martes, 23 julio 2024

Santander lleva a los mejores estudiantes de bachillerato a recorrer Europa

“Un viaje para descubrir el espíritu universitario”. Así define la entidad el espiritu del programa ‘Becas Europa’, que llevará a los cincuenta mejores estudiantes de bachillerato a recorrer las más prestigiosas instituciones académicas europeas y sumergirse en la historia, la esencia y los ideales de la universidad.

Banco Santander

Los 200 alumnos de 2º de bachillerato más brillantes de toda España han competido por una de las 50 plazas de la XIV edición del programa Becas Europa (www.becaseuropa.es). Una iniciativa de la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) y Banco Santander, a través de Santander Universidades, que premia la excelencia e impulsa el talento de los alumnos preuniversitarios.

Durante veinte días aproximadamente, los alumnos seleccionados emprenderán en el mes de julio una experiencia inolvidable que les llevará a recorrer las más antiguas y prestigiosas universidades europeas: visitarán Cambridge, Oxford, Londres, Bruselas, Heidelberg, Bolonia, Santiago de Compostela, Salamanca y Alcalá de Henares, entre otras ciudades universitarias. Participarán en encuentros con profesionales líderes en su campo, asistirán a conferencias, participarán en grupos de debate y talleres prácticos, y mantendrán encuentros con destacadas personalidades del ámbito político, académico, cultural, empresarial y de investigación.

El programa tiene como objetivo despertar en ellos la actitud del verdadero universitario y construir una red de contactos que les permitirá mejorar desarrollar capacidades de liderazgo, tanto en su faceta académica como profesional.

Las Becas Europa están inspiradas en un viaje en el que se embarcaron en 1933 cerca de 200 profesores y estudiantes de distintas universidades españolas. “Partieron del Puerto de Barcelona en el barco Ciudad de Cádiz para visitar y estudiar los lugares directamente relacionados con las raíces históricas, filosóficas y artísticas de la cultura europea. Una aventura si precedentes en la vida cultural de la época, no solo por lo innovador del proyecto sino también por la cantidad de figuras notables que se dieron cita, como Ortega y Gasset, Julián Marías, Fernando Chueca, Gregorio Marañón, Valle Inclán o Vivent Vives, entre otros”, relatan en la página web.

Convencidos de la necesidad de recuperar la inquietud que impulsó aquel proyecto, setenta años después -en 2005- Banco Santander y la Universidad Francisco de Vitoria decidieron recoger el testigo. “La universidad nació en Europa y es en este continente donde se desarrollaron, a partir del siglo XII, los grandes cuerpos universitarios que durante siglos han atraído a gentes de los lugares más remotos del mundo. Todo ello es la razón por la que Becas Europa, a imitación del histórico crucero universitario, toma el viejo continente como escenario de la aventura de descubrir a los futuros universitarios el espíritu con el que vivir sus próximos años académicos”, señalan sus creadores. Desde entonces, cada año se celebra este viaje para premiar y estimular el talento de los alumnos preuniversitarios españoles.

Y mientras la XIV edición ya está a punto de caramelo, la siguiente también está en marcha. El pasado mes de enero se abrió el plazo para el envío de candidaturas -cinco mil centros públicos y privados presentan a sus estudiantes estrella – y la segunda fase del proceso de selección se llevará a cabo este verano. En esta etapa participarán los 800 seleccionados que tendrán que presentar un montaje audiovisual sobre un tema propuesto por la organización. Sólo la mitad llegará a la III fase y 200 a la cuarta. De ahí saldrán los próximos 50 estudiantes que emprenderán su aventura en el verano de 2020.

Y mientras la XIV edición ya está a punto de caramelo, la siguiente también está en marcha

Así recuerda un antiguo alumno del colegio Laude El Altillo School, de Jerez de la Frontera (Cádiz), su paso por Becas Europa: “El perfil de estudiante que buscan es alguien no sólo con ganas de aprender si no de ir más allá. Gente que este dispuesta a vivir la universidad como algo más que un calvario de exámenes y horas de estudio en la biblioteca. La universidad, tal como nos la plantearon -y muy bien desde mi punto de vista- ha de ser la etapa más intensa de nuestra vida. Hay que vivirla en plenitud.

El viaje por Europa es muy bonito y sobretodo muy productivo, se aprende muchísimo sobre cosas que pensabas que ya conocías y otras de las que no tenías ni idea. Busca despertar en cada uno de nosotros esa actitud de esfuerzo y gusto por hacer cosas, ser activos, movernos, interesarnos. Yo de Becas me llevo a toda la gente genial que conocí, pero sobretodo una lección muy importante: tienes que ser auténtico, tienes que liberarte de los prejuicios que nos encierran, aprender que cada tema puede ser abordado desde distintas perspectivas y que ninguna de ellas es más o menos válida que otra, tienes que esforzarte, tienes que ser siempre tu mejor versión de ti mismo.

Pero todo esto no es posible sin la gente que te rodea, tus amigos, familia, compañeros, conocidos. Recomiendo a todos aquellos que tengan la oportunidad de presentarse a Becas Europa dar lo mejor de sí mismos para poder llegar a vivir esta experiencia tan bonita”.


- Publicidad -