflicto catalán con el tiempo». Además, «el PSOE y sus aliados conseguirían ganar casi con seguridad suficientes escaños en el Senado para bloquear cualquier movimiento para imponer un gobierno directo en Cataluña. En virtud de la Constitución de España, la composición del Tribunal Constitucional también podría cambiar con bastante rapidez».

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»114502″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Aunque lo anterior es entendible, puesto que una mayor confrontación genera (inexorablemente) una mayor inestabilidad, los grandes inversores en España van más allá. Así, el gigante de la inversión explica en su informe que «más allá de Cataluña y las finanzas del Gobierno (dan por hecho que un Gobierno de izquierdas implicaría mayor gasto) una victoria del PSOE también podría verse como un impulso». En este mismo sentido, se han expresado otros grandes generadores de opinión para inversores como ‘The Economist’ y sobretodo ‘Financial Times’ que han pedido abiertamente el voto para Pedro Sánchez.

El último en pronunciarse sobre la preferencia por Sánchez es el del rotativo estadounidense que señala a sus lectores que «merece crédito por su moderación». El diario explica que España «está polarizado en bloques de izquierda y de derecha» y que «la política se ha radicalizado por un intento por un intento de secesión ilegal de los separatistas catalanes en 2017 y por la reacción nacionalista española que provocó».

Lo anterior lleva a que el Financial Times apueste por el líder socialista después de una «moderadamente encomiable como estadista durante su campaña», lo que debería “colocarlo en la pole position para tratar de formar un gobierno”. Además, el propio rotativo hace sus apuestas y augura que el PSOE podría gobernar con Podemos y el PNV, pero dejando de lado a los partidos independentistas catalanes.

The Economist rechaza claramente que el partido de extrema izquierda, Unidas Podemos, forme parte del ejecutivo por considerarlo un “peligro”.

Por su parte, The Economist no es tan optimista respecto al compañero de camino para el PSOE, ya que rechaza claramente que el partido de extrema izquierda, Unidas Podemos, forme parte del ejecutivo por considerarlo un “peligro”. Aunque sí considera «positivo» que Sánchez abogue por el diálogo en el tema catalán y, a su vez, reprocha a Ciudadanos su posición al considerarle un “potencial socio”.

MÁS ALLÁ DE CATALUÑA, QUIEREN UN CAMBIO EN LAS POLÍTICAS

Curiosamente, los grandes inversores no solo apuestan por un gobierno de izquierdas, en el que este Podemos, sino que además lo hacen conscientemente para que introduzcan un cambio en la política económica a nivel europeo. ¿Ha muerto la austeridad? Más bien los inversores, cansados de la baja inflación y los rendimientos bajos, quieren acabar con el mandato de Bruselas.

Por ello, desde DWS apuestan por que «el fortalecimiento del gobierno de centroizquierda en Madrid también podría cambiar la dinámica en las discusiones sobre la austeridad y la zona euro en general”. Pese a todo, los inversores también son realistas y señalan que «esperan un resultado bastante inconcluso, tal vez seguido de nuevas elecciones más adelante en el año”, señala la gestora sobre sus conversaciones con otros grandes agentes financieros.


- Publicidad -