martes, 23 julio 2024

Temor al ojo por ojo de Donald Trump en las bebidas espirituosas

A pesar de haber crecido un 2% durante 2017, ha quedado por debajo de las estimaciones previstas (4%). Este es uno de los principales hechos que ha destacado Bosco Torremocha, director de FEBE (Federación Españolas de Bebidas Espirituosas), que ha mostrado su preocupación por lo que pueda pasar en el sector con las políticas que está llevando a cabo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La guerra comercial iniciada por el mandatario de la Casa Blanca comenzó con el acero, luego siguió con la aceituna y… “El bourbon y el tennessee whisky están dentro de las medidas de la UE para contrarrestar los aranceles impuestos por Donald Trump. Si el presidente de Estados Unidos toma unas medidas equivalentes, ¿Qué pasara con nuestros brandys o ginebras?”, se pregunta preocupado Bosco Torremocha.

Estados Unidos es uno de los principales países receptores de bebidas espirituosas españolas

La respuesta es que si utiliza el ojo por ojo, el diente por diente, lo siguiente serán las bebidas espirituosas. “El impacto va a ser muy serio. Tiene que frenarse”, dice Torremocha. Estados Unidos es uno de los principales países receptores de bebidas espirituosas españolas, como la ginebra o los licores. Durante 2017 se vendieron unos 20 millones de euros al país del Tio Sam.

DONALD TRUMP Y LOS IMPUESTOS

Donald Trump, y su particular cruzada comercial, no es la única batalla que tiene por delante el sector de bebidas espirituosas. “El nuevo gobierno debe generar confianza en el consumidor propiciando un marco social y económico estable”, solicita Torremocha. ¿Por qué?

Porque, para el director de Febe, el nuevo Ejecutivo debe “apoyar sectores clave ofreciendo una estabilidad impositiva”. La razón es bien sencilla: a finales de 2016, el sector sufrió un incremento impositivo del 5%. Y la recaudación por este concepto no ha crecido, sino que en el primer cuatrimestre de 2018, respecto al mismo periodo de 2017, ha caído un 9,8%.

¿. Nos han hecho crecer por encima de la UE. Un ministerio asegura el foco pero hay otras fórmulas», indica el presidente de FEBE.

[td_block_11 custom_title=»» separator=»» post_ids=»67132″ limit=»1″ css=».vc_custom_1496993590403{border-top-width: 1px !important;border-right-width: 1px !important;border-bottom-width: 1px !important;border-left-width: 1px !important;padding-top: 5px !important;padding-right: 5px !important;padding-bottom: 5px !important;padding-left: 5px !important;border-left-color: #000000 !important;border-left-style: solid !important;border-right-color: #000000 !important;border-right-style: solid !important;border-top-color: #000000 !important;border-top-style: solid !important;border-bottom-color: #000000 !important;border-bottom-style: solid !important;border-radius: 4px !important;}» tdc_css=»»]

Respecto al consumo, se consumieron en España 6,2 litros de alcohol puro per cápita, frente a la media europea de 9,2 litros por persona y año. En total, se comercializaron 218 millones de litros, siendo el whisky el preferido con el 25% de la cuota de mercado, seguido de los licores (20%), la ginebra (19%), el ron (15%) y el brandy (10%).

Whisky, ginebra, licores y anís tienen un comportamiento al alza, mientras que ron, brandy, vodka y tequila vieron descender sus ventas. Respecto a la ginebra (que fue la bebida que más creció, en concreto un 3,6%), cabe destacar no sólo su comportamiento de puertas adentro, sino también de puertas afuera. “Hay marcas que están haciendo un hueco importante en un mercado tan exigente como el británico porque aportan fórmulas innovadoras y vanguardistas”, concluye Bosco Torremocha


- Publicidad -