domingo, 5 febrero 2023 15:42

Cómo encontrar valor en la renta fija europea

Los inversores de renta fija tienen un problema, sobre todo aquellos que invierten en los bonos gubernamentales de la Eurozona. Si uno mirase al gráfico del rendimiento al vencimiento de estos activos, se observa claramente una tendencia bajista. Esto tiene sentido, dado que en muchos países de la Eurozona uno tiene que extender el vencimiento al entono de los 7 a 10 años con el fin de simplemente recibir un rendimiento positivo.

Según apunta Lidia Treiber, directora de análisis de renta fija de WisdomTree, el problema es que “la medida de duración de estos activos ha estado incrementándose”. Esto significa que ha estado creciendo “el riesgo del interés”.

Dicho de otra forma, el inversor de hoy en día de renta fija gubernamental de la Eurozona debe asumir más riesgo para recibir una renta menor, lo cual, añade Treiber, no es “una compensación favorable”.

El reciente repunte de la deuda pública se ha interrumpido. A estos niveles tan bajos, los bonos federales alemanes podrían haber descontado ya un fuerte descenso de la economía, dejando poco margen. Sin embargo, el potencial de subida de los rendimientos sigue limitado por la actitud sobre los tipos “más bajos durante más tiempo” y el probable descenso de la inflación general, tal y como explica Nicolas Chaput, consejero delegado y director de inversiones adjunto de ODDO BHF AM.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»111524″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Sea como fuere, tenemos un escenario muy diferente del que teníamos antes. El año pasado teníamos presión sobre tipos de interés, sincronización de crecimiento global y vientos de cola en los mercados. Ahora eso ya no está sobre la mesa. Vicente Puente, experto en Renta Fija de Amundi AM, señala que para los inversores de renta fija “pensamos que el esquema ha cambiado, puesto que las divergencias son claras”.

El BCE empezó un tapering muy lento que terminó en diciembre. La Fed comenzó a reducir su balance. Toda esta combinación fue, a juicio del experto “el caldo de cultivo de la masacre en Navidades de las clases de activos”.

La correlación en las clases de activos se ha vuelto muy dura. En este año, el cambio de sentimiento se ha constatado. El BCE se ha dado cuenta de que los mercados capitularon. Empezaron a ser más dovish o acomodaticios (sobre todo la Fed) y de ahí a que “las rentabilidades colapsaron”, afirma Puente.

¿Y cómo se juega con este panorama de la renta fija? El especialista de Amundi cree que definitivamente el panorama puede ser bueno “para la renta fija”. Es un escenario de “ricitos de oro”. La reducción del crecimiento global puede beneficiarle. Además, el BCE tendrá que revisar su fordward guidance con una “no subida de tipos este año y muy probablemente el siguiente”.

En esta línea, el aplanamiento de la curva de tipos se ha frenado y es posible que a corto plazo vuelva a recuperarse ligeramente, pero a medio plazo es muy probable que siga plana, asevera Chaput.

Por otra parte, el crédito siguió comportándose de forma positiva en febrero con entradas de capitales a fondos tanto investment grade como high yield en euros. Pese al aumento de las nuevas emisiones, la demanda de los inversores se mantuvo fuerte y redujo los diferenciales del mercado secundario.

EL ENTORNO DE LOS TIPOS DE INTERÉS EN LA EUROZONA

Muchos hubiesen esperado que, cuando el Banco Central Europeo (BCE) dejó de comprar en diciembre de 2018 los 30.000 millones de euros mensuales de bonos gubernamentales, se generase una presión alcista sobre los tipos de interés. Pero no fue así.

El problema se reduce al crecimiento. Cuando uno analiza a la Eurozona hoy en día, desde una perspectiva de crecimiento, Alemania –considerada frecuentemente como el motor del crecimiento regional- se ha salvado por muy poco de entrar técnicamente en recesión –lo cual se define como dos trimestres consecutivos de una contracción del Producto Interior Bruto (PIB)-. Italia se encuentra en una recesión técnica por esta misma definición. Las estadísticas del Índice de Gerentes de Compras (PMI) en la región han tenido una tendencia a la baja, con algunos mercados observando niveles que son indicativos de la contracción económica.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»107293″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Treiber dice que, si pensáramos acerca de los intereses en el plazo a 10 años, “deberían reflejar el crecimiento y la inflación del futuro”. Con unas las perspectivas de crecimiento muy magras, considera que este es el principal factor que “impulsa el panorama de bajos tipos de interés que actualmente vemos”.

ACCIONES QUE TOMAR EN LA RENTA FIJA Y OPORTUNIDADES

Ante la ausencia de cualquier acción fiscal, es difícil apuntar a un factor impulsor inmediato que resuelva el problema de crecimiento de la Eurozona.  Mientras tanto, los inversores de renta fija necesitan beneficios. Para Treiber existen tres alternativas que siguen siendo posibles.

La primera de todas, el incremento de la duración: sigue siendo el caso en el que los activos de vencimientos más extensos tienden a rendir más que aquellos con vencimientos más próximos. De esta forma para obtener un ingreso mayor, uno debe ampliar más y más el espectro de los vencimientos. Si suben los tipos de interés, el riesgo de esta práctica es que “genere un impacto más negativo sobre la rentabilidad total”.

En segundo lugar, la pérdida de la calidad crediticia: También sigue siendo el caso de que el crédito corporativo de menor calidad produce más que el crédito soberano de mayor calidad. Los inversores con cierta flexibilidad para realizarlo “podrían beneficiarse de la actual mayor compensación por incurrir más en este riesgo”, confirma la experta.

Y, en tercer lugar, enfocarse en el exterior: los inversores que han estado en condiciones de hacerlo buscan valor en títulos fuera de la Eurozona como los bonos soberanos emergentes. En este sector “existen riesgos únicos –como las fluctuaciones cambiarias-; de todos modos, los rendimientos son bastante elevados”.

Por último, la siguiente cuestión que nos podemos hacer es si en España hay atractivo para invertir en renta fija. Para Puente es un país destacado en cuanto al crecimiento del PIB, por lo que no debería haber preocupaciones en cuanto “a sus fundamentales”. Por eso, piensa que es momento de “sobreponderar” sus bonos.


- Publicidad -