martes, 28 septiembre 2021 18:39

Los directivos de MásMóvil se embolsan 150 M€ y se preparan para el siguiente pelotazo

MásMóvil es una de esas historias de éxito en Bolsa que a la gente le gusta contar. Uno de esos relatos que no solo tienen una parte importante de enriquecimiento, sino que además es muy rápido (quizá la parte más atrayente para el gran público). En este caso, la operadora se ha revalorizado un 18.004% en los últimos seis años (al nivel de Apple) deja un reguero de nuevos ricos qué, por si fuera poco, ya se están preparando para la siguiente lluvia de millones.

En la historia de MásMóvil existen distintos tipos de inversores (prácticamente todos se han hecho ricos), pero algunos bastante más que otros. Curiosamente, los más hábiles (a tenor de los datos) no han sido los profesionales de la inversión, sino los propios directivos y mandos de la compañía. La parte alta de la dirección de la operadora han sido los más diestros para comprar en momentos bajos y vender cuando el valor se disparaba. Ahora, a las puertas de que la compañía pueda ser designada para entrar en el Ibex (lo que daría un impulso a sus títulos) y con las acciones en horas bajas han comprado a manos llenas.

El mejor inversor de todos es aquel que es capaz de comprar barato y vender caro. No hay mucho más, aunque también es verdad que es tan difícil conseguirlo algunas veces como imposible hacerlo siempre (a no ser que seas directivo de MásMóvil). Una destreza que le ha permitido a la cúpula, que incluye a los más nuevos y a los más antiguos, acumular unas ganancias superiores a los 150 millones entre beneficios latentes (aquellos que se obtienen si se vendiesen ahora los títulos) y las ventas ya realizadas a medida que el precio se disparaba.

Una destreza que le ha permitido a la cúpula directiva acumular unas ganancias superiores a los 150 millones entre beneficios latentes y las ventas cerradas

Ahora, los genios de las operaciones en MásMóvil han vuelto a la carga. El pasado día 1 de marzo cerca de una docena de personalidades de la firma (que van desde el consejero delegado, Meinrad Spenger; al jefe del personal, Arturo Medina) han adquirido miles de títulos aprovechando las horas bajas de las acciones. En concreto, los trabajadores de la compañía han invertido algo más de 850.000 euros en adquirir unas 48.000 acciones, lo que supone un precio medio de 17,6 euros. Todo ello, después de que el precio de las acciones se desplomó cerca de un 7,5%, lo que dio la señal de alerta.

Otra vez. El último gran bloque de compras de acciones que había llevado a cabo los cargos de la teleco se remontaba a verano de 2018, cuando entre el 27 de julio y el 10 de agosto se adquirieron de forma interna más de 43.000 acciones. En aquel momento, el precio había caído en un rango cercano a 17,8 euros (sin aplicar el último contrasplit eran en torno a 86 euros) frente a los más de 24 euros que se intercambiaban un par de meses antes. En definitiva, la caída de un 27% del valor de los títulos ayudó a que hasta nueve directivos de la compañía invirtiesen cerca de 800.000 euros en nuevas acciones.

La clave no está solo en saber comprar, también hay que saber vender y lo más caro posible. Así fue, obviamente. En septiembre, apenas 50 días después de llevar a cabo la compra del bloque de acciones, se llevó a cabo la operación, ya que la empresa volvió a registro transacciones internas (aunque está vez de venta) de unas 42.000 acciones, a un precio cercano a los 21,3 euros, lo que supuso una revalorización del 20%. Todo en menos de dos meses.

Entre las menciones honoríficas del trading dentro de la propia compañía hay dos ejemplos que destacar: el primero es el de Javier Marín, responsable de adquisiciones, que logró vender cerca de 5.000 acciones a más de 25 euros por acción, lo que supone quedarse tan solo a un 3% de los máximos históricos marcados por la teleco. El segundo es el de Meinrad que sacó de una tajada más de 14 millones, después vender los títulos que ese mismo día se liberaban en forma de pago en especie, que él mismo eligió, de año atrás con un nominal de unos 4 euros (sin contar contrasplit de 20 euros). Además, ese mismo día recibía otras 125.000 acciones por lo que se quedó con la misma participación (valorada ahora pese a la caída en más de 17,4 millones) y unos cuantos millones extras en la cuenta.

MÁSMÓVIL UNA HISTORIA DE MUCHOS MILLONES REPARTIDOS

Aunque los casos de Spenger o Marín son muy llamativos, existen otros muchos nombres propios que han sabido sacar una fortuna a su inversión. Así la suma de las posiciones iniciales de José Eulalio Poza, de Luis Villar, Josep María Echarri, Meinrad Spenger, Eduardo Díez, Borja Fernández o Angél Manuel García Altozano sumaban algo menos de 100 millones (algunas compras se hicieron cuando la salió la empresa y otras ya en 2017) en la actualidad su valor latente supera los 230 millones a lo que se deben sumar al menos otros 25 millones que han obtenido por ventas de participaciones. Además, esa cifra crecerá a medida que las acciones se revaloricen.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»107532″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

También hay otros inversores que pese a que no pertenecen a la compañía han protagonizado su propio pelotazo. El más sonado es el llevado a cabo por la marquesa de Ybarra (a través de su brazo inversor Onchena) que figura entre los inversores más fieles del valor, ya que lleva invertido en el desde el 2016 a un precio medio ponderado de 4,71 euros (frente los más de 17 que cotiza en la actualidad). Además, la sociedad Onchena es la máxima accionista de las firma con más del 14% de su capital social.

Pese al buen hacer de la marquesa, el puesto principal de más fiel y mejor desempeño se lo lleva otra mujer, Lola Solana. La que para muchos es una de las mejores gestoras de España y de Europa lleva posicionada en la operada a través de su fondo, el Santander Small Caps, desde 2014 y acumula una revalorización ahora de cerca del 600%, ya que el valor ponderado de sus títulos es de 3,9 euros.


- Publicidad -